El mediofondista Arturo Casado firmó ayer su retorno oficial a la competición en el meeting de Ninove, en Bélgica, con un tímido registro de 3:41.99 minutos en los 1.500 metros. En la misma carrera, el madrileño Víctor Corrales fue tercero y en Serrahima la lanzadora Laura Redondo consiguió un gran registro de 69.15 metros en martillo.

El atletismo español está de enhorabuena: Arturo Casado, uno de nuestros mejores corredores de los últimos años, ha vuelto a las pistas, alejado de su mejor nivel pero por fin recuperado de sus infinitas lesiones. El campeón de Europa de 2010 ha retorno a la competición el pasado sábado en su distancia predilecta, los mil quinientos metros lisos, en el meeting de Ninove con una discreta marca de 3:41.99 minutos, alejado de sus mejores registros pero sumando de cara a lo que resta de temporada de verano. Casado, que ya declaró hace meses que no podría revalidar su título en Helsinki ni pelear por las plazas olímpicas de Londres, tiene ahora un mes por delante para seguir mejorando la forma y plantar cara a los mejores españoles de la temporada en el Campeonato de España Absoluto de Pamplona.

En la misma competición de la localidad belga de Ninove compitió también el madrileño Víctor Corrales, que quedó muy cerca de su marca personal de los 1.500 metros al ser tercero con 3:40.98 minutos. Por su parte, el segoviano Javier Guerra fue vigésimo en los cinco kilómetros con una marca de 14:08.73 minutos. Mientras, en Serrahima durante la primera jornada del Trofeu Nemesi Ponsati, la catalana Laura Redondo conseguía una gran marca de 69.15 metros en lanzamiento de martillo, mejorando su anterior registro en un metro y hostigando de muy cerca el récord nacional de Berta Castells, un récord llamado a ser desbancado de la nómina por una de estas dos lanzadoras en lo que queda de temporada.

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.