Es lo que todo deportista teme y lo que se ha de evitar a toda costa. Cuando llegan las lesiones no hay mejor forma de afrontarlas que acudiendo a un buen profesional, aunque tú también deberás poner de tu parte (más adelante os detallamos algunas recomendaciones para enfrentarse a ellas).

En la fase de rehabilitación, tras haber sufrido enfermedades y lesiones, es vital que el fisioterapeuta aporte sus conocimientos básicos de los campos temáticos cercanos a la enseñanza especial del deporte, de la medicina del deporte y de la enseñanza del entrenamiento en un intercambio de conocimientos. Además, también estará en situación de darte beneficiosos consejos e instrucciones: preguntas sobre alimentación, forma de entrenamiento y competición y medidas de compensación y liquidación. El fisioterapeuta colaborará de forma multidisciplinar conjuntamente con el equipo de ayuda (preparadores físicos, psicólogos deportivos, médicos…) y utilizarán un contacto muy estrecho contigo.

Los aspectos psicológicos se han de tener muy en cuenta para superar una lesión. Resultan de gran importancia la actitud y la motivación. Controlar la motivación por parte de entrenadores, fisios y, sobre todo de ti mismo, forma parte de la preparación. De igual modo, es muy importante el control de la tranquilidad guiada y dosificada, en especial en deportistas que son muy nerviosos. Tras una lesión importante que te haga perder días de entreno, sea leve, moderada o grave, es imprescindible recibir atención profesional. Realmente se debe considerar como un aspecto fundamental la elevada motivación. Hay días en los que sientes que “no te pones en acción”, no te pones en tensión, no hay motivación. En estas situaciones aparecen, entre otras cosas, estrés y, junto a él, se engloban y se reúnen varias condiciones de tipo nervioso y hormonal.

Los deportistas lesionados exhiben diversas reacciones psicológicas, que por lo general incluyen una respuesta al dolor, la cual, a su vez, consiste en un proceso de cinco fases: negación, cólera, negociación, depresión y aceptación, reorganización. En deportistas lesionados se producen con frecuencia aumento del miedo y la ansiedad, disminución de la confianza y descensos en el rendimiento.

Algunos consejos prácticos

La inactividad se deriva de la lesión deportiva, así que en lugar de lamentarse y verlo todo negro, para afrontar este periodo de tiempo de pasividad puedes seguir las siguientes recomendaciones:

  • Utiliza técnicas de aprendizaje que te ayuden a cambiar los modelos de pensamiento defectuoso. Es decir, evita pensar en que no vas a volver a poder correr o que no vas a alcanzar el mismo rendimiento que antes. Se trata de bloquear esos pensamientos contraproducentes.
  • Emplea técnicas que te posibiliten el ser capaz de reconocer y controlar los indicadores fisiológicos del estrés, te ayudarán a afrontar mejor los acontecimientos estresantes, incrementando así tu resistencia a las lesiones.
  • Entrena estrategias atencionales, incrementará tu capacidad de concentración y te ayudará a controlar tu atención. Mantente ocupado.
  • Establece objetivos a corto y a largo plazo, las técnicas de relajación y la visualización de la superación de la lesión te ayudarán.
  • Resulta muy importante también conseguir que controles tu ansiedad mediante técnicas de respiración, o si es severa, a través de terapia cognitivo conductual conjuntamente con el psicólogo.
  • El respaldo social te puede apoyar bastante para superar la lesión.
  • Ante todo, aprovecha para formarte sobre factores de riesgo para hacer frente a las recaídas, sobre la importancia de la preparación física, de los hábitos adecuados para la práctica deportiva y sobre tu propia percepción sobre cuáles son los factores que piensas que te hacen ser más vulnerable a la lesión. Tu percepción de riesgo sobre los factores internos y externos puede llegar a ser muy necesaria en la prevención de las lesiones deportivas. Solo tú sabes las condiciones del terreno donde vas a correr: si hará mucho calor, si estás desmotivado, si estás fatigado porque ayer hiciste miles de series, si tus zapatillas están desgastadas, etc.

Más en Foroatletismo | Cómo prevenir las lesiones más frecuentes.

1 Comentario

  1. llevo 1 mes con una lesion en el aductor izquierdo,al parecer es una sobrecarga el caso q me esta tratando mi fisio y encontrado mejoria pero aun no puedo correr incluso al andar deprisa me duele estoi desesperada!!! ya q salgo a correr todos los dias de 8 a 10 km y el estar ahorA parada me tiene d los nervios

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.