podio 1500m femeninos

Fueron 15 minutos gloriosos. Los que fueron desde las 16:45 y las 17:00 en Qatar (dos horas menos en España y tres menos en Canarias). A menos cuarto corría la final del 1500m Natalia Rodríguez. Nuestra campeona de España y subcampeona de Europa se enfrentaba a su bestia negra: la etíope Gelete Burka. Curiosamente, en la línea de salida, la española salía a la izquierda de Burka (y a la derecha de la etíope Gezahegne). Se temía que la pudieran hacer un sándwich, pero con el disparo Natalia no se arrugó y un leve golpecito dejó a Burka donde debía dejarla: detrás. Era toda una declaración de intenciones.

Dicho esto, hay que decir que la tarraconense no fue la súper Natalia de Berlín. Si algo le caracteriza a la española es su facilidad para desplazarse por la pista, y durante la carrera no se la notaba cómoda dentro de las diez atletas (la keniana Jelagat fue repescada por la caída que tuvo en semifinales). Llegó a ir octava, pero una fantástica maniobra al paso por el 800m le permitió colocarse entre las cinco primeras. Pero el cambio espectacular llegó a falta de 250m cuando adelantó magistralmente a las dos etíopes. Al paso por el toque de campana Natalia iba primera, pero en la contrarrecta se vio que no iba fácil. Burka y Gezahegne la pasaron irremediablamente y, ¡ohh, Houston!, Natalia empieza a mirar atrás. ¿Corría peligro la medalla de bronce? No exactamente. Corría peligro la medalla de plata para Burka. Y como aquellas mujeres que llevan esa prenda, el burka, y que produce agobio verlas, Natalia se quitó su agobio, se quitó “su espinita”. Había pasado a Burka,  y sin rozarla. La plata era para ella. Había sido un cuarto de revancha. Otro ‘cuarto’ fue vencer a la rusa Alminova, la atleta que le ganó en Turín. La otra ‘media revancha’ vendrá en Daegu’2011. Y Gezahegne, oro en Qatar, será otra espina que quitar.

Sergio fue humano ante Lagat

Subcampeón del mundo de 3000m en pista cubierta. Ahí es nada. Si a Alberto García le ganó en Birmingham’03 el etíope Haile Gebrsellasie, en Qatar el ‘verdugo’ de Sergio Sánchez ha sido el bicampeón mundial de 1500 y 5000 (ahí es nada) en Osaka’07. Si Sergio era segundo, un inteligente Jesús España obtenía una meritoria sexta plaza. No mejoró la cuarta de Birmingham de hace 7 años, pero siempre está ahí.

El que no sabemos si estará siempre ahí, pero ahora sí lo está, es un leonés cuyos mejores resultados a nivel internacional eran un 8º del mundo en 3000m en Valencia’08, un 4º de Europa en 3000m en Turín’09 y un 4º de Europa de Cross en Dublín’09. Buenos resultados, pero minucias si se comparan con el obtenido en Qatar. Las ponencias de su entrenador, Raúl Lazo, van a ser de las más solicitadas en la ENE (Escuela Nacional de Entrenadores). Ha convertido a un muy buen atleta, a pesar de ser segundo en Doha, en todo un campeón.

En la final, el leonés se planteó la carrera como un 2000m. El primer kilómetro lo pasó en los puestos de cola, pero a partir de ahí se colocó entre los cinco primeros rodeado de Tariku, Choge, Lagat, etc. Como si de vasos comunicantes se tratara, mientras Sergio remontaba, Jesús iba perdiendo plazas hasta permanecer duodécimo, último. No habría problema, el atleta entrenado por Dionisio Alonso es pura inteligencia compitiendo y sabe optimizar como nadie sus recursos. Fue sexto a pocas centésimas de su marca personal.

Pero por delante un ataque furibundo de Tariku se llevaba consigo a Lagat. Sergio hacía la goma. Se ponía tercero y ni le cogían ni cogía. Hasta que a falta de 250m Tariku dio sensación de cansancio. Momento que aprovechó Lagat para mirar por el retrovisor, ver acercarse a Sergio y atacar justo antes del toque de campana. Es especialista en ello. Ya hizo la misma maniobra en la milla de Nueva York en el Madison Square Garden, esa vez frente al campeón olímpico Asbel Kiprop. Sergio se acercaba a Tariku, pero por detrás venía el keniano Mutahi. Con una última curva sensacional y tirando de todo lo que era capaz, el español celebraba su subcampeonato del mundo. Por detrás, el rey Tariku, campeón mundial en Valencia’08, se quedaba sin medalla en favor de Mutahi. Sergio fue más humano que en cualquiera de sus exhibiciones y quedó plata. Muy buena señal.

Marco, sexto en su final

Luis Alberto Marco ha realizado un campeonato sensacional. Pasando rondas hasta llegar a la final, su puesto en ella era una incógnita. En la previa comentábamos que no le veíamos sexto. Nos dejó mal porque ese fue su resultado. Último en una prueba en la que el checo Holusa parecía más pendiente de que el sevillano no le pasara que de la cabeza de carrera. A pesar de ello, extraordinaria la actuación durante todo el campeonato del discípulo de Francisco Gil. Kaki revalidó título corriendo como a él le gusta: en cabeza desde el principio.

Vivancos eliminado en la salida. Murillo da una exhibición en ella

Una lástima la eliminación en el 60 vallas del ibicenco Felipe Vivancos en los tacos. Su movimiento en menos de 100 milésimas (60 fue su capacidad de reacción), le delató. Achacó su salida nula al ligero movimiento que realizaba el alemán Alexander John en los tacos. Debía estar muy concentrado porque tenía opciones de dar una auténtica sorpresa (y alegría) metiéndose en una de las finales más bonitas y con más nivel del campeonato. No pudo disputar la semifinal y tuvo que ver su carrera y la final desde fuera. En ella ganó el oro el cubano Dayron Robles en un precioso duelo frente a Terrence Trammel. Tal y como nos pronosticó el caribeño antes de partir hacia Qatar, había que bajar de 7.40 segundos. Robles, con 7.34s, batía el récord de los campeonatos. Trammel hacía 7.36, realizando récord de Estados Unidos.

En la misma prueba, pero en lisos, Digna Luz Murillo fue cuarta de su serie con 7.33 segundos. Todos los problemas que había arrastrado durante el invierno en la capacidad de reacción, los solventó en el mejor sitio: en el Mundial. La final la ganó la jamaicana Veronica Campbell con 7.00 por delante de la atleta de Islas Vírgenes Laverne Jones-Ferrette y la estadounidense Carmelita Jeter.

Seguiremos analizando todo lo acontecido en este Mundial, pero destacable es el récord del mundo en triple salto del francés Teddy Thamgo. Hasta 17,90m se fue en su último intento. Fue el colofón a un muy buen campeonato.

 

Foto obtenida de as.com

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.