En los ochenta, la movida madrileña, luego, la viguesa, y ahora la "marcha" está aquí. Ninguna otra provincia aglutina tantos campeones autonómicos y nacionales como Ourense en esta modalidad atlética.

Jorge, ahora que estamos a solas, ¿Que tal en Granada?
La verdad es que los andaluces tienen un salero especial para todo, sin embargo yo me quedo con la marcha ourensana, como en casa, en ningún lado

¿Cómo empezó usted en el mundo del atletismo?
En Salesianos. Había una competición de marcha y faltaba una persona, nos pusieron a todos a marchar, y me eligieron a mi Terminé ganando esa competición y el campeonato gallego. No dejé a un lado el baloncesto el deporte que mas me gustaba, y tambien hice mis pinitos en el futbol sala, como portero, ganando un liceo La Paz.

Y poco despues, todo un profesional.
En 1998 se celebraba el campeonato de españa en Ourense. Era Junior, uno más del montón, pero aprovechando que el campeonato era aquí me lo tomé muy en serio. Me levantaba a las seis de la mañana; entrenamiento, colegio, comida, colegio y de nuevo entrenamiento por la noche. Así conseguí mi primer podio, bronce y sexto lugar en el torneo internacional, con la selección.

¿Que le llevo a emigrar desde O Couto hasta Granada?
Todo surge después de varias concentraciones con la selección española, en 2000, cuando Manuel Alcalde( entrenador de Paquillo Fernandez), me invita a Guadix a entrenar con ellos. Lo hablé con mi entrenador Alvaro Castro, y decidimos aceptar.

¿Como fue todo?
Las cosas me salieron bastante bien. Conseguí una beca de la federación española para entrenar alli y en 2002 me marché a entrenar de forma continuada con ellos.

De esa manera llegaron sus mayores éxitos.
Logré mi mejor marca personal en 10 y 20km. el título de España sub´23 y la clasificación para dos mundiales. Luego, en 2006, de la mano de Montsee Pastor (viuda de Manuel Alcalde), logré la Copa del Mundo por equipos en 50km.

¿Y ahora que?
Primero, recuperar el tiempo perdido por culpa de una lesión, y despues clasificarme para el mundial y tratar de conseguir plaza para los Juegos.

Parece que ha usted no le acompaña la suerte cuando lucha por un sitio en la Oimpiada.
En 2000 era muy joven, estaba preseleccionado, pero me rompí el isquio por forzar demasiado. Una semana antes del Mundial del 2004 falleció mi entrenador, Manuel Alcalde, y no conseguí clasificarme, pero ahora espero que se rompa el gafe.

¿Y si esta vez lo consigue?
En Pekín será más facil hacerlo bien que en otras competiciones. El clima hace que las diferencias se reduzcan, pero estamos en enero y todavía quedan muchos deberes por hacer.

Texto: Julio Prol

JORGE SILVA CRESPO