La media maratón que recorre los veintiún kilómetros que van desde Azkoitia hasta Azpeitia ha hecho honor a sus galones y ha regalado al público vasco una emocionante competición sobre el asfalto. Ha destacado sin duda la keniata Eunice Jepkirui, que ha sabido luchar contra el viento para batir el récord de la prueba con 1:08.39 minutos, no así en la prueba masculina en la que el etíope Habtamu se impuso dejando hacer todo el trabajo sucio a los atletas kenianos.

El nivel medio mundial de la maratón y la media maratón sube como la espuma en una época en la que grandes registros quedan eclipsados por la gran densidad de atletas rindiendo en la estratosfera del asfalto. La keniana Eunice Jepkirui ha querido subirse al carro de las grandes marcas hoy en la media maratón de Azkoitia-Azpeitia y lo ha conseguido, batiendo el récord de la prueba con unos fantásticos 1:08.39 horas con la improvisada labor de liebre de Asier Cuevas: Jepkirui ha dejado atrás a sus rivales directas desde el pistoletazo de salida, y el eibarrés Asier Cuevas ha decidido ejercer labores de liebre para la keniana al ser superado por ésta al paso por el décimo kilómetro. Encomiable labor de Cuevas, probado maratoniano y gran corredor de cien kilómetros que ha llevado a Jepkirui a batir el récord de la prueba y aventajando en tres minutos a sus compatriotas Doris Changeiywo y Edith Chelimo, segunda y tercera respectivamente.

La prueba masculina reunía todas las condiciones necesarias para seguir el mismo camino que la femenina y dar al traste con el récord de la prueba, establecido el año pasado por Stanley Biwot en 1:00.23 horas. Pero la jornada no ha comenzado demasiado prometedora para la carrera, con el episodio protagonizado por el etíope Wayeko Habtamu, al que se pegaron las sábanas y el autobús tuvo que esperar un buen rato hasta que el manager Miguel Ángel Mostaza conseguía sacarle de la cama. La carrera, ganada los últimos cuatro años por atletas kenianos, fue lanzado a buen ritmo por éstos, pasando los primeros diez kilómetros en 29.01 minutos, momento en que Mark Korir ataca, reduciendo el grupo de cabeza. Los kilómetros avanzan y el ritmo sigue vivo, pero la plusmarca de Biwot se va alejando cada vez más y más, y las tensiones comienzan a hacerse palpables ante la negativa del etíope a dar relevos al grupo de cabeza. Sólo sería en los últimos compases de la prueba cuando el etíope hiciese valer su condición de principal rival de Korir, protagonizando ambos un apretado sprint con Habtamu vencedor con más de diez segundos de ventaja ante Korir y una marca de 1:01.09 horas. Caras de pocos amigos en la meta, mientras el etíope se hacía con la txapela y dejaba tras de sí una carrera de alto nivel pero que bien podría haber supuesto un mayor riesgo para el récord de la prueba.

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.