gema4

Gema Barrachina, toda una Campeona de España de cross que por las noches sueña con las lesiones y que correrá el domingo un mundial de cross en una ciudad que no le trae muy buenos recuerdos: este año quiere hacerlo bien con sus compañeras de equipo y atacar los puestos de honor por escuadras. Atleta de sensaciones, tiene claro cuál fue el punto de inflexión en su carrera, que le dio mucha rabia no poder ir a Londres, y que tarde o temprano terminará por recalar en el asfalto y la maratón. Por lo pronto, para este verano, un Mundial de pista en Moscú y unos 10.000 metros a los que tiene muchas ganas.

Campeona de España de campo a través en una carrera loca sobre el circuito de Granollers. ¿Qué significa para ti esta victoria?

Ganar un Campeonato de España de Cross es muy difícil, y a mí me ha producido mucha ilusión y satisfacción. Todas las atletas llegábamos en un gran momento, y bastantes lo habíamos preparado como nuestro pico de forma de invierno: en Granollers no faltó ninguna, te encuentras desde atletas de 800 hasta maratón. Es un título muy difícil, la única que ganaba varios títulos consecutivamente era Rosa Morató, que estaba un peldaño por encima, y ganar produce una satisfacción enorme. Mucho más cuando el campeonato fue en Granollers, al lado de donde entreno y vivo, es un plus añadido.

trofeuPodemos decir que en Granollers hubo varias carreras: la de las africanas y la de las españolas, en la que tú saliste triunfante por delante de toda una Diana Martín. ¿Cómo viviste la carrera?

Calentando ya noté unas sensaciones muy buenas, a pesar de todos los nervios que tenía ese día. Había entrenado bien, pero el atletismo es un deporte muy ingrato, puede no salirte el día y tener una carrera que no plasma tu estado de forma: en Granollers me pasó todo lo contrario. Sabía que estaba entrenando bien, pero además tenía unas sensaciones estupendas y lo supe aprovechar. Respondí cuando las africanas pegaron el primer cambio, pero vi que ni Diana ni Alessandra respondían al cambio, ¡y menos mal! Tuve un poco de cabeza fría y supe ver que la lucha de las africanas no era mi guerra, no iba a poder aguantar su ritmo. Me quedé y pronto las buenas sensaciones me hicieron aumentar el ritmo, irme poco a poco de Diana y mantener un tren constante, que me beneficia más que dejarlo todo al último sprint. Supe aprovechar un día magnífico a nivel de sensaciones.

Esta ha sido una gran vuelta a la competición después de algunas temporadas un poco desaparecida. ¿Enfocaste tu planificación hacia esta etapa del cross?

Decidimos hacer un invierno como lo hacemos siempre, después del palo tan duro de la lesión el verano pasado, que supuso no poder acudir a los Juegos Olímpicos de Londres. Hablo por mí, pero ese es mi sueño y mi ilusión, ir a unos Juegos. Este año comenzamos compitiendo en campo a través, pero no a un ritmo competitivo y exigente, sino a modo de preparación. Doy todo, pero me ganan las rivales y muchas veces no encuentro muchas veces las mejores sensaciones, me veo atrás… pero sé que es un mal trago que tengo que pasar después de una lesión como la que tuve, poco a poco los crosses me van poniendo en mi sitio, me van haciendo entrenar cada vez mejor. El año pasado el campeonato de cross era un objetivo, pero lo apostamos todo al nacional de 10.000 para poder hacer la mínima olímpica de Londres. Este año, como hay más distancia entre los dos campeonatos, vimos que podíamos conseguir un buen pico de forma en el campo a través.

Este fin de semana, precisamente, correrás en el Campeonato del Mundo de Cross en la localidad polaca de Bydgoszcz. ¿Cómo afrontas la carrera? gema2¿Qué posibilidades te ves a ti y al equipo femenino dentro de la marea africana?

Ese es el problema: en un mundial se nos hace muy complicado vaticinar un resultado. Hay años en los que te puedes pegar la carrera de tu vida y sin embargo quedarte atrás porque la competencia ha sido altísima, no ha faltado ni una africana. En cambio, hay otros en que haces una carrera distinta y aunque no estés igual de bien preparada, quedas mejor. ¡Es una lotería esto del atletismo! Yo me centro más en el resultado por equipos, quiero que tengamos un equipo compacto, llevo esa esperanza y esa ilusión: poder estar con mis compañeras de selección peleando lo más arriba posible. Tuve una mala experiencia precisamente en el mundial de Polonia hace dos años, llegué en buena forma pero fui la última española, acabé clavando y tengo muy mal sabor de boca de ese mundial. Espero poder encontrar buenas sensaciones, saber que lo he dado todo y luchar un buen puesto por equipos con mis compañeras: podemos pelear por ser quintas, sextas o incluso cuartas.

Un cuarto puesto estaría muy muy bien…

Todavía no he visto la lista definitiva de inscritas y no sé muy bien la competencia que vamos a tener. Pero por ejemplo este año Portugal, que han sido medallistas otros años, no presentan equipo, mientras que hay otros como Rusia o Turquía que pueden entrar en la guerra.

Este mundial da carpetazo a la temporada de invierno, y después llega el aire libre. ¿Cuáles son tus objetivos, con el Mundial de Moscú en el horizonte?

La siguiente parada al mundial será el Campeonato de España de 10.000 metros. Va a ser especial: es en Mataró, donde yo entreno, y lo vamos a encarar con ilusión. Aprovecho el buen estado de forma que he cogido en el cross y sus entrenamientos, que vienen muy bien para hacer un 10.000 en pista. Allí me gustaría hacer la mínima para Moscú, acercarme por lo menos. Como llevo tres años lesionándome en verano, lo que más me gustaría este año es acabar la temporada entera sin lesionarme. Si vienen marcas personales estaría muy satisfecha, pero sobre todo quiero continuar y no lesionarme, que llevo una racha bastante mala.

¿Cuándo veremos a Gema Barrachina asaltar el asfalto?

No es una idea descabellada, sé que acabaré haciendo asfalto y que me va a gustar bastante. Siempre disfruto mucho las carreras de asfalto de diez kilómetros y creo que, por mi forma de correr, lo haré muy bien. Igual sería un poco pronto pensar en una maratón para dentro de dos años, pero igual una media maratón sí que podría probarla el año que viene, el volumen de kilómetros que hago en invierno es muy adecuado. Enlazar temporadas sin lesiones será lo que marque mi futuro en las carreras, pero en cuanto vea que me estanco y que la pista se me atraganta daré el salto a la ruta. Pero todavía tengo una espinita clavada, pienso en la pista y quiero disfrutarla.

Hace unos años que diste un salto de calidad importante, después de dedicarte más al mediofondo en categorías menores. ¿Qué cambios experimentaste?

Hay gente que después de años de trabajo pega de repente el salto de calidad, pero lo mio fue por un cambio en el modo de vida y de afrontar los entrenamientos. Yo antes vivía en Valencia, y me tomaba el atletismo en serio, mi pasión pero no dejaba de ser eso, una pasión. Compaginaba el atletismo con los estudios de psicología. Fue cuando conocí a José Ríos, mi actual pareja y entrenador, cuando él me hizo ver esa otra cara del atletismo, la del deporte de élite, la disciplina y la organización. Organizar tu vida en torno al entrenamiento, y no al contrario, insertar el entrenamiento como una tarea más del día a día. Gracias a sus consejos y su apoyo pude intentar dedicarme a esto en exclusiva, centrar toda mi vida en correr y ser profesional. Antes hacía más 1.500, y la programación era muy por debajo, haciendo pocos kilómetros, pero creo que cuando eres joven es lo que toca. Al conocer a José empezamos a hacer más volumen, las recuperaciones eran muy cortas y sorprendentemente me adapté muy bien a este tipo de entrenamientos, incluso los disfrutaba más y llegaron los resultados. Fue un cambio drástico en mi vida, yo decidí dedicarme a esto, tomármelo en serio y entrenar mucho más. Es cierto que me acarreó empezar con las lesiones, pero de todo se aprende y no cambio nada de lo que he hecho: si en este deporte quieres conseguir algo, tienes que trabajártelo.

El próximo domingo cumplirás en Polonia tu décima internacionalidad. ¿Cuál de tus participaciones en campeonatos internacionales recuerdas con más cariño?

Siempre recuerdas tu primera internacionalidad con cariño: la mía fue de junior, y es como una nube. Pero si hay alguna que me ha hecho más feliz, esa ha sido el europeo de Barcelona en 2010. Yo nunca había sido internacional al aire libre, es algo para lo que hay que trabajar muchísimo porque las mínimas son muy exigente: sabes que si estás allí es porque eres de las mejores, lo mismo estás la 25 del ránking pero hay que estar ahí. Fue una plaza muy ganada, y la recuerdo con mucho cariño también porque fue uno de los pocos veranos que he hecho al aire libre sin lesionarme. Además Barcelona, su ambiente, compartir la selección con buenas amigas como Judit Pla o Rosa Morató, con mi propia pareja que competía en maratón, ser en casa… Lo recuerdo con cariño a pesar de llegar con molestias, lo pasé mal con unos vendajes muy aparatosos para poder entrenar a pesar del Aquiles. Me gustan los campeonatos de verano, con los estadios llenos y tanta gente compitiendo en todas las pruebas.

claudiochavesmd

Salgamos fuera del fondo. ¿Cuál es tu prueba preferida, más allá de las carreras de largo aliento?

Me gustan muchas pruebas por no decirte todas, soy una apasionada del atletismo. Disfruto una barbaridad con el 800 y el 1500, me hacen vibrar muchísimo, pero no te sabría decir. Los 400 metros vallas me parecen espectaculares, la pértiga… igual en lanzamientos voy un poco más perdida, no controlo tanto el tema pero también me gusta verlos. Cuando veo un campeonato, lo veo entero y disfruto con todos los concursos.

gmmÚltimo tema: Juegos Olímpicos en Madrid. ¿Sí o no?

Si, rotundamente. Por supuesto.

Mientras hablamos, tenemos al COI dando vueltas por Madrid decidiendo si nos dan los Juegos Olímpicos de 2020, y los argumentos en contra de la candidatura pivotan en torno a la crisis económica. ¿Qué le dirías a los reticentes?

Les diría que es recibir el acontecimiento por excelencia del mundo del deporte. El deporte es sinónimo de sacrificio, salud, compañerismo, disciplina… el deporte transmite unos valores tan importantes que traer unos Juegos Olímpicos a un país hace que se respire deporte por todos los poros. El deporte sólo trae cosas buenas. Ya sé que estamos en crisis, que la situación no es la más adecuada y que nos tenemos que apretar el cinturón, pero a veces hace falta imaginación, arriesgarse y aportar. Si ahora nos chafamos, no vamos a conseguir sacar nada adelante, pero si luchamos por traer unos Juegos yo creo que el país entero se va a ilusionar. Nosotros mismos vimos cómo Barcelona fue un éxito rotundo, aunque era otra época y otro momento económico, pero creo que aportaría beneficios tanto al deporte como a la sociedad en general. Estoy convencida de que dejaríamos un pelín de lado el sedentarismo, los niños con tanta tele y tanta videoconsola: el país se movería más, habría más niños apuntados a las escuelas, no sólo de atletismo sino de todos los deportes. Las instalaciones mejorarían, y el deporte de élite tendría más inversión. Que tanta falta nos hace, porque ahora estamos pasando un momento muy malo. La gente se cuestiona si merece la pena dedicarse al deporte de alto rendimiento, y si no deberían buscarse otro trabajo remunerado. Es triste, porque no tenemos generaciones que vengan y tenemos que mimar a los que deciden hacer deporte. Unos Juegos Olímpicos en Madrid serían una motivación tan grande para los que estamos en ese momento, que sólo le veo beneficios a todo esto.

Gema, muchas gracias por tu tiempo y mucha suerte en Polonia este domingo

Muchas gracias a vosotros.

anoc

Consulta la biografía deportiva de Gema Barrachina.

Fotos | Claudio Chaves (Mundo Deportivo) | Fundación ANOC

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.