Meeting de Gante: “Que el ritmo no pare”

Publicado por 12/02/13 - 8:53

isabel-macias-meeting-gante-2013

Fin de semana para los atletas: hacer de nuevo las maletas. Así que con el equipaje restringido por la compañía de vuelo low cost, tocaba volver a preparar todo lo necesario para competir de nuevo. Poco espacio para tener que llevar: clavos, equipación del club y ganas para luchar por la mínima.

Mi vuelo directo me obligaba a viajar el viernes, siendo el meeting en domingo, por lo que la primera noche era la única española por el hotel de la organización. Y cuando duermes con alguien a quien no conoces, puedes tener suerte o pasar una noche desastrosa… en mi caso, toco la segunda opción. Pero el sábado ya venían el resto de compañeros, y pude pasar la previa con mi amiga y compañera Elena García.

Ángel David Rodríguez venia en autobús desde Düsseldorf, donde había volado alto para batir el récord de España. Eusebio Cáceres tuvo que ver como su avión se desviaba a otro aeropuerto por el accidente de una avioneta en Charleroi, mientras que Elena, Patricia Sarrapio y Mark Ujakpor llegaban según lo previsto. Así que la noche de antes tocaba cenar pronto, horario europeo, y organizar las horas de los “brunch” para competir a unas horas menos usuales para los españoles.

Las chicas del “milki” salíamos del hotel a las 14:30 junto con nuestro “cuatrero” Ujakpor. Llegamos a tiempo de ver lo que a postre sería el único salto válido de Sarrapio, 13.45 metros que mejoraban los 13.39 de la semana anterior en el mismo foso, pero que para nada mostraron afinidad con las expectativas de la saltadora.

Le tocaba a Eusebio la primera prueba de un atípico “triatlón”, vencía el 60 de una forma magistral. Después le tocaba calentar su hándicap del evento, el peso, del que se resarció al vencer en su prueba fetiche: un 7.70 en el salto de longitud al que Cáceres esperaba arañar algún punto más, o al menos la mínima para Göteborg.

Calentando pude preguntarle al “Pájaro” como había ido la semifinal de 60, y la euforia de Düsseldorf seguía presente, porque su respuesta “6.62 demasiado fácil” hacía presagiar lo que pasaría después en la final.

Nos tocaba calentar a Elena y a mí. Nuestra prueba se había visto engrosada con 3 atletas más, 13 en total, una cifra algo elevada para un 1500 indoor. Yo estaba algo intranquila, porque no conocía a casi ninguna de las rivales: mala espina. El paso que se había pedido para la liebre era perfecto, 1:05 por el 400 por 2:10 por el 800, pintaba bien… pero me olía mal. Así que ya centradas en la preparación acudimos a cámara de llamadas. La salida fue una marabunta, y casi sin querer, para evitar problemas, me coloqué detrás de la liebre. Lo que me temía, aquí no había muchas ganas de correr, así que me iba a tocar a mi hoy. El paso fue bueno, 1’05” por el 400, pero la liebre se ralentizó y me abandono al frente del grupo con un paso de 2:15 por el 800. Tocaba correr, aumenté la intensidad, iba calculando tiempos, pero no me daba para pensar… no podía perder otra oportunidad. Me mantenía al frente, nadie me pasaba, y yo seguía tirando. Al toque de campana, Belete me adelantaba (por fin un respiro pensé) y yo me pegaba a su espalda. Pero solo me duro 100 metros esta situación, y la volví a sobrepasar en la curva. Me creía vencedora cuando Arrafi Rabab, que venía desde atrás, se me “coló” por dentro. Primer reflejo, mirar el crono… y respirar aliviada. Bueno, no era carrera para hacer marca personal, pero al menos sí habíamos cumplido el requisito de la RFEA. La decepción, cuando me giré y vi a mi amiga entrando en última posición.

elena-garcia-grimau-meeting-gante-2013

Elena no disfrutó de un buen día, tuvo que verse envuelta en las peleas del grueso del grupo, y los cambios de ritmo le hipotecaron cualquier posibilidad de encontrar buenas sensaciones. La desilusión que mostraba era el reflejo del inconformismo de cualquier atleta que se sabe en mejor estado de forma del que refleja un crono.

Por su parte Mark volaba en un primer 200 del que se vio frenado y que le corto la posibilidad de hacer un registro por debajo del 47.10, registro que da el pase para el Campeonato de Europa. 47.43 y sexta posición. Se presenta muy bonita esta prueba en el absoluto de Sabadell, del que espero que en la pista catalana podamos, por fin, obtener a algún atleta con mínima.

Me tocaba subir a pódium, y en primera fila pude ver la victoria de Ángel David Rodríguez. El velocista está en racha, como suele decirse, “está que se sale” y ganaba con un 6.57 que también hubiese sido record nacional un par de días antes.

A día de hoy la lista va creciendo y ya son 18 los atletas españoles con mínima para el campeonato indoor. De los cuales doce aparecen en el ranking europeo del año entre los diez mejores. Señores, quedan los dos grandes eventos, un absoluto que se presenta más que atractivo y un campeonato de Europa en el que presagio grandes alegrías. Amigos: que el ritmo no pare.

Leer más sobre:   Atletismo de éliteAtletismo internacionalAtletismo nacionalGöteborg 2013

Queremos saber tu opinión

Debes estar registrado para poder comentar en Foroatletismo.com

¿No eres aún foroatleta? Regístrate