El polaco Tomasz Majewski se ha vuelto a proclamar campeón olímpico en lanzamiento de peso cuatro años después de que ya lo hiciera en los Juegos Olímpicos de Pekín. En una bonita lucha con el joven aleman David Storl, el polaco se impuso con un lanzamiento de 21.89m en el último intento, sólo tres centímetros más que Storl, que tuvo que conformarse con la medalla de plata (21.86m).

La final empezó con un David Storl crecido que en su primer lanzamiento lanzó la bola hasta los 21.84 metros. Nadie había lanzado más de 21.70m en la historia de los Juegos Olímpicos a excepción de los que lo hicieron en Seúl 88. Con un lanzamiento que le aseguraba prácticamente la medalla al joven lanzador alemán, Majewski respondió con contundencia en su tercer intento, en el que superó la marca de Storl por un centímetro y con una marca de 21.87m se colocó en primer lugar, puesto que no abandonaría hasta el final de la prueba. En el último lanzamiento, cuando ya nadie podía arrebatarle la medalla de oro, soltó más aún si cabe el brazo y consiguió la marca que se quedará marcada en los libros de historia: 21.89m.

El podio lo completó el estadounidense Reese Hoffa, que con un lanzamiento de 21.23m se daba por satisfecho, ya que había declarado esta mañana que su objetivo era conseguir una medalla sin importar el color de la misma. Fuera del podio se quedaron otros grandes nombres como Christian Cantwell, que a pesar de lanzar este año más de 22 metros no fue capaz de lanzar más allá del 21.19m y el argentino Germán Lauro, que firmó una gran final y con el 20,84m lanzado consiguió el sexto puesto el récord de Argentina.

Foto | Reuters

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.