La carnitina o químicamente formulada como 3-hidroxi-4-trimetilaminobutirato (conocida también como L-carnitina o levocarnitina debido a que en estado natural es un estereoisómero L) es una amina cuaternaria sintetizada en el hígado, los riñones y el cerebro a partir de dos aminoácidos esenciales, la lisina y la metionina.

La carnitina es responsable del transporte de ácidos grasos al interior de las mitocondrias, que son los orgánulos celulares encargados de la producción de energía. A pesar de descubrirse en 1905, no fue hasta mediados de los años 50 cuando se demostró que el principal rol de la carnitina es acelerar el proceso de oxidación de ácidos grasos (y de esta manera, la posterior producción de energía). La deficiencia de carnitina conduce a una disminución sustancial de la producción de energía y al aumento de masa del tejido adiposo.

Por lo general, un adulto sano no requiere el aporte de carnitina a través de la dieta ya que existe síntesis endógena en el hígado y los riñones desde los aminoácidos precursores lisina y metionina. Sin embargo, siempre ha habido una confrontación de opiniones en cuanto a la utilidad o no de esta sustancia.

Del artículo ‘Carnitina, ¿realidad o publicidad?’ publicado por Florencia Picchi Figueira y Oscar J. Cordero (Facultade de Bioloxía, Universidade de Santiago de Compostela) extraigo un resumen de los estudios experimentales con carnitina exógena:

La mayoría de estudios se han realizado en el área de la medicina deportiva. Entre los primeros estudios en los humanos podemos destacar los de Dragan y cols. (1987, Physiologie 24: 13-8 y 231-4), con resultados positivos en atletas de élite al estudiar varios parámetros (son estudios realizados en Rumanía antes de la caída del muro de Berlín).

Los estudios posteriores en occidente resultaron todos negativos. Por ejemplo, en un estudio cruzado realizado por Decombaz y cols. (1993, Med Sci Sports Exerc 25: 733-40) se les dieron 3 gramos al día de L-carnitina durante 7 días a 9 personas, antes de completar un ejercicio en bicicleta. El cociente de respiración, el ritmo cardíaco, la evaluación del ejercicio percibido y varios parámetros sanguíneos no indicaron influencia del suplemento de carnitina.

Se realizaron estudios semejantes con ciclismo aeróbico intenso y natación, a largo y corto plazo, ingesta intravenosa incluída (Barnett y cols, 1994, Int J Sport Nutr 4, 280-8). Más adelante se estudió el efecto de la carnitina sobre el metabolismo del lactato y la eficiencia en los resultados deportivos (revisiones de Brouns y cols, 1998, Br J Nutr 79: 117-128, y Rabie y cols, 1998, Br J Nutr 80: 391-400).

También se estudió si la ingestión de carnitina por vía oral (6 g/d durante 14 días) cambia la concentración de carnitina en el músculo en los humanos no obesos saludables o promueve la pérdida de peso, con resultados negativos (Brass y col, 1994, Clin Pharmacol Ther 55: 681-92).

Hay estudios donde se ha visto la propia autorregulación endógena de la carnitina durante el ejercicio (Friolet y cols, 1994, J Clin Invest 94: 1490-5). Sólo podemos citar estudios clínicos recientes que avalan la eficacia del suplemento en individuos obesos (Walter y cols, 2000, Ann Nutr Metab 44 , 75- 96).

Es decir que, el principal motivo del uso de carnitina como suplemento para la pérdida de peso está basada en suponer que la ingestión oral regular de la molécula aumenta su concentración intracelular, y esto, supuestamente, activaría la oxidación de los ácidos grasos y la reducción gradual de las reservas de grasa del cuerpo.

Es cierto que la carnitina juega un papel importante en el catabolismo de los lípidos, pero por el momento no hay estudios concluyentes que verifiquen que los suplementos de carnitina promuevan el metabolismo de los ácidos grasos en los individuos sanos.
En las revisiones más recientes ( Brass, 2004, Ann N Y Acad Sci 1 033: 67-78; Karlic y Lohninger, 2004, Nutrition 20 : 709-715) sobre la L-carnitina en la medicina deportiva sólo se concluye que en ciertas condiciones de ejercicio extremo o en deportistas de elite, con dosis altas y durante mucho tiempo, esta molécula podría tener (en algunos individuos sí y en otros no) ciertos efectos positivos, curiosamente a) en relación a la reducción del lactato en el tejido muscular al disminuir la concentración de acetil-CoA mitocondrial a través de la conversión de la carnitina en acetil-carnitina, y de esta manera va disminuyendo la inhibición de la piruvato-deshidrogenasa por el acetil-CoA, y así permite que la mitocondria utilice más piruvato, así como b) en relación con la apoptosis (disminuyéndola), afectando positivamente a la cicatrización del daño tisular provocado por el ejercicio, y c) ciertos efectos sobre el sistema inmunitario.

Es decir, la eficacia de la carnitina en el área de la nutrición deportiva no está demostrado de manera concluyente ni de un modo ni de otro, tanto si la tomamos como si no.

Lo que sí es cierto es que su ingesta es algo habitual en atletas de élite y también muy conocida en el mundillo popular. Personalmente, siempre he reconocido tomar suplementos de carnitina la última semana previa al maratón, en ayunas y, entrene o no, por la creencia de que empiezo a quemar grasas antes y simulo situaciones parecidas a las del conocido “muro”.

Con esto quiero decir que aquí va un poco dependiendo del gusto de cada uno y de qué artículos lea para que su convencimiento personal de los efectos de la carnitina se decante hacia un lado o hacia otro.

SUPLEMENTOS QUEMAGRASAS

Lo que sí es cierto es que la L-Carnitina es un ingrediente clave en la mayoría de los productos quemagrasas que ofertan las marcas de suplementación.

¿Cómo podemos emplear estos suplementos los corredores? Personalmente, los uso y recomiendo para las típicas tiradas largas de los domingos, o si queremos perder peso en tiradas no tan largas en las que incluso podamos salir en ayunas. Nunca las recomendaría para antes de ejercicios de series, fartlek… puesto que al ser ejercicios anaeróbicos, el principal combustible del que requerimos es el glucógeno.

Os voy a hablar sobre tres de estos productos.

THERMO CAPS

Thermo CapsDiseñado con propiedades termogénicas y quemagrasas. Es muy eficaz en periodos de dieta porque nos ayuda a controlar el apetito y la ansiedad. Su fórmula incluye los siguientes ingredientes:

  • L-Carnitina.
  • Cafeína que proviene de extracto de té verde, Guaraná hierba Mate. Tiene un efecto estimulante por lo que aumenta la concentración, la capacidad de respuesta y la termogénesis. Además, retrasa la fatiga.
  • KFS (Extracto de Cúrcuma). Es un precursor de sustancias que ayudan a disminuir la sensación de hambre, por lo que disminuye la ansiedad y aumenta la saciedad.
  • Extracto de Cayena. Aumenta las propiedades termogénicas.
  • Niacina (Vitamina B3). Actúa como cofactor de coenzimas que intervienen en numerosas reacciones relacionadas con el metabolismo energético, sobre todo con el de la glucosa (en la glucólisis), la grasa y el alcohol.
  • Cromo. Es un activador de la insulina, por lo tanto regula y mejora la utilización de la glucosa. También ayuda a transportar a las células otros nutrientes como los aminoácidos.

Se debe tomar 1 cápsula al día, 30 minutos antes de comer o entrenar.

Ultra Burner

Ultra BurnerTambién hemos probado el Ultra Burner, que incluye:

– Té verde: tiene un importante papel en la regulación de la composición corporal mediante la activación de la termogénesis y la oxidación de la grasa (mejorando su eliminación). Los polifenoles del té verde tienen una fuerte actividad antioxidante protegiendo al organismo de los radicales libres que pueden dañar las células y tejido.

– Epigallocatechin gallate (EGCG): son la fuente principal de catequinas. Estudios científicos demuestran cómo esta sustancia aumenta la capacidad de resistencia cuando se realiza un ejercicio físico intenso, aumentando la utilización de las grasas en el músculo.

– L-Tirosina: es el aminoácido necesario para la síntesis de neurotransmisores tan necesarios en la activación de sistema nervioso y del metabolismo. Con su incorporación en ULTRA BURNER II se logra mejorar el efecto termogénico y mantenerlo durante más tiempo.

– Vitamina B6 Esencial para el metabolismo proteico y la producción de energía.

En general, más resistencia, estimula la termogénesis durante más tiempo y ayuda a quemar grasa. Aumenta la capacidad de quemar grasa muscular. Contiene polifenoles de gran actividad antioxidante. Debe emplearse como suplemento dietético, tomar 2-3 cápsulas 30 minutos antes de entrenar.

Ultra Burner - Tabla

A diferencia del ThermoCaps, creo es un producto más “fuerte”, recomendado para casos de sobrepeso o con mucho control porque a mí me dieron mareos cuando lo probé.

Race Start

El último producto del que quiero hablaros y que no es un quemagrasa como tal, sinó que actúa activando nuestro metabolismo, acelerándonos, es el Race Start de Victory Endurance. Race Start

Yo lo tomo antes de cada entrenamiento fuerte de series y competición. A diferencia de los dos productos anteriores, pretende optimizar nuestro rendimiento por su combinación de L-Carnitina, cafeína y extracto de té verde.

Su acción termogénica y quema-grasas favorece la oxidación de los ácidos grasos durante la práctica deportiva, optimizando el rendimiento en carrera gracias al uso de energía procedente de las reservas energéticas del cuerpo, lo que permite ahorrar glucógeno muscular y retrasar la sensación de fatiga.

Race Start - Tabla

Personalmente es uno de mis suplementos preferidos. Así que como podéis comprobar, esto va un poco en función de la creencia de cada uno.

4 Comentarios

  1. Hola Rosa,

    Te quería consultar con qué antelación se debería tomar el Race Start antes de esos entrenos fuertes y cuál sería la cantidad máxima recomendable de cápsulas por entrenamiento y día.

    Muchas gracias por tu artículo

  2. Hola Tejure69,
    lo ideal es tomarlo 20-30 min antes de una carrera. Yo aprovecho justo cuando termino de calentar, entre que te preparas y esperas en la salida.

    La dosis, de 2á4…pero como todo, mejor no abusar.
    Saludos

  3. Hola Rosa.
    Según los estudios (Brass,2004,Ann N Y Acad Sci 1 033: 67-78;Karlic y Lohninger, 2004, Nutrition 20: 709-715) Es cierto que la carnitina juega un papel importante en el catabolismo de los lípidos, pero por el momento no hay estudios concluyentes que verifiquen que los suplementos de carnitina promuevan el metabolismo de los ácidos grasos en los individuos sanos. En las revisiones más recientes sobre la L-carnitina en la medicina deportiva sólo se concluye que en ciertas condiciones de ejercicio extremo o en deportistas de élite, con dosis altas y durante mucho tiempo, esta molécula podría tener (en algunos individuos sí y en otros no) ciertos efectos positivos, curiosamente en relación a la reducción del lactato en el tejido muscular al disminuir la concentración de acetil-CoA mitocondrial a través de la conversión de la carnitina en acetil-carnitina, y de esta manera va disminuyendo la inhibición de la piruvato-deshidrogenasa por el acetil-CoA, y así permite que la mitocondria utilice más piruvato, así como en relación con la apoptosis (disminuyéndola), afectando positivamente a la cicatrización del daño tisular provocado por el ejercicio, y ciertos efectos sobre el sistema inmunitario. Es decir, la eficacia de la carnitina en el área de la nutrición deportiva persisten sobre la base de testimonios anecdóticos y nada tiene que ver con el metabolimo lipídico.

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.