paquillo_fernandez_paris

Era el día que muchos estaban esperando desde que el 24 de noviembre saliera a la luz la llamada Operación Grial. El marchador Francisco Fernández ‘Paquillo’ ha dado la cara ante los medios de comunicación, y por tanto, ante los aficionados al deporte en general y al atletismo en particular. El lugar elegido ha sido la sala de prensa de la diputación de Granada. Le acompañaban en su comparecencia el presidente de la institución provincial, Antonio Martínez Caler, y el diputado provincial de Deportes, Iván López Ariza. No le ha faltado, por tanto, apoyo institucional a Fernández.
Tiene su gracia el nombre de la Operación. Según la Real Academia Española, grial es “el vaso o plato místico, que en los libros de caballería se supone haber servido para la institución del sacramento eucarístico”. ¿Y qué es, pues, la eucaristía? “En la Iglesia católica, sacramento instituido por Jesucristo, mediante el cual, por las palabras que el sacerdote pronuncia, se transustancian (convertir una sustancia en otra) el pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo”. Algo así debió pensar el atleta de Guadix tras las decepciones de los Juegos de Pekín y los Mundiales de Berlín. De ser un marchador infalible desde los Europeos de Munich’02 hasta los Mundiales de Osaka’07 donde siempre ocupaba plaza de pódium, pasó a ser ‘humano’ con su séptima plaza en los Juegos y su retirada en los Mundiales. Quizás su sangre, pensó, ya no era suficiente para marchar y había que cambiarla. Pero de lo que no se daba cuenta es de que él tenía un nombre que posteriormente lo que ha conseguido es manchar. ¿Qué ha sucedido en estos últimos meses para llegar hasta aquí?

Cronología

Ya ocurría algo raro en el Nacional de Barcelona tan sólo unas semanas antes de los Mundiales de Berlín. Paquillo era descalificado por tres avisos. Paradigma de la buena marcha atlética, además de la descalificación, sorprendía el modo en el que se marchaba (nunca mejor dicho) de la pista. Parecía como que no fuera con él. Y en Berlín sucedió también lo inesperado. Pasado el ecuador se retiraba, algo también raro en él. En esa época Francisco ya barruntaba su paso a la prueba de 50 kilómetros en los siguientes campeonatos. ¿Ocurría algo más antes de destaparse esta Operación Grial? Sí, pasados los Mundiales, rompía con su entrenador hasta ese momento, el posiblemente mejor marchador de todos los tiempos, Robert Korceniowski. El polaco y el español de mutuo acuerdo y de forma amistosa decidían seguir cada uno con su camino.

El futuro de Paquillo

¿Y cuál será ahora el camino que tomará el atleta andaluz? Según ha declarado hoy, tiene en mente ir a los Juegos de Londres de 2012. Algo que estará por ver. No está nada claro que con la suspensión que le acarree la tenencia de productos dopantes como ha afirmado, pueda competir en Londres. De todas maneras, para eso, aún quedan más de dos años. Lo importante es lo que sucede hoy. Un golpe a nuestro atletismo que recuerda a lo vivido siete años antes con la referencia existente en ese momento: el madrileño Alberto García.

Cae, por tanto, un símbolo. Un personaje que con sus victorias y su carisma estaban ayudando a que la marcha atlética fuera cada vez más practicada en su pueblo, en Guadix. Ojalá que aquellos que soñaron algún día con emular a Paquillo no lo hagan hasta sus últimas consecuencias. Porque como diría el también marchador Jesús Ángel García Bragado, “los atajos acaban dando malos resultados”. Hoy el deporte español pierde una opción de medalla, pero gana algo más difícil e importante: limpieza. Pero aún queda mucho para que se convierta, siguiendo con los ritos católicos, en una patena.

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.