El síndrome de acortamiento isquiotibial

Publicado por 17/01/14 - 15:45

En corredores es muy común sufrir de acortamiento isquiotibial. Los músculos de la parte posterior del muslo (semimembranoso, semitendinoso y bíceps femoral) tienen una acción combinada, extensora sobre la cadera y flexora sobre la rodilla, desempeñando un papel crucial en la estabilidad de la pelvis. Cuando estos músculos se acortan, dicha estabilidad pierde su eficacia, modificándose la postura del cuerpo.

¿En qué consiste este síndrome?

El síndrome de acortamiento isquiotibial es una lesión que se caracteriza por una reducción de la elasticidad de la musculatura posterior del muslo, observándose una menor flexibilidad y, por tanto, una limitación de la amplitud de movimiento.

¿Cuáles son los factores que lo provocan?

La pérdida del nivel de condición física, la disminución de amplitud articular, la edad, el género (las mujeres son más flexibles), el tipo de deporte practicado, las alteraciones musculares, las dismetrías corporales y el sedentarismo (pasar mucho tiempo sentado).

¿Cuáles son sus consecuencias?

La tensión que ejercen los músculos isquiotibiales se encuentra directamente relacionada con la postura de tu cuerpo, su retracción puede afectar a las rodillas y a las caderas haciéndote más propensos a las caídas cuando te inclinas hacia delante, a la rigidez muscular, a las tendinitis en la cara anterior de la rodilla debido a la modificación de la postura durante la marcha, a las contracturas, a los pinchazos, a las roturas fibrilares, a los esguinces, al dolor lumbar y espalda media y a las tendinosis.

¿Cómo detectarlo?

Existen varios tests que te pueden indicar si posees acortamiento de los isquiotibiales:

  • Test 1: en posición de pie, dobla la espalda para intentar tocar con las manos la punta de los dedos de tus pies. Si te faltan 5 cm para llegar, sufres el síndrome de forma moderada, por el contrario, si te faltan entre 6 y 16 cm, el acortamiento es bastante alto.
  • Test 2: siéntate en el suelo con la espalda recta, inclínate hacia delante e intenta tocar con las manos la punta de los dedos de los pies. Si tus isquiotibiales están perfectamente, podrías tocarlos sin problemas, si te faltan más de 5 cm deberías ir pensando es empezar un plan de entrenamiento para mejorar la flexibilidad de tus músculos posteriores de las piernas.
  • Test 3:  túmbate en el suelo y eleva una pierna sin flexionar las rodillas, intenta elevarla hasta conseguir una angulación de unos 70º aproximadamente, si no consiguieras superar los 60º deberías estirar más tus isquiotibiales.

Si en dos de los tres tests no has conseguido tocarte los pies ni superar esa angulación de 60º en el caso del último, deberías ir pensando en empezar un plan para mejorar la flexibilidad de tus isquiotibiales o en acudir a un especialista.

 ¿Cómo tratar dicho síndrome?

En primer lugar, deberías realizarte un masaje descontracturante que libere toda la musculatura de la parte posterior del muslo, incluida la zona lumbar y los glúteos. Posteriormente, deberías acudir a un especialista para que valore la retroversión de tu pelvis y, finalmente, seguir con la mejor prevención posible: un trabajo de fortalecimiento con estiramientos de la musculatura isquiotibial.

Más en Foroatletismo | ¿Acortamiento de isquiotibiales? Rutina para mantenerlos flexibles.
Más en Foroatletismo | Estiramiento isquiotibiales con gomas.
Más en Foroatletismo | Rehabilita tus isquiotibiales en un mes.

Leer más sobre:   Lesiones

Queremos saber tu opinión

Debes estar registrado para poder comentar en Foroatletismo.com

¿No eres aún foroatleta? Regístrate