La demolición del estadio Assana Diouf, con objetivo de construir en su lugar una “ciudad de negocios”, consiguió crispar a Lamine Diack, presidente de de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF).

Cuando Lamine Diack se enteró de la demolición del estadio su espíritu deportista reaccionó indignado y llevó la noticia a los medios de comunicación. El estadio Assana Diouf ya estuvo cerca de la demolición hace 3 años, pero Diack lo pudo evitar. Esta vez no pudo hacer nada y el estadio fue arrasado en una sola noche entre el 24 y 25 de febrero.

Pese a la demolición, el estadio Assane Diouf puede renacer. El presidente de la IAAF declaró que mantuvo una reunión con Karim Wade, hijo del presidente senegalés, que dirige una agencia nacional (Anoci) encargada de ejecutar los trabajos de construcción y de embellecimiento de Dakar. Karim anunció a Diack la reconstrucción del estadio.

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.