Récord mundial de decathlon en el último metro

Publicado por 29/08/15 - 16:50

ashtonrec

Los récords en las pruebas combinadas tienen una complicación especial. No porque sea una prueba más sufrida que la jabalina o que un 3.000 obstáculos, sino porque te tiene que salir todo a la perfección… diez veces. Si uno pretende hacer una marca decente puede permitirse un pinchazo en el peso, en las vallas o incluso en el 1.500, pero si tu objetivo es batir el récord mundial más te vale tener tu día en todas las pruebas. Es algo que Ashton Eaton ha comprobado por la vía dura en Pekín: ha batido su propio récord mundial de decathlon con 9.045 puntos, batiendo desde luego el récord de los campeonatos y dejando algunas marcas de auténtico escándalo, tanto si hablamos de decathlon como si no. Pero lo ha tenido y lo ha dejado de tener varias veces a lo largo de la competición. Un récord de combinadas al más puro estilo ‘combinero’.

Eaton empezó como más le gusta: con una marca de infarto en los cien metros lisos. El estadounidense paraba el crono en 10.23 segundos, lo más rápido que ha corrido nunca un decathleta en un mundial. Y con un poco de viento en contra y 1040 puntos para la bolsa. Inmejorable prestación del estadounidense… o eso parece siempre que hablamos de Eaton. En su anterior récord del mundo, el de 9039 puntos, había hecho 10.21 segundos.

eaton

Siguió el estadounidense ‘pinchando’ en la longitud con respecto a su mejor combinada, si es que puede llamarse ‘pinchar’ a hacer 7.88 metros por los 8.23 que saltó en su récord. Remontó ligeramente en el lanzamiento de peso con 14.52 por los 14.20 de su plusmarca, aunque ya saben los combineros de pro que lo del peso está bastante infravalorado.

eatonhj

La jornada seguía con el salto de altura, donde hizo 2 metros y un centímetro, algo por debajo de su mejor prestación de 2,05 y viendo cómo iba perdiendo puntos con respecto a su plusmarca mundial. El sueño de batirla en unos mundiales se iba esfumando. Al menos hasta que corrió los 400 metros lisos en 45 segundos clavados, arañando más de segundo y medio. Nuevamente, lo más rápido que un decathleta ha corrido nunca en un mundial. Una marca que, por primera vez en todo el campeonato, silenció al Nido del Pájaro. Ashton Eaton se iba a la cama con 4.703 puntos en la mochila: veinticinco menos que en su récord. El asunto no pintaba bien.

Para entender los apuros que estaba pasando Eaton, hay que entender que forma parte de un grupo determinado de atletas de pruebas combinadas: los rápidos. No hace falta presentar sus credenciales en velocidad para demostrar que donde saca más puntos es en los 100, los 400, las vallas, la longitud, y que en las que ‘pincha’ (hablando en términos estratosféricos) es en los lanzamientos (algunos) y casualmente en saltos verticales. Y la segunda jornada se le antojaba complicada: con lanzamiento de disco, jabalina y salto con pértiga. No se podía permitir perder ni un punto. Y le fue por un pelo.

Empezó bien las vallas, con una marca de 13.69 segundos, más rápido que en su récord. Y siguió mejorando en el disco con 43.34 metros. Con 5.20 en la pértiga volvió a bajar ligeramente, pero siempre se movía diez puntos arriba diez puntos abajo de su propio récord. Sus pruebas ‘flojas’, paradójicamente, le acercaban al éxito y sus pruebas más fuertes le alejaban.

eatonJAB

Después de un buen lanzamiento de jabalina en el que consiguió una marca de 63.63 metros (aunque hizo un nulo bastante más largo) se plantó en el temido 1.500 con la necesidad de recuperar . Necesitaba una marca de 4:18.25 para batir el récord. Casi su marca personal, pero en un gran campeonato.

Suele decirse que las combinadas ni se ganan ni se pierden en el 1.500, que los deberes hay que traerlos hechos de casa. Es decir, que aunque es la última prueba y siempre da la impresión de ser donde un recordman mundial se lo juega todo, no es cierto: tanto da saltar diez centímetros más o menos en pértiga como perder los segundos equivalentes en el 400. Pero en este caso el 1.500 del decathlon ha sido una montaña rusa de emociones, para el aficionado y para el propio Ashton Eaton: cruzando el kilómetro en casi tres minutos (lo que proyecta una marca de cuatro minutos y medio), Eaton tenía el récord muy fuera de su alcance. El murmullo de la grada no era favorable. Pero de repente el argelino de sonoro apellido Bourrada se puso a tirar, y el velocista Eaton le siguió, y el resultado no podía ser mejor: una marca de 4:17.52 segundos. Por poquito (por seis puntos, exactamente) Eaton tenía un nuevo récord mundial de decathlon con 9.045 puntos.

Por tanto, por una vez el 1.500 ha sido la parte más determinante del mejor decathlon de la historia.

Un dato: era su primer decathlon del año. Dedicó todo el año pasado a competir en 400 metros vallas para oxigenarse el espíritu competitivo. Nuestro Pau Tonnesen, que acabó el 1.500 arrastrándose por la pista víctima de una lesión para deleite de la parroquia pekinesa, le ganó en dos pruebas: la altura y el lanzamiento de disco. Algo para recordar, teniendo en cuenta que hablamos del atleta más completo de la historia.

ashton

 

Leer más sobre:   Atletismo de éliteAtletismo internacional

Queremos saber tu opinión

Debes estar registrado para poder comentar en Foroatletismo.com

¿No eres aún foroatleta? Regístrate