Mayte Martínez quiere estar en la final

Publicado por 19/02/08 - 20:55

La atleta pucelana concedió una entrevista a Marca tras llegar de Moscú y habló de sus principales inquietudes y objetivos sobre los Juegos de Pekín.

Fuiste elegida por la Federación Española de Atletismo la mejor atleta del pasado año, ¿qué tal se presenta éste? ¿Cuáles son tus objetivos antes de Pekín?
Todavía queda mucho. Estamos, atléticamente hablando, empezando. Nos queda el Mundial de Valencia y los Juegos Olímpicos. Todavía es pronto para decir a ver qué tal. Estoy entrenando bien, con mucha ilusión, con muchas ganas de competir. Aunque Valencia el Mundial me hace especial ilusión por ser en España pero, también es verdad, que los Juegos es mi principal objetivo y allí es donde aspìro a estar bien. Y bueno, todas las mañanas te levantas pensando…Pekín, Pekín…y hacer un buen papel.

¿Cuál es tu objetivo en Pekín?
Primero llegar bien, llegar en un buen momento de forma que muchas veces es complicado porque estás entrenando fuerte y el tema de las lesiones y de la salud siempre nos acechan y estás con bastante miedo de que un percance a última hora te eche al traste las ilusiones de todo un año. Mi objetivo es llegar allí, estar en la final, en 800 a veces es más complicado llegar a la final que una vez allí luchar por las medallas. Intentar darlo todo para conseguir una medalla, sé que es muy difícil pero también en Osaka lo era y logré alcanzarla. Desde luego que todos los días entreno con la ilusión y con el sacrificio de pensar que, aunque es algo que es difícil, pero no es imposible.
¿Te vas a preparar de alguna forma especial para la cita olímpica?
No, en atletismo. La única diferencia que hay entre unos Juegos y un Campeonato del mundo es la repercusión mediática y social que tiene. El resto es absolutamente igual porque las mínimas son las mismas, las rivales somos las mismas quitando alguna que puede haberse lesionado, la forma de acceso a la final es la misma. Todo es igual. Intentaremos prepararlo de una manera muy similar al año pasado con la única diferencia que ya el año pasado empezamos a enfocar el 800 preparándolo hacia el 1.500 y no al 400 como en años anteriores. Las condiciones climatológicas van a ser las mismas, la diferencia horaria también, yo quiero pensar que si el año pasado me supe adaptar bien a ello, mi cuerpo sepa adaptarse de nuevo a ello.

Se ha hablado mucho de los altos índices de contaminación en Pekín en pleno verano, de la humedad y de las altas temperaturas…¿te vas a preparar de alguna forma especial para enfrentarte a esas consiciones?
Ya desde el año pasado se barajan dos opciones. Cada país defiende la suya. Unos dicen que es preferible ir con el tiempo muy justo para que al organismo no le dé tiempo a saturarse , no llegar a la competición con él un poco minado. Y otros defienden lo contrario para que el organismo se adapte a unas condiciones tan extremas. Decidirá la Federación cuándo sale la expedición. Yo prefiero la primera. Llegar allí con el tiempo justo para adaptarte porque quieras que no te descentras. En el 2000 fuimos tres semanas antes al ser en Sydney y los resultados, en términos generales, no fueron nada buenos. Yo creo que con una semana antes es suficiente para aclimatarte.

¿Cómo te ves tú y a tus rivales de cara a Pekín?
Como te decía, vamos a ser las mismas que el año pasado, quitando la anterior campeona del mundo de 2005 que el año pasado se lesionó a principio de temporada y no llegó al nivel que suele alcanzar. Estamos 10 ó 12 atletas capacitadas para luchar por la medallas. Está claro que hay gente que es más favorita que otra como Muttola, Janet que fue la campeona del mundo, Zulia, las inglesas, las americanas, una italiana, estoy yo, una jamaicana…cualquiera de nosotras podríamos estar luchando por las medallas.

Por cierto, ¿qué tal te ecnuentras de tu fascitis plantar?
Me deja entrenar. Ya llevo tres años con ella. Llega un momento en el que el cuerpo ya no se regenera igual que cuando tenías 20. Tengo que asumir mentalmente que la fascitis forma parte de mí. Estoy siendo muy rigurosa con el tratamiento de fisioterapia para intentar aguantar los entrenamientos. Trataré de ser muy cuidadosa con ella y llegar a los Juegos como ahora, que me molesta, pero no llega a ser insoportable, ha habido momentos en los que así ha sido. Espero que no me juegue una mala pasada porque si ya psicológicamente enfrentarte a unos Juegos, con la responsabilidad que eso implica, hace que la cabeza no esté donde tiene que estar, entonces sería peor. Este año hay que intentar ser fuerte y sobreponerse, que es eso sí que soy número uno.

Para llegar al cien por cien tendrás que entrenar a tope. ¿Cuántas horas le dedicas y qué potencias en tus entrenamientos?
Dependen de la época del año, Ahora estamos en época competitiva. En mi caso, lo que mejor me va son las series rápidas, trabajo mucho las series lápticas…he bajado la intensidad de pesas. Ahora ya es todo muy específico para llegar al cien por cien. Tengo que trabajar bastante la velocidad y la resistencia de mi prueba. Suelo entrenar entre 2 horas y media y tres al día. En invierno a veces hago doble sesión.

¿Cómo crees que llega el atletismo español a esta cita? Odriozola dijo que vamos a conseguir más medallas que en Atenas.
Llevamos una buena selección. Lo bueno es que tenemos un equipo competitivo en hombres y mujeres y no como en años atrás, que brillaban sólo los hombres y qiuitando Marta, las mujeres tampoco conseguíamos grandes resultados. El abanico se ha ampliado. No es como antes que parece que las medallas estaban reservadas para marcha y medio fondo-fondo. Ahora también tenemos atletas magníficos en lanzamientos, en salto. Son unos Juegos Olímpicos, el nivel es altísimo, algunas veces aunque llegues al cien por cien, la rivalidad es tan alta que aunque hagas marca personal, si hay atletas de otros países que son mejores que tú pues…yo confío en que hagamos un buen papel. Si no es conseguir medallas que eso está claro que son pocos los privilegiados que van a poder optar a ellas, sí estar en una final. Ser finalista en unos JJ.OO. tiene un mérito impresionante aunque desgraciadamente a ojos del público sólo venden las medallas. Para nosotros es una lacra que arrastramos. Puedes quedar cuarta por una centésima y del bronce al cuarto puesto la repercusión que tiene es injusta. De ser un Dios a no ser nadie. Hay que luchar por las medallas porque en todos los deportes, en general, la gente no lo valora y el sacrificio y el esfuerzo que has hecho es el mismo. Hay veces que una centésima, un gol…es poco cuantativamente pero mucho cualitativamente la diferencia es enorme.

Van a ser tus terceros Juegos. ¿La forma de afrontarlos es la misma? ¿Tienes los mismos nervios?
La medalla del año pasado me ha dado confianza en mí misma y que sepa que si llego con salud podré estar peleando por las medallas y si no entre las mejores. También vas con más experiencia. En Sydney eran mis primeros Juegos, para mí simplemente ir allí ya era un regalo, es el sueño de cualquier deportista. Ganar en mis eliminatorias y bajar de dos minutos, que quitando Maite Zúñiga, nadie lo había conseguido en España fue ya un sueño. Al día siguiente, en las semifinales, había hecho tal esfuerzo que ya estaba que no me tenía en pie. A pesar de que me quedé en la segunda ronda, fue un resultado muy positivo.

En Atenas iba con mucha ilusión. Llegaba de haber conseguido una medalla de plata en el Europeo de 2002, una de bronce en el Mundial de pista cubierta de 2003 y pensaba que podía hacer un buen papel. Pero un mes y medio antes me subí a Navacerrada y me cogí un virus en el oído que me desembocó en unos vértigos, estuve ingresada y todo mi gozo en un pozo. Fui muy justa de entrenamientos y me conformé con estar en semifinales. Si ya es difícil al cien por cien, si llegas al ochenta por ciento es imposible.

Este año son mis terceros y casi con toda probabilidad los últimos. Vas con ilusión y con ganas de hacerlo bien pero llega un momento en el que te agota un poco porque todo el mundo está “y los Juegos, y los Juegos…”. Puedes haber hecho una temporada magnífica y si después en los Juegos no te sale bien o a lo mejor compitiendo perfectamente puede haber rivales que te ganen y la gente no lo valore. Es injusto porque estamos sometidos a una gran presión y eso a veces hace que el día que tienes que demostrarlo los nervios y la tensión te jueguen una mala pasada.

Has comentado que probablemente sean tus últimos Juegos. ¿No te ves llegando a los de Londres?
Tengo ya 31 años, en un par de meses hago 32. Mi idea es aguantar hasta Barcelona 2010, al Campeonato de Europa que por celebrarse en España me hace especial ilusión. A partir de entonces habrá un gran bache en el atletismo español porque aunque hay gente joven que está desarrollando un buen papel, la media de los que optamos a medalla somos de 25 o 16 para arriba pero aunque unos cuantos sí que van a terminar en 2012, pero una amplia mayoría nos hemos puesto como fecha tope el 2010. Ya tendría 34 años, llevo desde los 11, y nunca puedes decir de esta agua no beberé, est´ña claro que va a ser el cuerpo el que me dictamine hasta aquí hemos llegado.

Empiezas a pensar en la maternidad ya con 34 años, porque si esto lo dejas con 36, yo creo que en esta vida hay muchas otras cosas. Igual que un atleta hombre puede permitirse el lujo de ser padre dentro de su carrera deportiva, para nosotras es un año y medio de parón y tampoco aspiro a ser una madre abuela. Con lo que he conseguido, para mí es suficiente. Tengo cuatro medallas internacionales, un buen palmarés, y aunque voy a luchar en Pekín por conseguir una quinta, también tienes ganas de hacer una vida normal porque los deportistas vivimos en una burbuja y llegará un momento en el que tendremos que enfrentarnos a la vida pura y dura.

Y en ese momento además de la maternidad, ¿tienes algún otro proyecto?
Cuando llegue ese momento, tengo claro que si me dedico a entrenar sería a niños, el mundo del alto rendimiento no me llama la atención quizá por haberlo vivido desde dentro. También soy maestra, terminé Magisterio de Educación Física. Si no es como entrenadora, como maestra, que también me gusta mucho.

¿En Valladolid?
Sí, sí, mi marido trabaja allí, allí están mi familia y mis amigos, allí espero terminar. Si todo va bien es una ciudad en la que me gustaría terminar. Es una ciudad que me gusta mucho, a pesar de que en los inviernos haga mucho frío. A ver si alguna institución de mi ciudad puede echarnos una mano y poder colaborar con ellos en la mejora del deporte contando con nuestra experiencia. Me gustaría terminar en mi ciudad con algo relacionado con el deporte.

Leer más sobre:   Atletismo de éliteAtletismo nacionalPekín 2008

Queremos saber tu opinión

Debes estar registrado para poder comentar en Foroatletismo.com

¿No eres aún foroatleta? Regístrate