Salir a correr con resfriado

Te has resfriado, te molesta sobremanera no poder seguir con tu programa de entrenamiento y te preguntas si puedes salir a correr sin que se agrave el problema.

Hay investigaciones que afirman que no habría problema cuando se sale a correr estando resfriado. Sin embargo, hay otras que indican que puede llegar a ser lesivo. Weidner (1996) termina concluyendo en que sí se puede mantener un ejercicio aeróbico continuado estando resfriado, aunque con algunas excepciones, como veremos a continuación.

¿QUÉ DICE LA CIENCIA?

El propósito del trabajo de Weidner (1996) era determinar si el ejercicio físico de alta intensidad afectaba en la gravedad y duración de un resfriado común en 50 deportistas, así que inoculó el virus a los 50 deportistas y los distribuyó en dos grupos, siendo el grupo de control aquel que tuvo que realizar un programa de 40 minutos de ejercicio al 70% de la FCMáxima durante 4 veces/semana en días alternos.

Se midió la secreción mucosa nasal y los síntomas respiratorios, y los resultados indicaron que no hubo diferencias aparentes en cuanto a la gravedad y duración del resfriado. Sin embargo, recalcaron que un programa de ejercicio físico en pacientes con más de 38º de fiebre podría llegar a ser contraproducente, siendo mayor el riesgo de sufrir lesiones de tipo muscular.

¿PERO, SALGO O NO SALGO?

Si tienes más de 38º de fiebre, rotundamente no, e incluso no se recomendaría salir con algunas décimas de más. Si no dispones de termómetro para calcularte la temperatura, puedes averiguar si no va a ser perjudicial salir a correr, para ello debes prestar atención a los síntomas. Podrías salir si padeces dolor de garganta, secreción nasal o tos suave, por lo contrario, no se aconseja salir cuando el dolor se localice en el pecho y la tos sea intensa.

Ya estás dispuesto a salir y a seguir con tu programa de entrenamiento, pero hoy te toca un entrenamiento de calidad, ¿nos ponemos con ello? No, obviamente tendrás que modificar tus rutinas de entrenamiento, debes procurar evitar hacer series, fartlek, cuestas, etc., siendo recomendado solamente el rodaje suave y continuo. E

El principal motivo de esta variación es debido a los problemas que acarrearía un entrenamiento tan duro. Si a la aceleración del metabolismo que produce el resfriado le sumamos un entrenamiento intenso, se produciría una disminución de tus defensas, sufrirás más cansancio de lo habitual y se podría agravar el problema exponencialmente.

En definitiva, fíjate en los síntomas que hemos citado para determinar si puedes salir o no, y si tienes décimas de fiebre es mejor que no salgas a correr. No sobreexijas a tu cuerpo con esfuerzos que no te van a beneficiar en tu estado.

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.