El velocista británico Dwain Chambers no renuncia a los próximos Juegos Olímpicos de Pekín 2008, pese a que el plazo para estar en la selección de su país expiró el pasado 15 de febrero.

Nick Collins, abogado del atleta, aseguró ayer no tener constancia de la existencia de dicho plazo. Collins y Chambers apelarán a la BOA y a la ‘High Court’ inglesa, sentando un precedente pues nunca antes un atleta ha recurrido a la justicia británica una sanción de por vida.

Chambers fue suspendido por dos años tras dar positivo en 2003 por la hormona tetrahidrogestrinona (THG). El atleta reapareció en las pistas en 2006, sin resultados destacables, pero el presente año está realizando un excelente inicio de la temporada invernal, que culminó ganando los ‘Trials’ de su país, situándose quinto del mundo con 6.56. Ello ‘obligó’ a la Federación Británica a seleccionar al atleta para los próximos Mundiales Indoor de Valencia 2008, pero renegando de él y haciendole sentir como un leproso, textualmente. Si Chambers recurre a la justicia y vence el recurso, la BOA tendrá que tragar y llevarlo a Pekín.

El caso Chambers parece no tener fin.

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.