diana-martin-cross-lasarte-2013

Muchos los llaman la Catedral del cross, donde los mejores atletas de campo a través han inscrito su nombre durante décadas. Es el Cross de Lasarte o de San Sebastián que desde pequeña guardaba en mí memoria y que siempre lo he recordado como el cross del Hipódromo.

La expectativa por ver el circuito en mi debut era grande aunque a pocos minutos del calentamiento mi interés se centraba en saber cómo estaba el terreno para elegir entre clavos de 9 o de 12 milímetros. Pero cuando subí a lo alto de la grada entendí la grandeza de esté cross. Sin duda una recompensa a los 10 euros que se cobraba en la entrada. Una visión espléndida de la totalidad del circuito. La emoción y el espectáculo de una carrera de caballos era comparable a la que iba a sentir el numeroso público congregado en las gradas, pues aunque se cambian jinetes y caballos por atletas, el objetivo es el mismo: ganar.

Una costumbre perdida se recuperó en este cross: la presentación de atletas. Además de las tres atletas africanas (entre ellas, Asefa, medalla de bronce en la olimpiada en 3000 metros obstáculos y Chemos, 4ª en dicha prueba) también tomaron salida la atleta portuguesa finalista en obstáculos en Londres (donde yo me quedé en semifinales) y dos atletas destacadas nacionales, Lidia Rodríguez y Estela Navascues. Me pareció interesante, ayuda a refrescar al público el palmarés de los atletas y es como decirles: “hagan sus apuestas“, la suerte estaba echada…

Desde el principio me situé cerca de la cabeza de carrera con el objetivo de convencerme a mí misma de que las africanas no son invencibles y de que un circuito pesado y embarrado era una oportunidad para luchar por un podium. Aunque la portuguesa, dio la cara en los primeros compases, el peso de la carrera lo llevó la etiope Asefa durante las 3 primeras vueltas.

Entonces llegó mi error de cálculo que fue tomado como un acto de valentía por el público que no cesaba de animar y vitorear. Pensaba que quedaba una vuelta cuando en realidad quedaban dos. Así pues, decidí tirar descolgando a dos africanas y siguiéndome sólo la favorita Asefa. Al paso por meta, oí al speaker cantar la última vuelta y tuve un bajón más psíquico que físico teniendo que aflojar el ritmo y dejar que Asefa galopara en solitario e incluso me alcanzó la keniana Chemos. Pero en ese momento tocaba sufrir y no lamentarme de mi error. Tenía en mis piernas la posibilidad de aguantar el ritmo dignamente sin que me alcanzara la tercera de las africanas. Lo conseguí, entré en tercer lugar, lo que supone mí el cuarto podium de la temporada y el poder decir que he debutado en el cross de Lasarte a lo grande.

Foto | Fundación ANOC

1 Comentario

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.