El retorno de Justin Gatlin

Publicado por 11/03/12 - 12:46

La pista cubierta de Estambul ha sido testigo en la tarde del sábado del retorno al máximo nivel de Justlin Gatlin, que tras cumplir sus múltiples sanciones por dopaje ha vuelto a la competición, proclamándose campeón mundial de sesenta metros lisos. Mientras, su compatriota Ashton Eaton dulcificaba su oro en heptathlon con un récord mundial, y Ruth Beitia era la mejor española con un quinto puesto en la final de salto de altura.

Los aficionados que siguieran el atletismo internacional allá por mediados de la pasada década habrán tenido una suerte de reminiscencia al ver a Justlin Gatlin imponerse con autoridad en la final de los sesenta metros lisos hoy en el Campeonato del Mundo de Estambul. Con su poderosa zancada, el estadounidense ha cruzado la línea de meta en 6.46 segundos, su mejor registro de la temporada y dejando atrás a Nesta Carter, una de las revelaciones de la velocidad mundial que se ha hecho con la medalla de plata. El  líder mundial del año, Trell Kimmons, no estuvo en carrera en ningún momento y se borró para dejar paso al británico Chambers hacia el tercer escalón del podio. Pocas horas antes, en las semifinales de la prueba, corrió el español Ángel David Rodríguez, que hizo soñar con un complicadísimo pase a la final hasta que una mala salida truncó su carrera. Buena actuación del “Pájaro” en estos mundiales, que ha demostrado estar en gran forma de cara a la temporada de verano.

No tuvo presencia estadounidense, en cambio, la final de cuatrocientos metros lisos, que reunía en su cartel de salida a un plantel de atletas no sólo de muchísima calidad, sino también de nivel igualado. Fue especialmente valiente el costarricense Nery Brenes, que salió como un cohete para coger la calle libre y mantuvo la distancia para entrar vencedor con un nuevo récord de los campeonatos, 45.11 segundos. Por detrás, el dúo de bahameños terminó por conquistar el podio, Pinder plata y Brown bronce, con el joven Kirani James hundido hasta la sexta plaza. En la prueba femenina, triunfo incontestable de Shanya Richards-Ross, que no dio opción a sus rivales al sacar más de un segundo a la rusa Fedoriva, segunda. Buen triunfo también de la nezolandesa Valerie Adams, en un emocionante concurso de lanzamiento de peso en el que se impuso a Nadyeza Ostapchuk con 20.54 en su último lanzamiento.

Quien tampoco no quiso andarse con tonterías fue la australiana Sally Pearson, que en su cuarta carrera de sesenta metros vallas de toda su vida se proclamó campeona mundial y con una gran marca de 7.73 segundos, a muy poco del récord mundial de Susana Kallur. Pearson, en plena temporada veraniega australiana, ha tenido que adaptar su preparación a los cien metros vallas para competir en la pista cubierta de Estambul y con unos resultados espeluznantes que hacen pensar que, el año en que lo prepare de manera específica, podría conseguir unos registros estratosféricos. Una eléctrica salida y una casi inmejorable técnica de paso de vallas le ha valido a Pearson hoy una de tantas victorias que se espera que consiga este año.

La participación española, además del mencionado Ángel David Rodríguez, fue bastante nutrida en esta jornada de tarde de sábado. Ruth Beitia fue sin duda la mejor de nuestros atletas nacionales, merced de un gran sexto puesto en una extraña final de salto de altura. Beitia, que realizó un concurso limpio de nulos hasta sobrepasar el 1.95, mejor marca del año, vio como la rusa Chicherova se hundía en las profundidades de la técnica para quedarse en la plata con la misma marca que Beitia. En un extraño caso de bloqueo generalizado, ninguna de las favoritas fue capaz de saltar 1.98 además de Lowe, campeona, por lo que Chicherova quedó relegada a la segunda plaza y la italiana Di Martino al bronce. No sucedió así en la final de 1.500 metros femeninos, donde la favorita Genze Dibaba dio una exhibición al imponerse en una apoteósica última vuelta por delante de la marroquí Alaoui y la turca Alptekin. Corrió también dicha final Isabel Macías, que salió muy valiente pero que no pudo responder a los ataques de la cabeza pasado el primer kilómetro, víctima de unos dolores debidamente marcados por vendajes negros. Buena actuación la de Isabel Macías en este campeonato, novena, que cierra así un magnífico invierno, al igual que Javier Abad, octavo en la final masculina de la prueba. El burgalés, al igual que Macías, salió valiente en una carrera extremadamente táctica en la que el marroquí Iguider se impuso al turco Özbilen, en un apretado sprint en el que el atleta local rozó los límites reglamentarios para parar al marroquí.

EL CENTÍMETRO DE ORO

Un centímetro, que puede parecernos la cosa más insignificante en nuestros quehaceres diarios, ha sido lo que ha decidido el título mundial de salto de longitud hoy en Estambul. Abrió el concurso de manera potente el ruso Menkov, llegando a unos buenos8.22 metrosen su segundo intento, pero dio la sorpresa el brasileño Da Silva, botando hasta 8.23 por dos veces, lo que le valió el triunfo por delante del australiano Frayne, que también saltó 8.23 metros. Un sólo centímetro separó a los tres hombres del podio, muy por encima del español Luis Felipe Méliz, que realizó cinco nulos y un único salto válido de 7.50 metros. En la pértiga masculina, el francés Renaud Lavillenie supo sobreponerse al torcido comienzo de su para terminar elevándose sobre 5.95 metros y proclamándose campeón mundial de pista cubierta. Tuvo una cerrada lucha con Bjorn Otto y Brad Walker, que con una misma marca de 5.80 se hicieron con la plata y el bronce, respectivamente.

LAS MEJORES COMBINADAS DE LA HISTORIA: EATON BATE EL RÉCORD

Lo de las pruebas combinadas de este mundial de pista cubierta no tiene nombre, ni baremación que lo pueda definir con justicia. Si ayer Natalya Dobrynska batía el récord mundial en la prueba femenina, hoy ha sido el estadounidense Ashton Eaton el que ha destrozado su propio récord mundial de heptathlon para dejarlo en unos históricos 6.645 puntos. Eaton, que rindió a un nivel extraordinario en el salto con pértiga merced de sus5.20 metros, llegó a la prueba de los mil metros lisos con un colchón importante de puntos y la necesidad de romper la barrera de los 2:40 minutos para batir el récord. Con una facilidad insultante, Eaton salió tirando desde el disparo de salida y sin descomponer el gesto ni por un instante cruzó la línea de meta en 2:32.77 minutos, registro que adquiere un valor incalculable cuando descubrimos que el mismo atleta corrió los sesenta metros lisos en 6.79 segundos el día anterior. Finalizan así las mejores pruebas combinadas de la historia de los mundiales de pista cubierta, gracias a atletas como Eaton, Dobrynska y Ennis, que han regalado a los aficionados del atletismo un campeonato inolvidable y que, esperemos, siga vestido de gala para la cita olímpica de Londres.

Fotos y vídeos | RFEA | IAAF

Leer más sobre:   Atletismo de éliteAtletismo internacionalAtletismo nacionalEstambul 2012

Queremos saber tu opinión

Debes estar registrado para poder comentar en Foroatletismo.com

¿No eres aún foroatleta? Regístrate