Cuentos del tartán: “El sueño de una noche de verano”

Publicado por 21/03/13 - 18:56

wilson-kipketer-zurich-1997

En pleno centro de Europa, Zurich, una noche de verano, es uno de los mejores lugares para lanzarse al sueño y confundir la brisa del lago cercano a los Alpes con la mejor de las brisas mediterráneas. La misma brisa que envuelve la ciudad en verano, y que hace, que en pleno agosto, el mítico estadio de Letzigrund sea uno de los escenarios más mágicos del atletismo mundial.

El 13 de agosto de 1997, rodeado de esa misma magia que había visto caer más de 20 records mundiales, el viejo estadio (derribado y sustituido por uno nuevo en 2006) se preparaba para vivir una especie de nuevo sueño. Las luces bajas. La oscuridad de fuera del estadio que hoy nos llega a través de los videos. El color rojo del tartán mezclado con el verde del césped suizo, el aroma al mejor atletismo de la historia, y el ambiente que presagiaba que sólo diez días después de los campeonatos del mundo de Atenas y, con tantos atletas en su mejor momento, algo muy grande podía suceder.

La noche no podía comenzar de mejor manera. Un festival keniano, y un record del mundo en 3.000 metros obstáculos: los 7:59.08 del joven Wilson Bolt Kipketer, reciente campeón del mundo, y un público que enloquecía, sabedor de que aún faltaban las grandes estrellas por salir al estadio.

Los 800 metros lisos tienen la merecida fama de ser una de las pruebas más difíciles y bonitas del atletismo, y representan por excelencia la más exigente mezcla de capacidad aeróbica con capacidad anaeróbica, convirtiendo al medio fondo en el bello lugar dónde más necesaria es un perfecta técnica de zancada que permita economizar al máximo el esfuerzo, y dónde destacan elegantes atletas fibrosos y delgados que desafían muchas de las reglas físicas con su armónica y fácil manera de correr. Ese romanticismo lo encarnaba a la perfección uno de los más grandes, el keniano nacionalizado danés, Wilson Kipketer, que llegaba a Zurich en su mejor momento, tras haber conseguido igualar el récord de Sebastian Coe (1:41.73) el mes anterior, tras haberse proclamado campeón del mundo diez días antes y tras haber ganado todas sus carreras de 1996 y 1997. Un romanticismo más marcado en la desgracia de un corredor que por diversas vicisitudes no consiguió nunca proclamarse campeón olímpico.

El viejo estadio contenía la respiración. El record mundial estaba en el aire, como parte más del sueño. Y Wilson Kipketer sabía que no corría contra el resto de calles, sino contra los Sebastian Coe, Steve Ovett y Alberto Juantorena que le precedieron, y contra un récord, el de los 800 metros, que desde Sebastian Coe era el más longevo del atletismo de ese momento, con 16 años sin que nadie lo hubiese podido superar.

Era el momento. La cámara se centraba en el rostro de Wilson Kipketer. Concentración. Respiración profunda y mirada perdida al infinito. Silencio. El disparo, y la carrera comenzó con el suicidio de los primeros cuatrocientos metros. La liebre haciendo su trabajo y todos los participantes corriendo a morir en la primera vuelta, como si no hubiese nada más. Nunca, en todas las grandes marcas que se han hecho en los 800 metros, se ha corrido tan rápido la primera mitad de la carrera. Kipketer, aún detrás de la liebre al paso por el cuatrocientos, paró el reloj en 48.3 segundos (Coe, en su record de Florencia en 1981 lo hizo en 49.7; Rudisha en 2012 en 49.28).

La clave del récord estuvo en esa primera mitad. Y en la superclase de un corredor que supo aguantar el suicidio y terminar sin compañía la segunda vuelta y sin hundirse por debajo de las posibilidades de perder el record mundial. Amplias zancadas. Los brazos al aire. Mirada desorbitada y la boca cogiendo todo el aire posible. 1:41:24. Nuevo record mundial, y el público y los comentaristas enloquecidos sin parar de gritar. Dieciséis años después Sebastian Coe tenía sucesor. La segunda vuelta, en 52.9 segundos, es la más lenta de todas las grandes marcas de ochocientos. Pero la primera mitad fue tan extraordinaria, que el nuevo récord estaba en el bolsillo, junto a la enorme capacidad de Kipketer que le permitió aguantar el ritmo y luchar contra las pocas energías finales para terminar la carrera sin bajar de la mejor marca en la que, hasta ese momento, nadie había corrido los ochocientos metros.

http://www.youtube.com/watch?v=P6R_4fC-EfI

Y aún hubo más esa noche. Aprovechando la magia, como tocados por las hadas, Hicham el Guerrouj y Fermín Cacho disputaron un antológico 1.500, que terminó con el marroquí victorioso con 3:28.91 (segunda mejor marca de todos los tiempos en ese momento) y con un legendario Fermín Cacho segundo con 3:28.95, tercera mejor marca histórica en ese momento y récord de Europa (y de España), lo que establecía una marca a la que nunca llegaron los Sebastian Coe, Ovett o Steve Gram, y a la que ningún europeo, hoy, casi dieciséis años después, ha conseguido llegar.

Al final de la velada, kenianos y etíopes vivieron el enésimo duelo por derrotar a Haile Gebrsselasie. Pero cuando más tiraron las libres keniatas, y cuando Daniel Komen se disponía a dar el golpe definitivo, el gran Haile destrozó a todos con unos últimos 250 metros imperiales, que no sólo supusieron una nueva victoria, sino que representaban el tercer récord mundial (12:41.86) que se batió esa noche de verano.

Hoy, tras trece años de vigencia de aquellos records que el mismo Wilson Kipketer rebajaría aún más hasta 1:41.11, un masai salido de la Kenia meridional y llamado David Rudisha, no sólo ha terminado de un plumazo con las marcas del nacionalizado danés (con una plusmarca actual de 1:40.91 en otra maravillosa noche de sueño de verano en el Londres shakesperiano), sino que amenaza con derribar barreras estadísticas y físicas hasta llegar a la barrera de los cien segundos.

Pero todas esas, serán otras historias.

Vídeo resumen por ESPN: http://www.youtube.com/watch?v=p0uoMFM5XgQ

Leer más sobre:   Atletismo de éliteAtletismo internacional

Un comentario

  1. Spurs
    (21-Mar-2013 | 22:20)

    Muy buen articulo, da gusto leer este tipo de información con videos, estadisticas, tiempos de referencia y un poco de historia que siempre viene bien.
    Seguir asi!

Queremos saber tu opinión

Debes estar registrado para poder comentar en Foroatletismo.com

¿No eres aún foroatleta? Regístrate