FOTOAFP

Hacer un récord mundial no es moco de pavo, y en según qué pruebas tiene una dificultad especial: en el pasado campeonato de Europa de Zurich, un sorprendente Yohann Diniz (FRA) batía el récord del mundo de 50 kilómetros marcha para proclamarse campeón continental. Y hace exactamente una semana, a sus 37 años, Diniz conseguía su segunda plusmarca mundial al batir también el récord de 20 kilómetros marcha con una marca de 1:17.02 horas en la localidad francesa de Arles. Pues una semana le ha durado el récord: siete días después, el japonés Yusuke Suzuki (27 años) lo destrozaba en su ciudad natal de Niomi hasta dejarlo en unos imposibles 1:16.36, medio minuto menos que la marca de Diniz.

Se da la casualidad, además, de que mientras Suzuki le birlaba el récord, el propio Diniz intentaba mejorarlo en la localidad suiza de Lugano, pero se quedaba en unos interesantes 1:17.24, a apenas veinte segundos de la que era su plusmarca mundial. “Pensé que podría mejorarlo, pero necesito una competencia más fuerte, y sentí mucho el viento en el recorrido”, declaró Diniz a la IAAF, sin saber que poco después ya no habría récord que celebrar.

EL VETERANO vs EL DESCONOCIDO

Mientras que el francés es un consumado veterano de 37 años que ha sido tres veces campeón de Europa y una vez subcampeón mundial, Suzuki tiene vacía la vitrina de las medallas en grandes campeonatos internacionales. El año pasado fue cuarto en la Copa del Mundo de marcha en la localidad china de Taicang, y por ahora ha participado en tres mundiales: fue el 8º en Daegu, el 12º en Moscú y el 42º en Berlín. Este marchador del montón – del montón bueno – sí había dejado buenas actuaciones en categorías menores con un bronce en el mundial juvenil de 2005 y otra medalla del mismo color en el mundial junior de 2006. A nivel de marcas, llevaba tres años corriendo en registros de primer nivel mundial (en torno a la hora y dieciocho minutos) pero nunca había refrendado su buena forma con una presea en un campeonato internacional.

Suzuki es, además, la antítesis del marchador pausado que es Diniz: reconocido por los ritmos suicidas que impone desde el principio, en este caso pasó los primeros seis kilómetros por debajo de los 23 minutos, y en su paso por el ecuador de la prueba también batió el récord nacional de su país de 10 kilómetros con 38:05 minutos.

Este verano sin duda será un gran momento para ver un enfrentamiento directo entre Diniz y Suzuki en el mundial que tendrá lugar en Pekín.

Foto | AFP

 

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.