La más laureada corredora de ochocientos metros del atletismo español, Mayte Martínez, ha anunciado hoy que cuelga las zapatillas tras veinte años de carrera deportiva. Ha remitido una convocatoria a los medios de comunicación, anunciando una rueda de prensa para el próximo jueves, si bien ha avanzado a la agencia EFE que deja las pistas por no haber sido capaz de superar su lesión de rodilla, la misma que alejó de la competición a la vallisoletana las dos últimas temporadas.

El calvario de lesiones de Mayte Martínez comenzó en 2008, un año después de su grandísimo éxito en los mundiales de Osaka: encadenó una fascitis plantar que le impidió acudir a los Juegos Olímpicos de Pekín, con una rotura de gemelo y finalmente con una lesión de rodilla que hoy ha obligado a la de Santovenia del Pisuerga a colgar las zapatillas de manera oficial. Lo intentó en los mundiales de Berlín, donde pudo ser séptima, mismo puesto que alcanzaría el el europeo de Barcelona pero con preparaciones renqueantes, sin encadenar una temporada completa sin recaer en sus ya habituales lesiones y perdiendo comba a nivel internacional.

Mayte Martínez nos deja una grandísima colección de recuerdos junto con su marca de 1:57.62 minutos de aquella mágica última recta de Osaka: de la mano de su entrenador Juan Carlos Granado, tuvo dos participaciones olímpicas, tres europeas y cuatro mundiales, saldadas con cuatro medallas internacionales. Hizo también sus pinitos en la distancia superior de 1.500 metros, donde atesora una gran marca de 4:05.05 minutos y un nada despreciable 5º puesto de Birmingham. No pudo batir el récord de España de otra Maite, ésta Zúñiga, pero se perfiló como la atleta más laureada de los ochocientos metros españoles, y creó una leyenda con su espeluznante última recta, la que tantos títulos le dio y tantas alegrías ofreció al atletismo español.

https://www.youtube.com/watch?v=6eoY9KziJVc

Consulta aquí la biografía de Mayte Martínez.

 

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.