Incluso desde la cárcel, el velocista norteamericano Tim Montgomery, sigue dando que hablar. En una entrevista con la cadena de televisión HBO, emitida esta misma tarde en Estados Unidos, ha desvelado que ya en los Juegos Olímpicos de Sidney logró una medalla de oro dopado, concretamente la del relevo americano de los 4×100.

Sus palabras no han dejado lugar a la duda: “En el año 2000 ya utilizaba testosterona, así como hormonas de crecimiento cuatro veces al mes”. Y es que Tim está suspendido de todas las competiciones desde el 2005 por sus casos de dopaje, uso de esteroides y encarcelado, con una condena de nueve años de prisión, por su ligazón con el escándalo de los laboratorios BALCO, así como por venta de heroína y fraude bancario.

De inmediato, la portavoz del COI, Emmanuelle Moreau, ha anunciado que investigarán el caso de la manera pertinente. Asimismo, explicó que revisarán la petición del Comité Olímpico Estadounidense, quien le pidió a Montgomery que devolviera voluntariamente la medalla conseguida.

Otro escándalo más que añadir a la “brillante” trayectoria de este corredor, al que ya le fue retirado en el 2002 el récord del mundo de los 100 metros.

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.