El incombustible Jesús Ángel “Chuso” García Bragado, de 43 años, competirá el sábado en los 50 KM marcha de Londres, los mismos que se convertirán en sus sextos Juegos Olímpicos. Dicen que la experiencia es un grado, y así lo confirma Chuso en cada competición haciendo uso de la estrategia que más le gusta, de menos a más y recogiendo “muertos” por el camino. La medalla es difícil pero no imposible, nos cuenta que esta nueva oportunidad “pondría la guinda al pastel de mi trayectoria deportiva”, ya que nunca ha conseguido medalla olímpica. “Soy consciente de cuáles son mis fortalezas y debilidades. Además, estar en mis mejores marcas tampoco garantiza al ciento por ciento que suba al podio, pero vamos a intentarlo y a luchar por ello”. En cualquier caso, el marchador tiene claro que el objetivo es mejorar su 4º puesto de Pekín.

En estas últimas semanas de afinación, lo que está buscando es “entrenamientos que permitan aumentar mi seguridad en competición. Yo siempre tengo mis circuitos y entrenamientos talismán. Desde que lo conocí, el lago de Banyoles es mi lugar preferido para hacerlos. Los entrenamientos largos son los que mejor suelo dominar y hace una semana le di unas cuantas vueltas al lago… acabé bastante contento. Cansado, pero contento.”

En cualquier caso, que nadie piense que será su última actuación en unos Juegos, ya que tiene pensado, al menos, “luchar” por estar en Río 2016. Nos lo confirma dándole un toque de humor: “pero para tener sitio en las playas de Copacabana, allí voy con chanclas y toalla”. Al contrario de lo que se puede pensar, cuenta que no se siente muy distinto a sus inicios en la élite: “Tengo el cuerpo como desde 1992 cuando preparaba las competiciones de 50 km marcha, ¡me duele todo!”.

Casualmente, en la disciplina de marcha se encuentran el más veterano (Chuso) y el más joven (Álvaro Martín) de la selección de atletismo. Nos habla del jovencísimo marchador, que aún no había nacido cuando Chuso se proclamó campeón del mundo en Sttutgart ’93: “De Álvaro Martín hay que esperarlo todo, pero hay que tener paciencia. Todavía necesita tiempo para ser consciente de lo que puede hacer. Lo trato con frecuencia porque su entrenador y yo fuimos compañeros de grupo de entrenamiento en Madrid en mis tiempos de la Blume cuando entrenaba con Alberto Jiménez (con el que conseguí el campeonato del mundo de Sttutgart)”.

Igual que en el resto de disciplinas en atletismo, la marcha no pasa su mejor momento en España. Le preguntamos a Chuso si cree que la marcha está infravalorada con respecto al resto de disciplinas y responde contundemente: “No sólo lo creo, lo afirmo. Analicemos cómo se han tratado por un sector del colectivo atlético las operaciones Grial y Galgo… ¿hacen falta más pruebas? Algunos atletas se dan cuenta de la situación del atletismo cuando les faltan millas y meetings para correr. Otros ya hace tiempo que empepzamos a padecer cada vez menos competiciones“. Aunque por otra parte no es del todo pesimista, ya que ve “brotes verdes en las categorías de juvenil y junior”. Eso, afirma, le da esperanza, “el problema se encuentra en que hay que proteger esos brotes para que no se pierdan con la época de sequía que se nos avecina”.

Después de los Juegos, Chuso tiene muchos proyectos en mente, sobre todo ligados al atletismo “en la medida de lo posible”. A nivel de competición “ni tan siquiera yo lo sé, el tiempo dirá”. Bromea diciendo que New Balance le ha “mandado zapatillas para seguir entrenando hasta los Juegos Olimpicos de Madrid, aunque se hicieran en el 2024 , jajaja”. En cualquier caso, tiene pensado un par de retos interesantes: “me apetece mucho poder participar en los maratones de Chicago y Boston. Después de estar en el NYC Marathon en 2010 me picó el gusanillo y me gustaría repetir experiencia.” Sea como sea, está seguro de que no se aburrirá: “tengo el mes de agosto para desconectar y comenzar a pensar en Sant Adrià de Besos (donde soy concejal), la RFEA, Podoactiva, entrenar…”.

En cuanto a introducirse en la Federación, quién más, quién menos, ha tenido noticias de su lucha activa por destituir al actual presidente de la RFEA: “Este es un mensaje para los odriozolistas. Ni yo ni muchos otros nos rendiremos ahora o después porque tenga el 80% de los votos. José María Odriozola se ha convertido en el Gadafi del atletismo español. Además, baticino que acabará sus días en la Rfea como Julio César, traicionado por los suyos: el instinto de supervivencia es mayor que las cruzadas contra la Playstation”. Le preguntamos al marchador de dónde viene esta polémica con Odriozola y comenta que viene “de hace mucho tiempo. Lo que sucede es que ha sido ahora cuando han venido personas capacitadas para conseguir ganar las elecciones a la Asamblea de la RFEA, que son quienes eligen al presidente.” Además, denuncia que “ODRIOZOLATO”, como él lo llama, ha hecho “triquiñuelas impropias de un sistema democrático”.

Antes de que comenzara el atletismo en los Juegos, le preguntábamos por las medallas que conseguiría la selección española. A priori vaticinaba que, con las estadísticas en la mano, no se conseguiría ninguna, pero después se mojaba con las chicas: “hay posibilidades con Ruth Beitia, Natalia Rodríguez y Marta Domínguez, aunque es una incógnita…” En cuanto a los hombres, no apostaba por ellos: “el panorama está como está“.

Podéis seguir a Chuso García Bragado en Twitter: @bragator.

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.