La retención de líquidos consiste en la acumulación de agua en el organismo debido, principalmente, a una pérdida de líquido proveniente de los tejidos musculares hacia la sangre.

Al retener líquidos es difícil marcar los abdominales, de modo que una ligera retención de líquidos puede marcar la diferencia entre un cuerpo hinchado o definido. Además, la retención de fluidos puede ser una de las principales causas de que no puedas perder peso. Suele ser un mal menor, pero en ocasiones, si padeces malestar general o pesadez es necesario que consultes a tu médico para que diagnostique cualquier problema en tu dieta y pueda detectar cualquier desequilibrio nutricional.

Hay soluciones sanas que te permitirán eliminar ese líquido que te sobre, sin deshidratarte y sin necesidad de tomar diuréticos. Aquí algunas de ellas:

Ingiere alimentos crudos

Es conveniente que tomes alimentos crudos tales como las frutas y las verduras ricas en agua, electrolitos y en potasio, un mineral diurético, a través de fresas o plátanos ingeridos entre horas.

Por otra parte, añade en tus comidas una ensalada (evitando la sal) rica en verduras como espinacas, cebolla, zanahoria o puerros. Son diuréticos naturales que además de mantener tu equilibrio nutricional te aportarán gran cantidad de vitaminas y minerales.

Bebe infusiones

Hay gran variedad de infusiones que poseen efecto diurético o depurativo tales como el diente de león, el apio, el hibisco, la cola de caballo, la manzanilla, el té verde o la tila, y es conveniente tomarlas aquellos días en los que se suela tener una mayor retención de líquidos, como cuando estés estresado, tengas problemas de insomnio o, en el caso de las chicas, cuándo estés con la menstruación. Por otra parte, padecer hipotiroidismo, estreñimiento, trastornos del corazón o de hígado, son aspectos que pueden incrementar la acumulación de líquidos.

Realiza actividades aeróbicas

Al realizar actividad física aeróbica en cualquiera de sus manifestaciones (andar, ciclismo, correr, bailar, etc), conseguirás incrementar la circulación de la sangre en tu organismo y dilatar los vasos sanguíneos.

No olvides tampoco descansar, puesto que el reposo evitará la acumulación de líquidos en tu cuerpo, sobre todo si se sitúa en tus miembros inferiores. Es recomendable que mantengas las piernas levantadas durante 30 minutos y evitando cruzarlas para permitir una mejor circulación sanguínea.

Hidrátate

No olvides beber agua (al menos 2 litros diarios) a lo largo del día, mezclada con limón a poder ser, y procurando no concentrar su toma en menos de 3 tomas. Evita el consumo de bebidas como el café, el alcohol o los refrescos.

Evita los alimentos ricos en sal y azúcar

La glucosa del azúcar y el sodio de la sal facilitan la retención de líquidos en tu cuerpo. No es recomendable tomar un exceso de estos componentes ricos en sodio o glucosa tales como la comida rápida, postres azucarados, golosinas, etc.

Aplícate un masaje

Para conseguir un mejor tránsito de los líquidos acumulados en tu cuerpo, aplícate un masaje localizado en la zona de retención para activar la circulación sanguínea en esa zona.

En general, mantén una dieta equilibrada y bajo control, consume alimentos ricos en calcio (leche o yogurt), ricos en potasio y vitamina B (plátanos y frutas cítricas como la naranja), frutos secos como almendras y nueces, y proteínas, como el pollo y la clara de huevo, ya que el aumento de la albúmina procedente de las proteínas puede reducir la retención de líquidos.

Más en Foroatletismo | 12 factores que te hacen perder y ganar peso.
Más en Foroatletismo | Alimentos con los que es imposible engordar.

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.