“¿Crees que se puede realizar el Camino de Santiago a razón de un maratón diario?”

Con esta frase Chema Lahidalga lanza su reto, recorrer el Camino de Santiago en una versión muy particular: 42K durante 20 días, ¡y corriendo!.

Nada más y nada menos que 800 km son los que separan Roncesvalles de Santiago, el camino “clásico” y muy frecuentado que recorren cada año los peregrinos ya sea a pie o en bici, pero desde luego Chema es de los primeros (si no el primero) en practicar la modalidad “peregrino-corredor”.

Chema, al mismo que este año le han operado de una hernia, afirma que será duro pero sin duda también apasionante y, entre otras cosas pretende “demostrarme a mí mismo y a los demás que todavía puedo hacer cosas como esto, que no hay que perder la ilusión ni las ganas de realizar los sueños que cada uno tenemos.”

¿Lo conseguirá?

Este extraordinario corredor popular tiene la intención de dar el pistoletazo de salida a su reto a principio del mes de noviembre y estará online prácticamente durante todo el tiempo, así que puedes seguir sus progresos en el blog oficial: Corriendo a Santiago.

Además, aunque Chema empezará sólo, te invita a correr un tramo o todo un día (o más, ¡si le aguantas el ritmo!) junto a él si estás por la zona. Incluso puedes acompañarle si vas en bici.

¿Lo conseguirá? Desde luego no será por falta de experiencia, pues ha completado otros desafíos en el pasado como completar 17.000 km pedaleando por La Ruta de La Seda o casi 7.000 por España y Portugal para fomentar el uso de la bicicleta. ¡Ánimo Chema!

11 Comentarios

  1. Gracias por los ánimos.
    ¡Pues claro que se puede hacer!. Cada día que salgo a correr veo tanto chicos como chicas que llevan un ritmo como el mío o mejor, no sé qué distancia recorren pero estoy seguro que si intentaran hacer el Camino de Santiago lo conseguirían.
    Saludos.

  2. Pues he decidido hacer, como mínimo, un maratón cada día. Lo que sucede es que una vez hecha esta distancia puede que no encuentre un albergue del peregrino donde alojarme hasta pasados unos kilómetros. Total, que habrá etapas de 50 o más kilómetros.

  3. Chema, la verdad es que pensado en lo mismo que tú, y tal vez me decida a intentarlo. Ya he hecho el camino otras veces, pero andando. Mi pregunta es: ¿Qué haces con la gigantesca mochila, y todo lo que es necesario llevar para quedarte en los albergues?

  4. ¡Hola!, y perdona que no te haya podido contestar antes.
    Te cuento: lo he intentado dos veces. La primera sólo pude correr tres días, hasta llegar a Logroño donde lo tuve que dejar por problemas con los tobillos, al llegar a casa estuve un mes con muletas. En este tramo no tuve mucha dificultad porque me acompañaba un hermano en bicicleta y en una alforja llevaba mis cosas así que yo sólo cargaba con una riñonera con la cámara de fotos, el móvil y poco más. Así todo, en la primera etapa de Roncesvalles a Pamplona llegué antes que mi hermano pues el recorrido en bici es un poco difícil. Lo único que era noviembre, llovía y el Camino estaba embarrado, e imagínate la estampa de un tío corriendo en camiseta de manga corta y pantalón también corto. El Puerto del Perdón lo subí patinando de la cantidad de arcilla que había.
    En mayo continué donde lo había dejado, desde Logroño. Sólo hice dos etapas, hasta Agés, al lado de Atapuerca, a unos 25 km de Burgos. El tercer día, cuando salí a correr, me molestaba la rodilla izquierda y me hacía ir cojeando y como no quería estar otro mes con muletas, decidí terminar lo que me quedaba hasta Burgos andando y volví a casa. En este segundo intento no iba con nadie que me sirviera de apoyo con el equipaje, así que tuve que cargar con una mochila de 8 kilos a la espalda. Cuando salí desde Logroño con la mochila no sabía si iba a poder correr con ella puesta, los primeros metros sentí que no podía apenas despegar los pies del suelo. Imagino que este sobrepeso es lo que hizo que se me sobrecargaran las rodillas hasta que la izquierda protestó.
    En los albergues no tienes problemas, es igual que cuando vas andando, eso sí, no te olvides de llevar la credencial.
    Ahora tengo trabajo hasta diciembre, después retomaré el Camino donde lo dejé, desde Agés. Calculo que me faltan unos 10 días para llegar a Santiago y, si no surgen contratiempos, espero hacer lo que falta del tirón.
    Si quieres ver alguna foto que hice del Camino puedes visitar el blog que iba actualizando por la ruta: http://corriendoasantiago.wordpress.com/ está sin renovar desde que lo dejé.

    Un saludo,

    Chema

  5. Muchas gracias por la respuesta Chema, deduzco de lo que has dicho que, a no ser que se cuente con un coche u otra persona de apoyo, te ves obligado a correr con la mochila, que es algo que no me hace mucha ilusión la verdad. Ya corro habitualmente con una mochila de dos kilos, pero cargar con una tan grande me parece demasiado para mi peso.

  6. Hola! Yo he hecho el Camino caminando muchas veces y la verdad es que me gustaría alguna vez hacerlo corriendo. Pero no acabo de verlo muy claro. Creo que lo del peso es un gran problema porque no es lo mismo correr con dos kilos como mucho (con una camelbak, por ejemplo) que con seis o siete que pesaría como mínimo todo lo necesario.La verdad es que, cuando lo he hecho no he visto mucha gente corriendo, pero estoy seguro que más de uno lo ha hecho. ¿Cómo os lo montáis?

  7. Este año hice los últimos 160 km del Camino corriendo, desde O Cebreiro, y realmente lo de la mochila es un gran inconveniente. Por suerte contacté con una empresa que se dedica a dar asistencia a los peregrinos. Cada mañana dejaba la mochila en el albergue donde había pasado la noche, y al final de la etapa del día encontraba mi mochila en el nuevo albergue. Dicen los “auténticos peregrinos” que hacer el Camino sin la mochila a cuestas es quitarle mérito, pero con la experiencia de haberlo hecho caminando con mochila y corriendo sin ella, fue más duro correrlo. Las últimas etapas se hacían largas por la acumulación de kms, y lo peor la subida al Monte do Gozo y la llegada a Santiago con mucho asfalto para unas articulaciones cargaditas.

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.