Suplementos energéticos Isostar en PonteMASfuerte

Publicado por 19/07/15 - 11:41

20150529 - PMF (Jun 2015) - Isostar - Todos

Isostar ha sido durante muchos años una de las empresas más representativas del sector de la nutrición deportiva. No podría asegurarlo a ciencia cierta pero juraría que fue la primera empresa (o una de las primeras) en lanzar comercialmente una bebida isotónica que podías encontrar prácticamente en cualquier sitio (hipermercados, por ejemplo).

Recuerdo perfectamente el bote, sabor pomelo que ni siquiera de indicaba en el bote porque no había otras opciones. Más adelante aparecería el de naranja y se cargaron el de pomelo porque decían que era muy amargo y que no gustaba. Pasaron al limón, pero ya no era lo mismo, no quitaba igual la sed, pero dejemos de lado las historias de abuelo cebolleta.

A pesar de haber teneido esa posición privilegiada y de haber legado a crear un “estándar de facto” ya que muchos decían que se iban “a tomar un Isostar” aunque fuera de otra marca o incluso un preparado casero, han pasado un tiempo un tanto apartados de la vanguardia de la nutrición deportiva así que han perdido muchos puestos y mucha gente la considera una marca “de segunda”.

Sin embargo, en los últimos tiempos se han puesto las pilas, han ido desarrollando nuevos productos enfocados a la venta masiva pero añadiendo otros de uso más especifico, pensados para el que busca el máximo rendimiento. Eso, sumado a una nueva estrategia de marketing, está permitiéndole reposiciomarse y volver a ganarse el favor de los atletas.

Gracias a la colaboración con PonteMASfuerte hemos tenido la posibilidad de probar sus productos y hemos elegido tres que creemos que forman un buen conjunto para los que gustamos de darle a esto del correr: High Energy Fruit Boost (gominolas energéticas), Long Distance Energy + BCAA (geles energéticos) y, saliéndonos un poco de lo habitual, Bicarbonates Sport Additive (un anti ácido láctico / recuperador).

Vamos a darle un repaso a cada uno.

Gominolas High Energy Fruit Boost:

20150529 - PMF (Jun 2015) - Isostar - Gominolas - Detalle

Érase una vez un gel energético que se casó con una barrita energética y que, después de muchos años viviendo felices, dieron a luz a una pequeña gominola que heredó lo mejor de sus padres.

Éste podría ser perfectamente el origen de las gominolas energéticas que, en apenas unos años, han pasado de casi no existir (apenas había dos o tres opciones en el mercado) a ser uno de los productos de mayor consumo en los deportistas, sobre todo entre los de larga distancia.

Isostar no ha sido ajeno a este tipo de producto y en forma de gominola o minibarrita, siempre ha estado presente y, actualmente, con sus High Energy Fruit Boost, tienen una de las que gustan mucho a quienes las prueban.

Lo curioso es que su ventaja respecto a la competencia no reside tanto en su composición nutricional sino en su usabilidad (viene en envases individuales) y en la facilidad para conseguirlo (para probarlo por primera vez y ver si nos gusta y para comprarlo para el uso habitual).

Son unas gominolas parecidas a las típicas golosinas que la mayoría habremos comprado un millón de veces en los kioscos.

Son cuadradas, de unos 2’7 centímetros de lado y 1 centímetro de grosor, pensado unos 10 gramos cada una de ellas y vienen envasadas de manera individual en un plástico que se abre con mucha facilidad.

Cada una aporta unas 33 kcal que provienen de 8’1 gramos de hidratos de carbono (6’3 gramos de ellos son azúcares) a lo que hay que añadir cierta cantidad de vitaminas del grupo B y un poco de sodio. Importante tener en cuenta el punto que le da la cafeína: 10 miligramos por gominola.

La fuente energética es azúcar y jarabe de glucosa así que están pensadas para ser de asimilación muy rápida, casi tanto como un gel energético. De hecho, si no son tan rápidas, es únicamente por el formato, que tarda un poquito más en asimilarse por ser sólido en vez de líquido.

No obstante, esto también le abre nuevas posibilidades porque en un sólido un tanto especial ya que se puede usar para ir chupándolo (estimula la salivación), masticarlo directamente, etc.

El caso es que, de una u otra forma, no supone apenas carga para el aparato digestivo, no nos da sed, es una cantidad pequeñita por lo que podemos controlar muy bien su racionamiento y tomarla cada poquito, jugar con las cantidades que ingerimos, etc.

Además, el hecho de que vengan en envases individuales permite librar su mayor problema, el del porteo porque, si no, tocaría protegerlas de algún modo (típicamente envueltas en papel de aluminio o en film transparente).

Tradicionalmente no había recurrido a las gominolas como fuente energética, básicamente por el tema del porteo pero después de conocer estas de Isostar, la verdad es que he pasado a tener siempre algún paquetito en la caja de herramientas porque dan mucho juego.

El uso en el durante está claro y es el primero que nos viene a la cabeza pero también suelo tirar de ellas cuando quiero hacer simplemente una especie de “activación del metabolismo”. Es decir, cuando hace bastante tiempo que no como y voy a entrenar pero no quiero meterme algo pesado o con mucha carga. Simplemente, con meterla en la boca cinco o diez minutos antes e ir chupándola durante un ratillo hace que el cuerpo se ponga en situación y encienda la caldera y, así, cuando empiezas a entrenar, ya está la caldera calentita, dispuesta para el tute que quiera meterle.

Esto mismo, aplicado a las competiciones cobra aún más importancia ya que muchas veces notas una sensación como de vacío en el estómago y lo único que necesitas es meter algo que simplemente genere esa activación.

Puedes comprar las gominolas High Energy Fruit Boost en PonteMASfuerte.

Gel Long Distance Energy + BCAA:

20150529 - PMF (Jun 2015) - Isostar - Gel - Detalle

Una marca de nutrición deportiva sin geles energéticos en su catálogo es “como el tío de Graná, que ni era tío ni era ná”. Por eso todas se cuidan muy mucho de tener al menos un producto competitivo en este segmento.

Isostar no podía ser menos y aporta a la lucha su Long Distance Energy + BCAA, un gel energético de amplio espectro de uso, que puede ser utilizado en multitud de situaciones.

El envase es tipo chupetín, de unas dimensiones de tres centímetros de ancho en su parte inferior, 8’5 centímetros de alto (más 1’5 centímetros de tapón) y un par de centímetros de grosor que le dan para almacenar 20 gramos de producto.

La apertura se hace quitando el tapón con mucha facilidad y se puede hacer con una sola mano, simplemente tronchando el capuchón que no deberíamos tirar para no ser unos cochinos y porque nos sirve para volver a taparlo.

De esta forma, no nos goteará en caso de que no lo hayamos podido apurar a tope o si queremos hacer dos tomas. No obstante, por la cantidad de producto y nutrientes que tiene, lo normal es tomarlo “de una”.

La información nutricional me ha parecido curiosa porque parece que rompe con la tendencia actual y, además de contener sólo 20 gramos de producto (casi no se ven ya geles de esta cantidad), la carga energética es bastante bajita.

En 100 gramos de este gel habría unas 276 kcal, lo que supone que en una toma de un gel de 20 gramos nos metemos unas 55 kcal que provienen de 13’7 gramos de hidratos de carbono (9 gramos son azúcares).

La fuente energética es sirope de glucosa y maltodextrina y, contando con el plus que contiene de guaraná y ginseng (extractos secos de semillas de guaraná y raíz de ginseng), el objetivo que persigue es ser una fuente de energía de asimilación rápida.

Muchas veces se piensa que, por estar pensado para larga distancia, la velocidad de asimilación debe ser lenta pero muchos estudios recientes parece que concluyen que es más importante buscar lo contrario, que sean geles rápidos y que lo importante es conseguir el punto de equilibrio para poder ir aportando la energía prácticamente al mismo ritmo que se consume.

En este caso, como decía antes, se puede tomar sin problemas de una única tacada y, de hecho, al tener únicamente 13’7 gramos de HC, nos deja margen para que al poco tiempo podamos beber de nuestra bebida energética preferida sin arriesgarnos a saturar el aparato digestivo, que es lo que pasa a veces cuando tomamos geles más grandes (algunos sobrepasan los 40 gramos de hidratos de carbono).

Además de lo comentado anteriormente, estos geles contienen la correspondiente dosis de vitaminas del grupo B, vitamina C y cierta cantidad de aminoácidos ramificados (BCAA) en una proporción un tanto rara de 4:2:1 de l-valina : l-isoleucina : l-leucina (creo que nunca había visto esta proporción).

Aunque antes he comentado que es de efecto rápido, no es un megapelotazo, se puede tomar con cierta tranquilidad y, con un pelín de cuidado, no hay riesgo de que nos genere un pico de insulina. Si lo tomamos a estómago vacío y nos quedamos parados cinco minutos, lo más probable es que sí que nos lo pegue pero si estamos en el durante no debería plantearnos problemas.

De hecho, el uso típico que le veo es el de utilizarlo como gel para los momentos iniciales (si no hemos tomado estimulantes en forma de cafeína o similares antes de empezar), para esos momentos críticos en los que notamos que estamos apagándonos como el conejillo del anuncio de pilas y, en pruebas de larga distancia, para los momentos finales, para cuando nos quedan quince o veinte minutos y queremos asegurarnos de meter un extra en el depósito.

Para mí, una de las grandes ventajas que tiene es la baja carga energética, que permite poder tomarlo con poco riesgo y con cierta frecuencia. No obstante, esto se convierte también en uno de los mayores inconvenientes que le veo ya que podemos necesitar de un número de geles bastante elevado si la actividad es de larga duración.

Puedes comprar el Gel Long Distance + BCAA en PonteMASfuerte.

Bicarbonates Sport Additive (Lactic Acid Stopper):

20150529 - PMF (Jun 2015) - Isostar - Bicarbonates - Detalle

Hace unos años parecía imprescindible tener en catálogo algún producto destinado a “eliminar el ácido láctico” al que se le atribuían gran parte de nuestros males cuando petamos. Con el tiempo se ha ido demostrando que esa sustancia ni sólo no es tan mala como la pintaban sino que puede incluso ser un aliado.

A pesar de ello, sigue habiendo demanda de ese tipo de productos así que las marcas mantienen esa referencia de “Acid Lactic Stopper” o cosas similares, que contentan a esos usuarios que aún siguen anclados en el pasado.

Aunque ese enfoque “antiácido láctico” no sea del todo correcto, hay otros procesos beneficiosos que sí se obtienen con ese tipo de productos, que pueden actuar como efecto tampón, contribuir a detener los procesos de destrucción y a impulsar los procesos de recuperación, etc.

Por eso hemos elegido este Bicarbonates Sport Additive de Isostar, por ser uno de esos productos que se siguen promocionando bajo esa denominación pero al que creemos que se le saca más jugo utilizándolo con otra mentalidad.

Se comercializa en cajas de diez sobres de 7’1 gramos de producto, sin sabor (no altera prácticamente, para que podamos mezclarlo con lo que queramos (típicamente líquido: agua, zumo…).

Son monodosis y, en principio, podemos diluirla sin preocuparnos en exceso de la proporción siempre que lo hagamos dentro de un margen más o menos lógico (hasta lo que sería un bidón de 650 mililitros).

Se disuelve muy fácil (incluso con agua fría), casi de según cae en el líquido y aunque éste no sea agua “limpia”. Es decir, lo podemos usar perfectamente como complemento para “enriquecer” un zumo o una bebida energética porque no va a variar nada su sabor ni textura.

Es difícil valorar su efecto con los medios que tenemos (fuera de un laboratorio y sin hacer un estudio con varios individuos y cosas así) pero, en principio, según su composición, además de estar enfocado a lo que comentaba antes, uno de sus objetivos es la prevención de los calambres.

Cuando alguien habla de “anti calambres”, siempre digo lo mismo, que no hay nada que nos pueda garantizar que los va a prevenir y evitar pero sí que podemos hacer algunas cosas para que la probabilidad de que se produzcan sea menor. Por supuesto, una de esas cosas es entrenar, exigirle al cuerpo lo que puede asumir, etc. Pero, por lo que dicen algunos estudios, la suplementación mediante bicarbonato y magnesio parece que también ayuda.

Por ello, en la composición del Bicarbonates Sport Additive encontramos magnesio (en forma de carbonato de magnesio), bicarbonato sódico y vitamina B1, apoyados por sacarosa y maltodextrina que tienen una función más bien de estimulador de la asimilación que de la de ser sustrato energético ya que el aporte calórico es muy bajito (únicamente 18 kcal por cada sobrecillo).

Como decía antes, a mí me es imposible determinar si el hecho de que haya tenido o dejado de tener calambres o que haya ido más o menos ágil se debe a haber tomado antes de salir un sobre de Bicarbonates Sport Additive diluido en un vaso de agua (es la preparación que más he utilizado), pero sí tengo claro que la suplementación con él, mal no me hace y sí puede hacerme bien.

De todas formas, al tener tan poca carga energética, le veo más uso como apoyo o complemento en épocas en las que toca meter más caña (típica suplementación adicional de magnesio), para tomarlo preferiblemente en esos días en los que se sabe que se va a meter cañita de la buena, para meter un plus de magnesio.

También creo que puede dar juego para los días en los que se va a doblar sesión, para tomarlo al terminar la primera para que contribuya a detener los procesos de destrucción muscular gracias al efecto tampón del bicarbonato.

También se puede utilizar para el durante pero creo que para eso es suficiente con llevar una bebida que contenga una adecuada composición nutricional en el apartado de las sales.

Puedes comprar el Lactic Acid Stopper en PonteMASfuerte.

Leer más sobre:   Nutrición

7 comentarios

  1. Anónimo
    (20-Jul-2015 | 16:51)

    Je,… esta si que es del abuelo cebolleta:

    Alla por los ochenta, en plena movida madrileña y cuando morath empezaba ya a correr (aunque todavia con chupete y detras de una pelotita con la imagen del naranjito), los polvos del isostar eran lo unico que recuerdo que se podia tomar. Algo despues ya tambien aparecieron en lata.

    A lo que vamos,… los actuales geles (long distance) si que los he empleado en varias medias y en un par de mapomas,… y son mas que recomendables.

    Saludos.

  2. Morath
    (20-Jul-2015 | 18:43)

    Ummm, anónimo, no sé en qué año me ubicas, pero lo que comento es de los ochenta.
    No soy capaz de ubicar lo que comento en año exacto porque no he sido capaz de documentarlo pero en la época a la que me refiero, sólo estában comercialmente el Isostar en bote grande de polvos que, de vez en cuando llevaba de regalo el bidón (siguen funcionando hoy de lujo, que no gotean nada), el Flectomin (me parece que éste era en sobres) y el Gateradore (éste no recuerdo en qué formato estaba y juraría que empezó a hacerse habitual un poco más tarde).

    Cuando digo “habitual”, me refiero a poder encontrarlo en un sitio como el Continente o el Pryca de aquél entonces, seguramente en tiendas especializadas se podrían encontrar otras cosas.
    En bebidas con sales, no recuerdo que hubiera nada más que esas dos cosas y, como decía: Isostar en sabor único, que no ponía nada en el bote.

    De hecho, como pongo en la prueba, muchos hemos usado “Isostar” como genérico durante muchos años porque somos de esa época en la que no existían “bebidas isotónicas” sino que era “Isostar” o la que tú te hacías en casa siguiendo alguna fórmula casera y sólo comprabas el Isostar cuando se te había estropeado o enmohecido el bidón y necesitabas uno nuevo jejejej

  3. p@m@t@ti
    (20-Jul-2015 | 23:31)

    Buenas,

    No se que “muñonada” hice antes para que figurase simplemente anonimo, creia que salia bien en automatico… ahora no se como saldra.

    Te ubico a partir de los ochenta, pero ojo, que has descrito muy bien la situacion, los polvos, el bote,… y su renovacion.

    Los que ya opositabamos entonces usabamos isostar tras los esfuerzos. Este se anunciaba mucho en alguna que otra vuelta ciclista de entonces… el gatorade fue posterior.

    Saludos.
    p@m@t@ti.

  4. p@m@t@ti
    (20-Jul-2015 | 23:59)

    Ojo,… y digo que el gatorade fue posterior (referido a su comercializacion a gran escala en españa) porque como bien dices no se veia en cualquier “comercio”,
    … como sucedia con el isostar.

    De hecho,… parece ser que su origen es bastante anterior.

    Saludos.

  5. Morath
    (21-Jul-2015 | 00:09)

    Anda, no sabía que eras tú el Anónimo ;-D

    Cuando digo “comercial” me refiero a los híper y similares, por aquel entonces no tengo ni idea de si había tiendas de nutrición, que me imagino que sí, pero desconozco los productos que trabajaban.
    Ahora, en el Continente, el Gatorade llegó bastante después y diría que primero empezó en formato lata (o botella) y el de polvos fue posterior, al revés que Isostar.

    Y, venga, tirando de historias, las primeras barritas que sacarón los de Isostar para la masa, eran unas de almendra que parecían mazapán y estaban de mueeeeeeerte. No sé cuántas me llegué a comer porque cuando las ponían en el 3×2 arrasaba ;-D

    De todas formas, en esa época yo era pescaíto así que usaba menos ese tipo de productos, lo hacíamos casero, no tanto por lo de ahorrar, que también, sino porque el de limón nunca me gustó y así me lo podía hacer yo en casa con el sabor que quería en el que mezclaba pomelo y limón. Quedaba bastante amargo, pero quitaba la sed que daba miedo, pocas bebidas comerciales he probado que la quien tal como esa bebida casera que hacía entonces ;-D

  6. p@m@t@ti
    (21-Jul-2015 | 00:37)

    Yo siempre fui liebre, aunque como sardina tampoco me manejaba ni me manejo mal,… pero aprobe las opo a mediados de los ochenta,… y ya no hubo un isostar post esfuerzo.

    Por cierto, los Continentes, Pricas y entes similares quedaban entonces todavia lejos,… algun Simago y poco mas.

  7. GORDOPILO
    (19-Abr-2016 | 16:36)

    Gateradore….menudo merluzo

Queremos saber tu opinión

Debes estar registrado para poder comentar en Foroatletismo.com

¿No eres aún foroatleta? Regístrate