Unos Juegos Olímpicos sin Rusia

Publicado por 21/07/16 - 18:50

IMG_6897

El atletismo mundial se enfrenta a una situación completamente inédita: los deportistas rusos no podrán participar en los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro. El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) ha anunciado esta mañana que la selección de 68 atletas que había planteado Rusia no podrá participar en la cita deportiva por excelencia, y muchas pruebas se quedan cojas, además de abrirse un debate sobre si pagan justos por pecadores: los atletas que han dado positivo por doparse ya habían sido apartados, y los que ahora reclamaban su hueco en los Juegos no estaban – que se sepa – incursos en una investigación por hacer trampas.

Es el golpe definitivo del dopaje al atletismo ruso en un año negro para sus intereses: el único marchador que enviaban al mundial de Pekín daba positivo. Las autoridades deportivas empezaban a deshacer el ovillo de dopaje sistemático dentro de Rusia al que se habían aupado varias medallas. Deportistas dorados como la marchadora Olga Kaninskina – campeona europea, mundial y olímpica – eran suspendidos y la puntilla llegaba esta mañana: ningún atleta ruso podrá competir en los Juegos de Río de Janeiro. Paradójicamente, la única rusa que tiene permiso para hacerlo es Yuliya Stepanova, la que precisamente denunció públicamente este sistema de dopaje que habría operado con el visto bueno del ejecutivo.

Entre los atletas que se quedan fuera hay nombres del calibre de Yelena Isinbayeva, plusmarquista mundial del salto con pértiga que este año lideraba todos los ránkines, o la saltadora de altura María Kuchina, clara contendiente a las medallas. Tampoco estarán por ejemplo los saltadores Alexander Menkov (longitud) ni Ivan Ukhov (altura).

obsrus-1024x629

¿Convierte esta decisión los Juegos en una competición más limpia pero más descafeinada? Ni mucho menos. Se notará, desde luego, en la pértiga femenina, sin Isinbayeva y sin su compatriota Sidorova, que este año había saltado 4.85 metros. Se notará también en la marcha, donde Vasilyeva y Pandakova también opositaban a luchar por las medallas. Y nos quedaremos con la duda de saber si atletas como Menkov o Ukhov iban a tener su día de genialidad e iban a sorprender. Ruth Beitia tendrá un poco menos imposible el viaje hasta su ansiada medalla olímpica sin Kuchina. Pero los rusos, salvo honrosas excepciones, no han hecho su mejor año.

La primera criba la hizo el propio dopaje. Tras dar positivo o tras albergar resultados anómalos en sus pasaportes biológicos, no estará por ejemplo en el salto de altura Anna Chicherova, ni la marchadora Kaninskina. Pero los supuestamente limpios no habían hecho su mejor verano: Ivan Ukhov, que tiene una marca personal de 2.41 metros, no había pasado de 2.32 este aire libre.  Menkov, campeón mundial de 2013 en su tierra, ni siquiera había competido este aire libre. Shubenkov, flamante campeón mundial en Pekín con menos de trece segundos, tan sólo tiene en su currículum de este año un enigmático 12.7 manual en las vallas cortas. Antonina Krivoshapka desde luego no es la que era en la vuelta a la pista y ni rastro de las obstaculistas que arrasaban allí donde lo deseaban. El resto, salvo algunas excepciones, nombres de segunda fila con poco recorrido en una final olímpica salvo sorpresa.

¿Nos vamos a perder grandes cosas? Al margen del placer que siempre es ver saltar a Isinbayeva aunque sea en zapatillas de andar por casa, definitivamente no. El europeo de Ámsterdam fue un primer ensayo sin Rusia, y la ausencia no se hizo notar demasiado salvo en altura y pértiga. Sea por la ausencia de gasolina súper, sea por ciclos de entrenamiento, el atletismo ruso ha perdido en los últimos años parte del poderío que tenía en pruebas como la velocidad prolongada y el mediofondo femenino, así como los obstáculos y algunos lanzamientos.

¿Pagan justos por pecadores? Desde luego, es difícil creer que los 68 atletas rusos que han pedido estar en Río de Janeiro vayan hasta las cejas, aunque también fue difícil creer que el único marchador ruso en el mundial de Pekín, Aleksandr Yargunkin, diese positivo antes de coger el avión. Es lo que tiene el dopaje, que es injusto para el aficionado porque vive una mentira, y es injusto para el que no se dopa, porque termina pagando los platos rotos de otro.

Río de Janeiro será un campeonato más limpio, pero será también la máxima expresión de lo que significa el dopaje.

Leer más sobre:   Atletismo de éliteAtletismo internacionalAtletismo nacional

Queremos saber tu opinión

Debes estar registrado para poder comentar en Foroatletismo.com

¿No eres aún foroatleta? Regístrate