jackson-quinonez

“En una prueba de 13 segundos, todo puede suceder. Fui séptimo en Osaka y deseo mejorar en Pekín con un sexto, un quinto, o ¿por qué no con una una medalla?”. Son las palabras que salen de la boca del vallista español de origen ecuatoriano Jackson Quiñonez, que reconoce que el “objetivo principal” de 2008 son los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, sin olvidarse, por supuesto de la cita mundialista en pista cubierta de Valencia.

“Como año olímpico, el principal objetivo es estar en Pekín, pero es verdad que no puedo estar únicamente pensando todo el año en esto porque sería muy estresante para mí”, declaró Quiñónez en una entrevista a IAAF y añadía: “Sólo pensaré en Pekín cuando pase Valencia, aunque los 60 metros no son ideales para mí por culpa de mi salida”. Y es que él mismo reconoce que es su mayor defecto. “Tengo uno de los peores tiempos de reacción y unos malos primeros pasos de entre todos los especialistas del mundo, así que mi primera mitad de carrera es actualmente demasiado pobre como para estar entre los tres mejores de un evento mundial”, admite.

De todas maneras, el atleta español es consciente de que muchos atletas estarán pensando en la cita olímpica durante los Mundiales en Pista cubierta, por lo que va a aprovechar al máximo las circunstancias para intentar conseguir un buen puesto. “Si gano décimas en la salida puedo tener opciones de llegar a los 60 metros con opciones de ganar medalla y por eso estoy trabajando duro en este aspecto”.

Por último, él mismo apunta al chino Liu Xiang, actual campeón del mundo y olímpico y plusmarquista mundial de la distancia, como “el gran favorito” y al cubano Dayron Robles como su principal rival para Pekín. Habrá que esperar aún 8 meses para ver el resultado.

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.