Principales causas de lesión en corredor

La naturaleza de la lesión deportiva es multifactorial y, en ocasiones, la causa que a priori pueda parecer la más inesperada, puede ser la que provoque la lesión. Te contamos las principales:

Un mal gesto deportivo

A nivel estructural, puede ser que tu estructura esquelética sea asimétrica, lo que puede provocar descompensaciones y desequilibrios. También puede ser que los hábitos posturales que lleves en tu día a día no sean los más correctos y que eso sea lo que termine provocando la disimetría.

No bajes la guardia. Siguiendo el principio de especialización, el propio gesto deportivo durante la carrera también es crucial, así que si no has perfeccionado la técnica de carrera, estarás dejando de lado una serie de beneficios que optimizarían tu energía durante la carrera, desarrollando la fuerza muscular y, sobre todo, reduciendo las probabilidades de lesión.

El sobrepeso

Básicamente, pesar más implicaría un mayor impacto en tus articulaciones, y por ende, un mayor riesgo de lesión. Existe una relación proporcional entre impacto y peso corporal. En casos de sobrepeso, es la principal causa que provoca la lesión, correr te ayudará a perder peso, pero hará falta un entrenamiento y un cuidado nutricional adecuado.

Superficie de terreno inestable

Todo lo que está debajo de tus plantas va a afectar al resto de tu estructura a nivel esquelético, tendinoso, articular y muscular.

Las superficies son importantes en muchos sentidos, el nivel de absorción de impactos que tenga el terreno es fundamental porque, en cada apoyo, el impacto se absorbe en dos direcciones (a través de nuestras articulaciones y a través de la superficie de terreno). Por tanto, si corres sobre césped, tierra húmeda o tartán, el terreno absorberá más impacto que tus articulaciones, mientras que si corres sobre la acera o asfalto, el nivel de impacto que absorben las articulaciones es mayor.

Por otra parte, debes evitar los terrenos irregulares. Una superficie con obstáculos o imperfecciones orográficas puede crear descompensaciones y desequilibrios que te obliguen a cambiar la forma de correr y el tipo de pisada, lo que puede desencadenar en lesión.

Zapatillas inadecuadas

Una mala elección del calzado puede provocar problemas de lesiones deportivas. Si las características de las zapatillas no concuerdan con las del corredor (historial de lesiones, peso, tipo de pisada, etc.), el riesgo de lesión será alto. Si prestas atención y consideras la importancia de unas buenas zapatillas, estarás dando un gran paso para la prevención de lesiones, ya que el calzado inadecuado es una de las causas más comunes de lesión deportiva.

No seguir los principios de entrenamiento

Según el principio de multilateralidad y variedad, hay que pretender buscar el desarrollo completo de todo el organismo. Así, por ejemplo, cuando trabajas un sistema, se ven afectados todos los sistemas aunque en diferente medida: si siempre fortaleces las piernas a base de sentadillas y no haces ningún otro ejercicio, estarías entrenando en exceso (sobreentrenando) los cuádriceps y dejando de lado otros grupos musculares.

Si al cuerpo le damos siempre los mismos estímulos, no se desarrollará ni tampoco podrá mejorar.

Plan de entrenamiento mal adaptado

Independientemente de los principios de entrenamiento, si un plan de entrenamiento no está bien programado, será más destructivo que constructivo.

Atendiendo al principio de individualización, cada corredor es un mundo y reaccionará de formas diferentes a cualquier tipo de ejercicio. Por lo tanto, el plan de entrenamiento, progresión, y el desarrollo del corredor serán diferentes en cada caso. Entrenar sin tener en cuenta la condición física, las habilidades, y las características de uno mismo no tiene ningún sentido. Un plan de entrenamiento inadecuado suele ser una de las principales causas de lesión.

Mal calentamiento y vuelta a la calma

Aunque no sea la primera vez que lo leas, te volvemos a recordar su importancia, ya que resulta fundamental a la hora de preparar a todo el organismo para realizar un esfuerzo (vital antes de cualquier entrenamiento de calidad) y para devolverlo, progresivamente, a la relajación.

Aspectos psicológicos

Las variables psicológicas cobran gran importancia en el estudio de la incidencia de lesiones. Así, una motivación deficitaria puede favorecer problemas como falta de adherencia a medidas preventivas, o propiciar déficits atencionales que pueden derivar en ejecuciones técnicas defectuosas, favoreciendo la ocurrencia o agravamiento de las lesiones.

Además, una motivación excesiva puede incrementar el riesgo de lesiones, impulsando a los deportistas a sobreesfuerzos innecesarios o a un abuso de práctica.

Por otra parte, el estrés psicosocial parece constituir una variable de singular relevancia. Diferentes estudios (Bramwell, Colmes, Masuda y Wagner, 1975; Alles y Cryan, 1983; Hardy y Riehl, 1988; Hardy, Richman y Rosenfeld, 1991; Hanson et al., 1992; Kerr y Minden, 1988) han identificado relaciones significativas entre la presencia de estrés psicosocial y una mayor vulnerabilidad de los deportistas a padecer lesiones.

Más en Foroatletismo | Vulnerabilidad a la lesión deportiva y factores de riesgo.
Más en Foroatletismo | Las 15 lesiones del running.

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.