La selección de atletas españoles desplazados hasta la localidad venezolana de Barquisimeto para disputar los Campeonatos Iberoamericanos han optimizado su rendimiento, volviendo a casa con cuatro preseas y trece puestos de finalista. Jean Marie Okutu y Alberto Imedio fueron los mejores españoles, proclamándose subcampeones en salto de longitud y 1.500 metros respectivamente.

Ni los fuertes temporales sudamericanos pudieron con el Campeonato Iberoamericano de atletismo, que en su decimoquinta edición tuvo que cambiar de sede in extremis a la localidad venezolana de Barquisimeto debido a las fuertes lluvias que asolaban la anterior sede de Maracay. Hasta ese extremo del charco se trasladaron diecisiete españoles, unas de las selecciones más reducidas de los últimos tiempos, los cuales han vuelto cargados con cuatro medallas y trece plazas de finalista. Lideraron la cosecha española el manchego Alberto Imedio y el gallego Jean Marie Okutu, con sendas medallas de plata en las pruebas de 1.500 metros y salto de longitud respectivamente. Imedio, firme promesa del medio fondo nacional todavía en categoría promesa, hizo valer su gran final en una carrera extremadamente táctica para conseguir la segunda plaza apenas unos centímetros por delante del chileno Carlos Díaz en una carrera ganada con autoridad por el brasileño Leandro Prates. Okutu, por su parte, fue segundo en el concurso de salto de longitud con 7.87 metros y ligero viento contrario, mostrando una gran regularidad en marcas que rozan constantemente la barrera de los ocho metros, por caer en próximas competiciones. Consiguió la tercera presea para España, esta de bronce, el andaluz Francisco Javier López en los 110 metros vallas, con una gran marca de 13.77 segundos, mejor registro español de la temporada, mientras que el discóbolo Pedro José Cuesta también era tercero rozando la barrera de los sesenta metros. Emilio Bellido, uno de los triplistas de la inagotable cantera del Playas de Castellón, acarició la medalla de bronce en el triple salto hasta el último intento, donde fue relegado a la cuarta plaza con una marca de 16.42 metros. En el plano individual de nuestros atletas, buenos sextos puestos también de Carlos Tobalina y Sabina Asenjo en los lanzamientos de peso y disco respectivamente, el primero acosando de nuevo la barrera de los diecinueve metros y la segunda en un nuevo intento por alcanzar la mínima continental para Helsinki que casi consiguiera en Zaragoza, así como el quinto puesto de Javier Bermejo en el salto de altura.

LOS DOS RELEVOS FEMENINOS FUERON QUINTOS
Uno de los grandes atractivos de la reducida selección nacional enviada a Venezuela para disputar los Iberoamericanos era la presencia de los relevos femeninos de 4×100 y 4×400, que completaron una buena competición con sendas quintas posiciones. El relevo corto, formado por Maitane Iruretagoiena, Alazne Furundarena, Plácida Martínez y Sara Santiago consiguió un tiempo de 45.11 segundos, mientras que el largo recorrió las cuatro vueltas en 3:39.16 minutos. Furundarena repitió participación en el relevo largo, junto con Begoña Garrido y Natalia Romero, quienes corrieron la prueba individual consiguiendo plazas de finalista, y la mediofondista Khadija Ramouni. A nivel general, destacó especialmente el nivel de la carrera de cuatrocientos metros vallas masculinos con el puertoricense Eric Alejandro venciendo con 49.36 segundos, al igual que el argentino Germán Lauro con más de veinte metros en el lanzamiento de peso.

Consulta aquí los resultados completos del XV Campeonato Iberoamericano.

Fotos | Marcelo Szwarcfiter | RFEA

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.