Son las dos reinas de las alturas. En la reunión de Invierno de Moscú la rusa Yelena Isinbayeva debutaba con 4.85 en el salto con pértiga; mientras que la croata Blanka Vlasic, en la reunión de Arnstadt en Alemania conseguía con 2.06 metros ser la tercera mujer que salta, por sí misma, más alto en la historia. Se iguala a la búlgara Stefka Kostadinova y se queda a dos céntímetros del récord del mundo de la sueca Kajsa Bergqvist y a uno de la alemana Heike Henkel.

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.