¿Cuáles son los secretos mejor guardados si se habla de combustible para corredores en forma de guarniciones? Olvídate de las latas de atún, espárragos o maíz para acompañar a tus comidas principales, cambia tu menú habitual por las siguientes opciones -más desconocidas- que te proponemos a continuación y ampliarás tu abanico de posibilidades:

Hinojo

El hinojo cocido tiene un sabor como a regaliz y una textura muy suave. Todas las partes que lo componen, incluso su bulbo blanco, son comestibles. Si te gusta la cebolla no dejes de probar el hinojo, además, tiene más fibra y mayor cantidad de vitamina C. Una buena opción es combinarlo con tus ensaladas, mezclando el hinojo con gajos de naranja, espinacas y pimiento rojo.

Jícama

La vitamina C es esencial para que el cuerpo produzca colágeno (para tus articulaciones y ligamentos). Este tubérculo es una buena fuente de esta vitamina y de fibra, está compuesto por un 90% de agua y 100 gramos solo suponen unas 50 calorías.

Al igual que ocurre con la mayoría de los vegetales de raíz, es mejor consumirla cruda. Si quieres una ensalada rápida, mezcla la jícama rallada junto a hojas de lombarda, queso rallado, nueces picadas y mayonesa baja en grasa.

Pataca

Este tubérculo (parecido a la patata) proporciona cerca del 30% de la cantidad diaria recomendada de hierro, mineral necesario para los corredores por su transporte de oxígeno a los músculos. Además, las patacas también son ricas en fibra soluble, lo que te ayudará en su digestión.

También es muy importante que sepas que, a diferencia de las patatas, las patacas se pueden consumir crudas. Una buena guarnición consistiría en la mezcla de una pataca con cebolla picada, calentadas a fuego medio durante 5′ – 8′ y añadiendo pesto posteriormente.

Chirivías

Tienen un sabor dulzón y son la alternativa (de color blanco) a las zanahorias. Sin embargo, aportan un 60% más de fibra que las zanahorias y contienen potasio, esencial para la adecuada contracción muscular y equilibrio de los líquidos de nuestro organismo. Se toma cocida, pues es la mejor manera de disfrutar de su dulzura.

Añádela a tus guisos preferidos o combínala con otras verduras.

Champiñones y calabacines

Esta combinación hará las delicias de cualquier corredor, pruébalos como guarnición de un bistec en lugar de las típicas patatas.

Lava bien los champiñones rehógalos en una sartén con un poco de aceite. Una vez rehogados, espolvorea por encima con un poco de harina y manténlos a fuego lento. Por último, échale un pellizco de sal y limón.

Por su parte, pela y corta los calabacines en rodajas, hiérvelos en agua con sal junto a una cebolla, perejil y ajo y, una vez cocidos, escúrrelos y rehógalos en una sartén con aceite junto con los champiñones.

Apio-nabo

En crudo, su aroma es destacable, pero su apariencia te invitará a pensar lo contrario. La falta de estética la compensa con una rica fuente en vitamina K, que desempeña un papel muy importante en el desarrollo óseo y en el mantenimiento de los vasos sanguíneos, manteniéndolos flexibles y haciéndonos un favor a los que practicamos running.

Una buena guarnición que contenga apio-nabo consistiría en calentar en una olla este vegetal junto a dos patatas, dos puerros, dientes de ajo y otros vegetales bajos en sodio. Cocínalos a fuego lento durante 15 minutos y, posteriormente, hazlos puré.

Más en Foroatletismo | 3 deliciosas ensaladas post-entrenamiento.
Más en Foroatletismo | La lista de alimentos anticolesterol.
Más en Foroatletismo | La lista de los alimentos que previenen lesiones.

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.