Dayron Robles, campeón olímpico de los 110 metros vallas en Pekín, se ha desplazado hasta Cuba para afrontar la recuperación de la lesión sufrida en un tobillo durante la reunión de Zagreb.

El vallista declaró a los medios el deseo cumplido de regresar a su tierra, restando importancia a la propia lesión, que incluye unas pequeñas molestias en el dedo pulgar que restaban potencia en las salidas.

La presente temporada del atleta cubano está siendo sensacional. No solo se ha colgado el oro olímpico, sinó que además registró el récord del mundo de la distancia en la reunión de Ostrava, dejándolo en 12.87 segundos. Pero esto no parece ser suficiente para Robles, quien asegura que el año que viene seguirá por la misma senda y que aún le queda mucho margen de mejora.

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.