La selección española masculina se ha proclamado Campeona de Europa de Cross en Budapest, en una gran carrera sobre la nieve de Carles Castillejo (5º), Ayad Lamdassem (6º) y Javier Guerra (8º) pero en una discreta competición a nivel general de la que España volvió sin medallas individuales. Los promesas también subieron al podio, liderados por Antonio Abadía y siendo medalla de plata por equipos. En mujeres, la irlandesa Fionnuala Britton se convirtió en la primera mujer de la historia en revalidar su título de campeona de europa, por delante de la portuguesa Felix, mientras que la mejor española fue Diana Martín en décima posición. Las españolas se quedaron a un suspiro del podium en categoría senior femenina.

ESPAÑA SALVA LOS MUEBLES CON UN ORO POR EQUIPOS

En la capital húngara de Budapest, los atletas han tenido que luchar contra el frio, la nieve, los resbalones y las caídas. La selección senior masculina de España salvó una competición que bien podría haberse tornado en desastre. Nuestros seis fondistas se proclamaron Campeones de Europa por selecciones, llevando la bandera española a lo más alto del podio continental en una apretada carrera con el equipo británico, segundo a la postre. El espectáculo vino de la mano del ganador, el italiano Andrea Lalli, que se impuso con una estrategia que más tarde le valdría a la irlandesa Fionnuala Britton: tirando fuerte desde el principio, descolgando a todos los corredores y entrando en meta con tiempo para coger una bandera italiana, colgársela al cuello y saludar a todos los italianos que se habían colocado en la recta de meta. Histórica victoria de Lalli, que podría replantearse su objetivo de saltar al maratón esta primavera, primer atleta en proclamarse Campeón de Europa de Cross junior (2006) y sub23 (2008).

Los españoles completaron una gran carrera en equipo que no pudo verse coronada con una medalla individual. Mientras Lalli comenzaba su cabalgada imperial hacia la victoria, el segoviano Javier Guerra se colgaba los galones y tiraba del grupo perseguidor, compuesto por la selección británica, el turco Arikan y los españoles Castillejo y Lamdassem. Por detrás, Penti e Higuero luchaban por mantener la distancia. En los metros finales, el francés Chahdi consiguió despegarse para llegar segundo, mientras que el italiano Daniel Meucci hacía valer su buen final para conseguir el bronce. Carles Castillejo refrendó su buen estado de forma reencontrándose con el barro y siendo quinto clasificado, mientras que Lamdassem terminaba sexto y Javier Guerra octavo. Con la lucha por el título ardiendo con la selección británica, fue Juan Carlos Higuero quien cerró el equipo en decimosexta posición y alicataba el título continental para España, por delante de Inglaterra e Italia. Por detrás, ‘Penti’ era vigésimo y Alberto Lozano trigésimo cuarto. Gran carrera en equipo de nuestros fondistas, mientras que el ucraniano Sergiy Lebid se quedaba sin su décima corona (15º) y el anterior campeón, el belga Bekele, se hundía hasta el puesto 58º. El catalán Carles Castillejo consigue su cuarto oro por equipos, nada menos.

FIONNUALA BRITTON IMPRESIONA Y REVALIDA SU TÍTULO

La irlandesa Fionnouala Britton ha hecho historia y se ha convertido en la primera mujer que revalida su título europeo de cross. Ha sido sobre la nieve de Budapest, en una carrera en la que Britton ha seguido su estrategia preferida: tirar desde el principio, e ir tirando más fuerte cada vez. La irlandesa imprimió un fuerte ritmo al paso por el tercer kilómetro, rompiendo la carrera perseguida por la belga Almensh Belete y llegando a descolgar momentáneamente a la portuguesa Dulce Félix, una de las favoritas al título. Las rivales de Britton decidieron ponérselo difícil, y la belga Belete se mantuvo pegada a su espalda hasta el último kilómetro mientras que la portuguesa Felix, descolgada a la octava plaza, comenzaba una terca y espectacular remontada hasta enganchar con las dos lideresas de la carrera. Al final, la irlandesa Fionnuala Britton hizo valer su estrategia de frontrunner y entró vencedora en meta por delante de la portuguesa Felix y la holandesa Herzog, mientras que la belga Belete se hundía hasta la cuarta plaza. Fionnuala Britton ha escrito una nueva página en la historia del atletismo, convirtiéndose en la primera mujer en revalidar su título de Campeona de Europa de Cross.

España repitió su cuarto puesto del año pasado. La mejor de nuestras fondistas fue, una vez más, la madrileña Diana Martín, que corrió de manera muy inteligente sin dejarse llevar por los diversos tirones de la prueba y llegando en décima posición, perdiendo algún puesto en el sprint. Alessandra Aguilar se descolgó finalmente hasta la 17ª posición, mientras que Lidia Rodríguez y Azucena Díaz completaban una estupenda prueba en 21ª y 25ª posición. Cerró el equipo Marta Silvestre, que llegó la 27ª. Por equipos, la victoria fue para Irlanda, una victoria extremadamente apretada consiguiendo los mismos puntos que las francesas pero haciéndose con el título por haber cerrado el equipo antes y consiguiendo la primera medalla de oro colectiva para su país. Hicieron buena la victoria de Britton con el octavo puesto de Byrne, el vigésimo de Hutchinson y el vigésimo tercero de Lizzie Lee. La última francesa, Magali Bernard, llegó en 28ª posición, lo que dio la victoria a las irlandesas. Las españolas fueron cuartas, trece punto por detrás del equipo británico.

PLATA SUB23 PARA ESPAÑA Y CAÓTICA VICTORIA DE INGREBIGTSEN

Caótica. Es la palabra que define sin ambages la carrera masculina sub 23 de este Campeonato de Europa de Budapest. El noruego Henrik Ingrebigtsen, campeón de europa de 1.500 metros en Barcelona, hizo valer el poderío nórdico sobre la nieve, haciéndose con el triunfo en unos últimos kilómetros trepidantes, mientras que el equipo español se hacía con una meritoria segunda plaza por equipos. La carrera arrancó con el obstaculista español Abdelaziz Merzoughi, uno de los favoritos, tirando fuerte desde el principio y consiguiendo una amplia ventaja sobre el resto de participantes. Una ventaja que se redujo drásticamente cuando el grupo perseguidor consiguió darle caza, integrado por el belga Bouchikhi, el noruego Ingrebitsen y el británico Wilkinson junto con el aragonés Antonio Abadia.

A partir de ese momento, se desató la locura sobre la nieve: Bouchikhi comenzó un conato de escapada en solitario hacia la meta, que parecía definitivo, mientras que Ingrebitsen, Wilkinson y el holandés Van der Wielen componían un grupo perseguidor, Abadía y Merzoughi luchando por no perder comba. Fue a falta de kilómetro y medio donde el noruego Ingrebigtsen, bigote en ristre y con su título europeo de 1.500 metros, se lanzó a la caza del belga, dándole alcance en los últimos quinientos metros y entrando ganador en meta campeón de Europa con una exhibición de estrategia y buen final. Bouchikhi consiguió mantener la segunda plaza, relegando al británico Wilkinson al tercer escalón del podio y al holandés a la cuarta. Por detrás, el aragonés Toni Abadía consiguió la sexta plaza completando una muy buena carrera en un apretado sprint con Merzoughi, recuperado del bajón que protagonizó a media carrera. Por equipos, España consiguió un gran segundo puesto por detrás de Francia, la primera medalla de la mañana, con Abadía y Merzouhi sexto y séptimo respectivamente, Roberto Aláiz en 17ª posición, Gabriel Navarro 29º y Aitor Fernández el trigésimo.

La carrera sub 23 femenina vio como la británica Jessica Coulson se proclamaba campeona europea de manera incontestable, dejando dentro de la isla la medalla de oro que ya consiguiera el año pasado Emma Pallant en Velenje. Coulson, sin grandes referencias en pista, arrancó en solitario pasado el ecuador de la prueba y en pocos segundos consiguió una ventaja tan grande que ninguna de las demás corredoras consiguió acercarse a menos de cien metros. Es importante señalar que, en algún momento de los primeros compases de la carrera, una de las favoritas, Abdullayeva, perdió una zapatilla y terminó por retirarse. Con su técnica de carrera, bastante característica, la británica Coulson consumó su victoria sin mayores complicaciones . La clasificación por equipos fue, a pesar de los esfuerzos de Coulson, dominada por Rusia en una apretada clasificación en la que Inglaterra fue relegada al segundo puesto: el equipo ruso cerró con Lebedeva segunda, Fazlitdinova cuarta y sus otras atletas en octava y duodécima posición, con la francesa Calvin ganando la medalla de bronce empotrada entre las dos soviéticas. Las británicas, a pesar de la sonada victoria de Coulson, no pudieron aprovechar su oportunidad y fueron segundas a pocos puntos del equipo ruso. La mejor española fue la extremeña Tania Carretero, culminando una discreta remontada para terminar en la 21ª plaza.

GORECKA NO DEFIENDE SU TÍTULO, INGLATERRA ARRASA

La carrera junior femenina tuvo como gran protagonista a la serbia Amela Terzic, que se proclamó campeona de Europa junior y negó a la gran favorita, la británica Emelia Gorecka, el derecho a revalidar su título del año pasado. La inglesa llegaba a Budapest como la indiscutible favorita al título, no solo con su corona de campeona del año pasado sino también con grandes marcas en pista y un tercer puesto en los tres kilómetros del mundial junior de Barcelona. La carrera arrancó con un nutrido grupo encabezado por la británica Jessica Judd, hasta que Gorecka y Terzic decidieron marcharse en pos de la victora. La serbia aguantó estoicamente el ritmo de la vigente campeona hasta que un fuerte cambio de ritmo en el último kilómetro le permitió hacerse con la corona de campeona de Europa. Hizo valer Terzic su gran final de mediofondista, subcampeona europea junior de 1.500 metros el año pasado en Barcelona, mientras que Emelia Gorecka, nacida en 1994, tendrá otra oportunidad de conseguir una nueva medalla en los campeonatos del año que viene. Por equipos, y como no podía ser de otra manera, Inglaterra arrasó al resto de competidoras con sus cuatro mejores corredoras entre las trece primeras clasificadas: detrás de la subcampeona Gorecka, Anabel Mason fue quinta, Jennifer Walsh octava y Jessica Judd decimotercera, con casi ochenta puntos de ventaja sobre Alemania. Las españolas terminaron en la duodécima pl

La carrera junior masculina tuvo como protagonista a un corredor que se encontró más a gusto que nadie sobre la nieve: el polaco Szymon Kulka, obstaculista de 8:49.46 minutos sin grandes referencias a nivel internacional, esperó con sangre fría a que sus compañeros de carrera terminaran de agotar sus fuerzas tirando sobre la nieve para marcharse en solitario los dos últimos kilómetros de la carrera. Por detrás de este señorial monólogo, segundo fue el obstaculista húngaro Mitko Tsenov, con diez segundos de ventaja sobre el británico Kieran Clements. La victoria por equipos fue una lucha apretadísima entre Rusia, Francia e Inglaterra, decantada a favor de los primeros tan sólo un punto por delante de los galos (50 Rusia, 51 Francia) y con los ingleses acechando en la cuarta plaza con 54 puntos.aza por equipos.

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.