Madrid-2020, ¿por qué no nos dimos cuenta?

Publicado por 09/09/13 - 22:50

Madrid 2020

Ya sé que a toro pasado todos somos Manolete. Que ahora es muy fácil escribir desde el pesimismo. Pero Madrid, probablemente, no acoja los JJOO hasta dentro de muchas décadas, si es que para entonces quedan ganas de presentarse. Y ojalá me equivoque. El sábado me quedé tan frío que el otoño se ha apoderado de mi casa, de mi armario y de mi espíritu. Odio ver cómo pierde España, incluso a las canicas. No sé si la generación del 98, la de Baroja, Machado y Unamuno, sintió un pesar semejante cuando nuestro país tomó conciencia de su inanidad moral y política a finales del siglo XIX; pero si lo de Buenos Aires sirve para rectificar, pues bueno.

El problema es que no hay una explicación única para el revolcón, porque revolcón ha sido caer en el preámbulo, cuando no habíamos empezado ni a preparar la fiesta, rememorando aquellos Mundiales de Fútbol donde España no pasaba de cuartos. Digo más. Si alguien presume de conocer la causa última por la que Madrid lleva tres derrotas consecutivas (cuatro si contamos el extraño intento de los años 60), miente. Las decisiones del COI -un organismo de maquinaria suiza- son tan complejas, tan inextricables como las de una Federación Deportiva donde los electores nunca dicen la verdad cuando se les pide el voto; los que alguna vez se hayan presentado a estas cosas me entienden y conocen esa sensación de que o eres del grupo que maneja el cotarro, o estás fuera. Y España ahora no maneja ningún cotarro, lo cual, por supuesto, no es óbice para que dentro de unos años recupere influencia, que por cierto no es labor de un día.

Pero, aun recuperándola, España tendrá que salvar otros escollos. Deberá lidiar con la justicia poética del COI, por ejemplo. Pese a las acusaciones de corrupción de algunos de sus miembros -¿qué institución no ha tenido manzanas podridas en su seno?- lo cierto es que el Comité Olímpico tiene una peculiar conciencia para premiar y castigar. Para que te elijan son más importantes las circunstancias que las cualidades de tu candidatura. Por supuesto, si ambas coinciden, miel sobre hojuelas.

A Barcelona, designada en 1986 para los Juegos de 1992, se la escogió porque estaba Juan Antonio Samaranch pero también como reconocimiento al proceso de transición política en España, que homologaba nuestro país a otras democracias occidentales. Añádase que el evento coincidía con el 500 aniversario del descubrimiento de América. El año 1992, por tanto, era una fecha llena de sentido olímpico. Y Barcelona cumplió con creces ofreciendo una impecable organización.

España, sin embargo, no es un país con mayúsculas en el concierto internacional. Me duele como español, pero sería imbécil si no me diera cuenta de que las únicas naciones que han organizado más de una edición de los Juegos de Verano son grandísimas potencias mundiales o tienen una ilustre genealogía en un organismo de raíces profundas cual es el COI: Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania,  Japón, Australia, Francia (cuna del impulsor del movimiento olímpico, Pierre de Cubertein) y Grecia (origen de los mismísimos Juegos). Con suerte, a España no le tocará repetir hasta que la India, el continente africano y el mundo árabe no hayan tenido la oportunidad de acoger al menos una edición.

Pero hablaba antes de justicia poética, y un país con democracia de calidad baja (Turquía) o un país en crisis que desde el exterior se percibe como víctima de sus propios errores (España) no podían competir con Japón, imperio milenario sacudido por una desgracia natural en forma de terremoto. Por decirlo de otra manera: la radiación de Fukushima es una fatalidad del destino para el organismo que preside Jacques Rogge; pero haber vivido por encima de tus posibilidades y a continuación montar una fiesta olímpica es culpa tuya, machote.

Precisamente la cuestión económica nos retrata como ingenuos: en España nos relamíamos imaginando qué podían hacer los Juegos Olímpicos por la crisis, cuando en el COI se preguntan justamente lo contrario: qué puede hacer la ciudad de turno por su sacrosanta institución, por sus patrocinadores, por sus negocios.  

Luego está el criterio geográfico. Dudo que ya nunca veamos dos ediciones consecutivas en el mismo continente. Al menos, mientras la raza humana habite este planeta. Los Juegos de 2024 huelen a Europa, pero cuidado porque se presenta París para conmemorar el centenario de sus Juegos de 1924 (los de Carros de Fuego) y los centenarios excitan mucho a los comités. O no, si hay una candidatura africana con dinero fresco y convincente…

He dejado para el final el asunto del dopaje. En mi opinión es una excusa para el COI, aunque no la verdadera causa de la derrota de Madrid. Dopaje hay en todas partes. Eso sí; que votación tras votación, desde hace diez años, se afee a España su permisividad con el doping nos avergüenza a todos. Algo hacemos mal o hacemos menos bien que nuestros vecinos. No ayuda que existan tensiones no resueltas como las bolsas de sangre sin analizar de la Operación Puerto, sanciones que se imponen fuera de nuestras fronteras porque no somos capaces de imponerlas dentro, y controles por sorpresa que en España se realizan, a veces, con discreto preaviso. Con estos mimbres es inútil presumir de que somos el sexto país del mundo con más análisis, ya que está archidemostrado que se pueden burlar los controles. De ahí que para luchar contra los tramposos, importe más el rigor y la calidad, que la cantidad y la benevolencia patriótica.

Encima, en la Ley Antidopaje leemos que se podrán pedir pruebas a los jueces (verbigracia, unas bolsas de sangre incautadas por la policía), pero ningún magistrado tendrá la obligación de darlas; y que los controles no podrán practicarse en ciertos horarios excepto en casos jurídicamente argumentados (y por tanto susceptibles de rebatir por un buen picapleitos). O sea, papel mojado.

Por eso me tiro de los pelos y no me explico porqué teníamos tanta ilusión, yo el primero, con la candidatura de Madrid. Porque España avanza muy despacio en la lucha contra el dopaje. Porque no hemos salido aún de la crisis, aunque estemos en ello. Porque España necesita mejorar su imagen de país de latinos manirrotos que no pueden pagar sus facturas. Porque tengo la sospecha de que en el fondo, al COI no le gustaba esta vez ninguna candidatura, ni la nuestra, ni Estambul, ni Tokio, y ha elegido la más segura en lo económico y la más correcta en lo político. Pero sobre todo estoy cabreado porque no sé cómo no nos dimos cuenta de que no era nuestro momento; de que había más motivos en contra que a favor de Madrid, y que esto de los Juegos Olímpicos de 2020 era un jodido, jodidísimo amor imposible.

Leer más sobre:   OpiniónAtletismo nacional

4 comentarios

  1. bermi
    (10-Sep-2013 | 09:16)

    El otro día cuando Tokio fue elegida salté de alegria.
    Me parece muy mal que con los recortes que hay en educación y sanidad (porque no hay dinero) ahora de repente haya dinero para unas olimpiadas.
    Que se jodan los politicos que se estaban frotando las manos por el dinerito que se iban a llevar por la adjudicacion de las obras y mas chanchullos.
    Y por otro lado la metedura de pata de la gente que fue a representarnos.
    Es mas importante el futbol, Fernando Alonso, Nadal, Pau Gasol que los verdaderos problemas que tenemos en el pais como el paro y la corrupcion.
    Somos un pais de quijotes y de pandereta y tenemos lo que nos merecemos.

  2. freeplayer
    (11-Sep-2013 | 13:38)

    Vamos, que a poca gente le quedan dudas de porqué no se ha conseguido las olimpiadas.
    Que si, que a todos los que practicamos deportes nos hubiera gustado… pero el país no está para fiestas (o derroches), que hay mucho enfermo desatendido y mucha familia pasando hambre.
    Además, que verguenza de comité, ha sido trending topic en twitter el cachondeo entrorno a “no listen de ask” “wich is de question” “a relaxing cup of café con leche in plaza mayor…”
    Verguenza agena debería darnos y soluciones deberíamos poner a estos pasajes tan vergonzosos.
    Desde luego, un análisis (el del artículo) demasiado romántico para mi gusto.
    saludos

  3. jebrejelasy
    (11-Sep-2013 | 21:33)

    Hola Juan Manuel,para mi un gran analisis el tuyo aunque haya muchas mas cosas a resaltar como por ejemplo la nefasta IMAGEN a nivel mundial de TODOS nuestros politicos,la nefasta PREPARACION de TODOS nuestros politicos que ganan pastizales y no escuchan ni hablan ingles a un nivel ni tan siquiera medio cuando en cada vez mas trebajos te obligan como minimo el ingles ganando 800-900 euros.Ya casi ni nos vale la buena intencion del principe Felipe debido a la situacion tan delicada que vive la familia real,que esa es otra.Un saludo..

  4. Mario85
    (12-Sep-2013 | 13:52)

    A España se lo darían si no fuese Europa, el resto de naciones de UE saben que si se celebran unos juegos en España, los próximos lo mas seguro es que sean fuera.
    Creo que es el principal motivo, ademas el COI es un organismo no elegido por votación y que se mueven por intereses.
    A china se le permitió todo lo que quiso en Pekín, Río tiene graves problemas de delincuencia y seguridad ¿A cuántos les habrán untado?…

    Tema a parte es la incultura que hay en España sobre el deporte. Japón presentó a una atleta paraolímpica. España a sus estrellas, no quiere decir que este mal, pero el espíritu de las olimpiadas es el espíritu de superación (nosotros seguiremos con nuestro fútbol y con la estrella del momento de según el deporte, otros paises apoyan de verdad a sus atletas y fomentan el deporte base, les dan los medios para poder seguir con su carrera deportiva).

    Por último decir que mas vergüenza no me puede dar que nos representen los que hay (si no sabes inglés, no lo hables. Tomarse un café con leche con las olimpiadas tiene menos relación que el tocino con la velocidad…).
    Parece que nos importa mucho la imagen del exterior, a mi la que me preocupa es la de nuestras generaciones que vengan ¿Qué clase de país les estamos dejando?

    Viva los enchufados, la corrupción, bailemos sevillanas y olé!!

Queremos saber tu opinión

Debes estar registrado para poder comentar en Foroatletismo.com

¿No eres aún foroatleta? Regístrate