okIMG_9820

Lo ha vuelto a hacer: la ‘M’ de Mo Farah ha vuelto a dar la vuelta de honor en un gran campeonato, en esta ocasión en los 10.000 metros de un campeonato del mundo. Sobre el tartán de Pekín, ni keniatas y estadounidenses han podido hacer mella en el imperturbable sprint de este británico que, como siempre, ha aguantado carros y carretas para ser campeón mundial en la última recta. Nadie puede con Mo el Faraón, y mucho menos si le dejas recrearse durante nueve kilómetros y le haces correr uno.

El tiempo del ganador refleja a la perfección lo que ha sido un nuevo festín para las piernas del doble campeón mundial, europeo y olímpico: 27 minutos un segundo y 13 centésimas que se han afanado en construir los keniatas Kamworor (2º) y Tanui (3º). Por momentos parecía que el sprint final de Kamworor terminaría por sobrepasar a Farah en la última vuelta, sobre todo cuando el británico se ha tropezado adelantando a un doblado. Nada. Mientras los tambores chinos redoblaban por el Nido del Pájaro, Mo Farah ha entrado a todos y cada uno de los tirones de los africanos y ha salido victorioso.

Con esta victoria, Farah empieza a fraguar lo que podría ser un doblete histórico si consigue ganar también el 5.000 en estos mundiales. Ya lo hizo en Moscú, también en Londres y en Zurich, y refrendarlo aquí sería un acto único en la historia del atletismo en esas condiciones. Tendrá rivales duros, entre ellos el etíope Imane Merga, que ha optado por retirarse.

1 Comentario

  1. tengo dudas con los doblados no deberían apartarse cuando les doblan en algún momento han deslucido la carrera y han puesto en peligro a los primeros que hubiera pasado si tiran a uno y pierde una medalla,yo no entiendo su actitud

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.