¿Caerá el récord mundial de maratón de Patrick Makau Musyoki esta primavera? Renato Canova, el entrenador que adora las redes sociales y los foros de atletismo, dice rotundamente que sí. Incluso ha escrito en twitter que 2012 será un año mejor aún en cantidad y calidad que el sublime 2011, donde hemos visto docenas y docenas de marcas sub 2:08.

Canova, ese astuto zorro, no habla de forma gratuita o casual. Es juez y parte. Tiene a sus órdenes a dos atletas como la copa de un pino, capaces de generar un río de dólares a su alrededor y, por supuesto, candidatos a la plusmarca: Moses Mosop y Abel Kirui. Hagamos las presentaciones. Mosop es el titular del tope universal de los 30 kilómetros (1.26:47, a ritmo de menos de 29 minutos cada 10.000 metros), fue segundo en el maratón no homologado de Boston-2011 (2.03:06) y ganó en Chicago-2011 (2.05:37). Moses participará en Rotterdam el próximo mes de abril, con John Mwangangi (ganador del Medio Maratón de Valencia-2011 con 59:44), entre otros, como liebre. Por su parte, Abel Kirui, doble campeón del mundo de  42,195 kilómetros en Berlín-2009 y Daegu-2011, y con una marca personal de 2.05:01, aún está pendiente de confirmar si aparece en alguna carrera antes de los Juegos Olímpicos de Londres; de hecho, es un tipo que prioriza los títulos oficiales a las victorias en las majors, así que nadie le espere en primavera dando lo mejor de sí mismo en la distancia de Filípides.

Las palabras de Canova sobre la caducidad del tope mundial (2.03:38 en Berlín-2011) han servido para que el propietario del récord, el mismísimo Patrick Makau Musyoki, despliegue su ironía. El día de Reyes pidió “hablar menos y competir mejor”. Ya más empático, Makau, que se entrena a sí mismo, ha reclamado lo siguiente: “El fin de las luchas y envidias entre compatriotas, todos somos corredores, todos somos hermanos de Kenia, y parece que a algunos les moleste que yo sea el más rápido”. Patrick es natural de Manyanzwani, un pequeño pueblo al Este de su país, en el corazón mismo de las luchas tribales que asolan el Cuerno de África, por si la hambruna no fuera suficiente. Sabe de lo que habla, primero porque tiene un nivel intelectual y cultural superior al de la mayoría de atletas del circuito, y segundo porque su familia ha sufrido las consecuencias de la tensión que se vive en la zona y que también trascienden al deporte. Es probable, igual que Abel Kirui, que se reserve para la Olimpiada. No cae bien a compatriotas suyos como Geoffrey Mutai o Wilson Kipsang, que le han puesto fama de soberbio y de chupar rueda. Tampoco hace buenas migas con su federación.

El propio Wilson Kipsang (2.03:42), en cambio, es un front-runner reconocido, y la organización de Londres está tratando de alistarle para el próximo 22 de abril, junto a Emmanuel Mutai (2.04:40). El otro Mutai, Geoffrey, ya ha dicho que participará en Boston justo una semana antes, el 16 de abril; Boston mantiene su circuito histórico con un descenso superior a 1 metro por kilómetro y en línea recta por lo que, nuevamente y como ya le sucediera en 2011, sea cual sea su desempeño, no será homologado. Una lástima porque Geo es probablemente el maratonista más en forma de los cinco continentes.

Hay otros corredores con posibilidades de acercarse al 2.03:38 esta primavera, desde luego. Entre ellos, los más cualificados con Vicent Kipruto (2.05:13), Leby Matebo (2:05.16 y conocido en España porque ganó el maratón de Barcelona), Sammy Kitwara (58:48 en media) e incluso Peter Kirui (2.06:31 haciendo de liebre hasta el km. 35). Ninguno de ellos ha cerrado aún su calendario de competición.

No el caso de Martin Lel. El incombustible ganador en varias ediciones de New York y Londres afrontará con muchas garantías de victoria -que no de récords- el maratón de Dubai el 27 de enero, donde hay 250.000 dólares para el vencedor, fijos aparte. El keniano de Kapsabet, a sus 34 años, sigue en primera fila: segundo en Londres-2011 con 2.05:44, por delante del mismísimo Patrick Makau, y cuarto el pasado 31 de diciembre en la San Silvestre de Sao Paulo (44:28 en 15 kilómetros).

No he dicho ni una palabra de otro rockero aún más memorable: el gran Haile Gebrselassie, que saldrá en Tokio en febrero. Con suerte, tal vez pueda correr en 2.04:30-2.05:30. En cualquier caso, a sus 39 años, opta con más corazón que posibilidades al oro en los Juegos de Londres. Y es que el maratón Olímpico, programado para el 12 de agosto, sólo tres meses y dos semanas después de las majors de primavera, puede hacer que muchos levanten ligeramente el pie del acelerador en abril y dejen los récords, bien para 2013, bien para las escaramuzas twitteras de Renato Canova.

Más en Foroatletismo | Patrick Makau hace historia en el maratón de Berlín.
Más en Foroatletismo | Los ‘devora-maratones’.

Compartir
Licenciado en Periodismo y corredor practicante (cada vez más lento) a razón de 4/5 días por semana. Ha desempeñado diversas responsabilidades en instituciones públicas, siempre en el área de comunicación, y ha participado en los equipos de prensa de varias campañas electorales autonómicas, nacionales y europeas. Autor del libro "El Derecho a la Fatiga", un estudio sobre el dopaje en las carreras de fondo y mediofondo.

1 Comentario

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.