Cada uno tenemos nuestro momento de entreno que se acomoda a nuestros horarios, a nuestro estilo de vida. Muchos de nosotros realizamos actividad física en distintas horas a lo largo del día, pero, ¿realmente la diferencia horaria tiene una influencia en el entrenamiento? A continuación, te dejamos algunos motivos que te pueden ayudar a decidir cuál es el momento ideal para entrenar.

Por la mañana

  • Las temperaturas frescas de la mañana impiden la deshidratación y la fatiga, entre las 7 y las 10 encontramos el mejor momento para realizar entrenamientos aeróbicos.
  • Para los que quieren perder peso, el efecto de la actividad física incrementa el metabolismo y favorece el gasto calórico a lo largo de todo el día.
  • A una persona, el efecto revitalizante del ejercicio le puede llenar de energía para afrontar el resto del día, y a otra persona le puede perjudicar causándole mayor fatiga.
  • Existe una mayor predisposición psicológica.
  • Hacer ejercicio potencia la actividad mental y su efecto puede llegar hasta la noche.
  • Harás un entrenamiento más sencillo y menos pesado puesto que tienes las energías revitalizadas por el descanso nocturno.
  • El proceso de respiración puede guardar relación con el ciclo de fotosíntesis de las plantas, por lo que el aire está más limpio que durante la tarde.
  • Regula el ritmo biológico, lo que te hará despertar a la misma hora y que te acomodes a ese hábito.
  • El sistema digestivo esta menos perjudicado debido a que no llevas encima la pesadez de la comida de todo el día.

Por la tarde/noche

  • En entrenamientos de velocidad o con pesas, en conveniente entrenar por la tarde/noche puesto que el cuerpo puede adaptarse mejor a estas actividades. Entre las 5 y las 8 encontrarás el mejor momento para trabajos de fuerza y velocidad, y esto es debido a que en este horario se encuentran los picos de testosterona.
  • El cuerpo, después de descansar todo el día, se encuentra con mayor predisposición para realizar movimientos.
  • No te saltarás esa comida tan importante, el desayuno. Entrenando por la mañana puede que lo hagas ya que no es recomendable entrenar justo después de haber comido.
  • Hay que variar las rutinas en tu entrenamiento. Entrenar algún día por la noche puede ser una opción.
  • Tienes mayor reserva de energía por todo lo que has consumido a lo largo del día.
  • Facilita el sueño por la noche. Por otra parte, puede ocurrir que te cueste más levantarte al día siguiente.
  • El calentamiento debe ser más corto que por la mañana. Existe menor riesgo de sufrir lesiones, y esto es debido principalmente a la baja temperatura corporal que tenemos por la mañana.
  • Entrenar por la noche disminuye el estrés acumulado a lo largo del día.

Elige bien cuál es tu momento ideal de entrenamiento según cómo te sientas, según tus preferencias horarias y según el tipo de entrenamiento que vayas a realizar. A nivel personal, sintiéndome bien, con total preferencia horaria y queriendo hacer un entrenamiento aeróbico, elegiría entrenar por la mañana, ¿por qué la mayoría de las carreras son por las mañanas?

3 Comentarios

  1. Excelente articulo, siempre habia tenido alguna idea personal respecto a los beneficios de correr en ciertos horarios, pero al leer esta nota me ha despejado un sinfin de dudas, sin embargo, solo para aclarar una duda extra, alguien sabe que tan cierto es, valga la expresion, el ¨mito¨, de que al correr al mediodia (en verano es casi un suicidio) eleva en el mediano plazo, la capacidad de rendimiento o condicion fisica (fuerza, velocidad, resistencia), lo anterior me lo mencionaba un entrenador deportivo en mis años mozos, sin embargo, rara vez lo he hecho, pues en verdad es sofocante en verano… gracias por compartir esta nota, entre los novatos como yo, es de invaluable ayuda.

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.