bustos

El 1.500 español ha pasado de ser la joya de la corona a no levantar cabeza, y Pekín ha sido un nuevo capítulo dentro del cenagal que atraviesa en lo que a grandes citas internacionales se refiere. Por segundo mundial consecutivo al aire libre, España no tendrá ningún representante en la final del ‘milqui’: el balear David Bustos ha sido eliminado en su semifinal, una carrera con un final trepidante en la que el español se ha quedado sin capacidad de respuesta en la última vuelta.

De esta manera, para encontrar a un finalista español en un mundial de aire libre tenemos que remontarnos a 2011, con Manuel Olmedo siendo cuarto y rozando las medallas en el mejor año de su carrera. Además de la participación de Bustos, que llego a semifinales pasando por tiempos en una serie clasificatoria rápida por debajo de 3:40 minutos, fueron eliminados en primera ronda el debutante Víctor Corrales y Adel Mechaal.

El 1.500 es una de las pruebas que más medallas y finalistas (sumados) ha aportado a las vitrinas del atletismo español en estos campeonatos: en total 17, sumando las cinco medallas (tres platas y dos bronces) y los doce finalistas.

Un mal resultado en Pekín que se suma a otros en otras grandes citas internacionales de los últimos dos años: no tuvimos representantes en la final del euroindoor de Praga este invierno, tampoco en el mundial de pista cubierta de Sopot ni en los Juegos Olímpicos de Londres. El mejor resultado de los últimos tres años es un bronce continental al aire libre del propio David Bustos en Helsinki, y su sexto puesto dos años después en Zurich. En el caso de los europeos de pista cubierta de Praga, fue la primera vez desde 1979 en que España no tenía representación en una final de esta competición.

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.