El agotamiento por calor está directamente relacionado con los deportes al aire libre, en especial con los corredores, y no es lo mismo sufrir un agotamiento por calor que un golpe de calor (del que ya os hablamos esta semana).

El agotamiento por calor se puede producir por una disminución exagerada de líquidos, ya sea de agua o de sales, aunque la primera es más peligrosa para el corredor.

Síntomas

Se suele experimentar fatiga, confusión, descoordinación muscular, vértigo… En los casos más avanzados el atleta puede presentar delirios e incluso entrar en coma.

Prevención

Se debe reponer la pérdida de líquido. Al realizar una actividad extenunante sueles perder entre uno y dos litro de agua corporal por hora, así que la hidratación es sumamente importante para prevenir el agotamiento por calor, pero también otros problemas como insufiencia renal o colapso circulatorio.

Tratamiento

En los casos más leves el atleta debe beber agua para reponerse, pero en los más graves se deberá llevar al hospital para que se le administre líquidos por vía intravenosa y si fuera necesario, soluciones electrolíticas.

1 Comentario

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.