brooks-adrenaline-gts-17

Siempre es de agradecer cuando una marca se preocupa un poco de procurarte los modelos lo antes posible para que, cuando salga al mercado, la review ya esté publicada y así la gente tenga la información sin retraso y pueda enterarse a fondo de las novedades que presentan estos nuevos modelos sin tener que esperar varias semanas hasta que salgan las pruebas.

Sé que algunos lectores de estas pruebas esperan semanas y meses antes de adquirir un modelo y la verdad es que me parece un error de marketing de las marcas, así que cuando una marca, como Brooks en esta ocasión, se ha preocupado de mandarnos varios modelos para probar para que la review coincida con la salida al mercado es de agradecer (debería ser la norma, pero ya que nadie lo hace, se agradece cuando sí ocurre).

La zapatilla que nos ocupa hoy es un mito del mundillo, ni más ni menos que 17 ediciones de las Adrenaline GTS (Go To Shoe), una de las superventas de la marca americana y un referente durante años para los pronadores de arcos medios o bajos y peso por debajo de 80 kg.

brooks-adrenaline-gts-17-perfil-interior

Es uno de esos modelos alejados de la urgencia por incorporar lo último, las Adrenaline son uno de los pocos modelos de alto nivel que mantienen un feeling clásico, una zapatilla con uno de los chasis mejor diseñados y, posiblemente, la mejor zapatilla (sin contar las de control de movimiento) en la lucha contra la pronación.

Chasis y mediasuela

El año pasado probamos las Adrenaline GTS 16 y las conclusiones fueron las de una zapatilla con un chasis excelente, mucha atención a los acabados y al confort pero con una particularidad que, personalmente, no me gustó: su tacto trasero de amortiguación.

La nueva Adrenaline GTS 17 comparte muchísimas cosas con la GTS 16, posee todo lo positivo de ese modelo pero se han cuidado un poco las partes menos buenas.

El chasis es muy similar en cuanto a componentes, la GTS 17 sigue manteniendo un chasis con un drop de 12 mm, con 31 mm de perfil en talón y 19’5 mm -según mis mediciones- en antepié, con los márgenes de error se puede decir que los 12 mm que da Brooks son bastante reales y, desde luego, se notan como tal corriendo, es de los modelos más aptos para los pronadores con problemas de Aquiles, sin duda.

brooks-adrenaline-gts-17-perfil-exterior

La base de las GTS 17 me gusta mucho, no es estrecha ni excesivamente amplia, tiene 90 mm en talón y 113 mm en antepié, es una zapatilla que no tiene más de lo que necesita y de las pocas que no recurren a una base amplia para proporcionar estabilidad, para eso tiene su chasis que, en cuanto a estabilidad, está a otro nivel por encima del resto.

El chasis y mediasuela de la GTS 17 tiene bastantes componentes, aun así es una zapatilla que rara vez chirria o suena. Este tipo de sonidos son más habituales de lo normal en modelos que corrigen mucha pronación y, que no ocurra, es síntoma de buenos acabados, algo que sin duda posee.

Los componentes del chasis de la GTS 17 son: Biomogo DNA, Caterpillar Crash Pad, doble densidad, triple densidad, PDRB y DBR Accel.

El Biomogo DNA es el compuesto de Brooks que mezcla el Biomogo (evolución de EVA biodegradable en determinadas condiciones) con el DNA (compuesto de Gel con comportamiento no newtoniano) y ocupa la mayor parte de la mediasuela: todo el talón externo, el mediopié externo y todo el antepié. Lo vemos en color azul justo debajo del pie y también en color blanco.

brooks-adrenaline-gts-17-dna

El Caterpillar Crash Pad es, básicamente, Biomogo DNA pero con un trabajo extenso de geometría. La forma de oruga (Caterpillar) que adquiere hace que el impacto se reparta entre las piezas que forman el Crash Pad o modularización y que no afecte al pie o se pierda estabilidad en los impactos. La verdad es que funciona muy bien y proporciona una gran transición, especialmente si la pronación no es muy grande y se utiliza mucho la zona externa de la zapatilla.

En este Caterpillar Crash Pad vemos uno de los principales cambios de la Adrenaline GTS 17 con respecto al modelo anterior, el Crash Pad tiene dos cortes longitudinales en lugar de uno solo que tenía la GTS 16. Esto es algo que la Glycerin también ha incorporado este año y, aunque parece un cambio pequeño, influye mucho en el recorrido de amortiguación. La GTS 17 tiene algo más de recorrido y se nota más blanda que la versión anterior.

La Adrenaline GTS 17 tiene una doble densidad en color amarillo que aparece como una pequeña cuña en el perfil de la zapatilla pero que tiene una extensión considerable. De hecho, sobre esta doble densidad se apoya la triple densidad que luego veremos (en la suela se puede ver su extensión).

La dureza de esta pieza de doble densidad es de 65º, unos 10º más que el DNA. La idea de Brooks es la de hacer la corrección progresiva, según pronamos entra en acción esta doble densidad y, si la pronación se acentuara, entonces la triple densidad apoyaría al resto para guiar más la pisada.

La triple densidad, en azul marino y con una dureza de casi 80º, es una de las piezas de corrección más firmes que he visto en una zapatilla y sin duda es una de las razones por las que la Adrenaline GTS 17 es una de las zapatillas más estables del mercado.

El Progressive Diagonal Roll Bar, PDRB, no es más que un nombre para denominar al conjunto de la doble y triple densidad, como el nombre indica es progresivo y, por la colocación y la lucha contra la biomecánica de la pronación, también actúa diagonalmente.

brooks-adrenaline-gts-17-pdrb

La DBR Accel se trata de la pieza de TPU o plástico situada en la parte interna del arco de la zapatilla. Por si tenía poca estabilidad, esta pieza remata un chasis que es a prueba de bombas, el DBR Accel le da un extra de soporte a la zona del arco, especialmente para los corredores de arco bajo o plano que usen la Adrenaline GTS 17.

Como digo, es una zapatilla hiperestable, la más estable con diferencia entre sus rivales. Ni Vongo, ni Guide 9, ni GT 2000, ni Inspire… Ni siquiera unas Structure, que van muy reforzadas, pueden competir a nivel estabilidad con una Adrenaline, es como correr sobre raíles.

El trabajo de acabados, la calidad de materiales, la experiencia en la fabricación de chasis contra la pronación, la progresividad del Crash Pad… Todo esto hace de la Adrenaline GTS 17 una zapatilla con cuidada atención al detalle y una eficiencia contra la pronación brutal.

Suela

Ya me gustó bastante la suela de la versión anterior y esta nueva GTS 17 no aporta muchos cambios, lo cual es bien recibido.

En el talón tenemos HPR (High Performance Rubber), un caucho de alta resistencia a la abrasión con una dureza de 85º y con una geometría acorde con el resto de la suela, el mismo tipo de tacos para que el agarre y la transición sea la misma desde un primer momento.

brooks-adrenaline-gts-17-suela-talon

Toda la parte del mediopié y el antepié cuenta con multitud de taqueado, estos tacos compuestos de Blown Rubber de 73º trabajan excelentemente a la hora de proporcionar tracción, es una zapatilla que, gracias a estos tacos y a su estabilidad, funciona maravillosamente en caminos de tierra y, lógicamente, en asfalto seco. La situación, separación y dureza de los tacos le dan un agarre superior a la media y esta diferencia se acentúa off road.

brooks-adrenaline-gts-17-suela-delante

Brooks ha hecho un buen trabajo en el posicionamiento de dichos tacos, la densidad es mayor en las zonas en las que un pronador se supone que más trabajo o presión va a realizar. En el centro de la suela vemos una línea de guiado longitudinal, siendo el lado exterior Biomogo DNA y el interior doble densidad, al menos hasta el antepié. Esta línea es muy útil para repartir presiones en el chasis y, unido a que es la zona de separación entre la corrección y la amortiguación, hace que el equilibrio del chasis sea bastante bueno y esa separación no se note tanto.

brooks-adrenaline-gts-17-suela-presiones

La flexibilidad es mejor en el pie que en la mano, no es una zapatilla tremendamente flexible pero sí que flexa progresivamente y por los lugares correctos. Los cortes de flexión FLEXTRA de la suela son algo más pequeños en esta versión, no son tan profundos y, a pesar de esto, la Adrenaline GTS 17 es 8 gramos más ligera que la versión anterior, dando 322 gramos en talla 10 US. No tengo datos oficiales de peso pero rondarán los 300 gramos en 9 US, lo cual es muy poco para una zapatilla con este chasis.

brooks-adrenaline-gts-17-flextra

En cuanto a durabilidad, la duda con respecto a lo que va a durar una Adrenaline GTS 17 casi que va acotada a la suela, pues el chasis con esas densidades y refuerzos es improbable que se agote antes que la suela. Teniendo en cuenta el desgaste que ha presentado durante los kilómetros de prueba y la geometría y dureza de los tacos, le espero sacar unos 800 kilómetros con mis 74 kg de peso (con 150 km, los tacos delanteros presentan un poco de desgaste y también los del talón externo, nada fuera de lo normal y más con un taqueado tan marcado donde siempre se suele notar un desgaste más prematuro). En definitiva, dentro de lo aceptable.

Upper

La Brooks Adrenaline GTS 17 no posee un upper que te deje con la boca abierta, de hecho a priori es un tanto aburrido, sin nada fuera de lo normal, quizá porque es precisamente lo que Brooks busca y también el usuario tipo de este modelo. Lo que realmente interesa es si el upper funciona bien y, desde luego, aquí poca duda queda, lo hace excelentemente bien.

Es probable que, al ponérselas, un corredor no aprecie bien muchas de las cosas que Brooks ha logrado “bordar” con este upper. Por ejemplo, una de las más importantes y que rara vez se ve en una zapatilla de pronadores: el ajuste del collar en dinámico. Brooks ha tenido la curiosa idea (léase curiosa con ironía hacia las otras marcas) de intentar lograr un ajuste cuidado en esta zona concreta, ya que el collar es una parte con mucha corrección en el chasis y no puede permitirse el lujo de no poseer un buen ajuste en esa zona por parte del upper, pues un upper que no ajuste bien en movimiento hace que la efectividad de la corrección pierda muchos enteros.

Brooks ha hecho un collar unos milímetros más cortito, llevando el ajuste de los cordones más cerca del talón, unido a un buen contrafuerte y unos paneles laterales bien reforzados hace que la zapatilla no se “abra” tanto al impactar y no se pierda ajuste al separarse los paneles laterales del pie.

brooks-adrenaline-gts-17-cordones

No se han quedado ahí, han diseñado una lengüeta con un acolchado generoso y agradable lo que, unido a un sistema de cordones que favorece mucho el ajuste en la zona central del pie, hace que este se mantenga siempre sobre el chasis en la otra zona clave para la corrección, el arco. Son detalles sobre los que Brooks presta atención y otras marcas no, quizá por ello siempre han sido líderes en cuanto a pronadoras.

Las piezas de ajuste laterales son de bastante grosor para ser termoselladas, son varias tiras que se combinan en los agujeros centrales formando triángulos para rigidizar un poco el ajuste. Tanto es así que los termosellados de la cara interna tienen una membrana de refuerzo que los une y que, como decía antes, favorece el ajuste en la zona clave situada por encima del arco.

Respecto a la malla, es normal, bastante abierta en la capa externa y muy tupida internamente. Cuenta con un uñero termosellado para evitar alguna rotura, y probablemente la malla sea lo menos especial de la Adrenaline, cumple su objetivo pero sin aportar nada reseñable. Su ventilación es media, no es una zapatilla ventilada pero tampoco es un modelo que genere mucho calor por parte de la mediasuela, así que lo comido por lo servido.

brooks-adrenaline-gts-17-collar

Respecto al acolchado trasero del talón, también es pasable, sin lujos ni florituras, de hecho su acolchado es menor de lo que uno se esperaría, lo que hace que los corredores menos acostumbrados a tener zapatillas con el talón rígido en el upper puedan tener sensaciones encontradas. En cambio, los corredores que busquen cierto apoyo al tobillo porque suelan sufrir torceduras, encontrarán un modelo ideal en las GTS 17.

Un detalle que resaltaré siempre como un avance enorme dentro de las zapatillas (y que es gratis para el resto de marcas y ninguna lo hace, no sé si por tema de patentes), es que algunas Brooks tienen una trabilla en la lengüeta en la parte superior, esta trabilla mantiene la lengüeta en el sitio en todo momento. Es un detalle ridículo, pero hay que aplaudir al señor al que se le ocurrió y a Brooks por utilizarlo habitualmente.

brooks-adrenaline-gts-17-trabilla-lengueta

Horma

La horma es muy buena y muy lograda, apta para casi todo tipo de pies y es así porque el ajuste es muy bueno y eso le permite ciertos lujos a la zapatilla.

Es de anchura media tirando a amplia en antepié, al principio no da sensación de anchura por el buen ajuste que tiene en mediopié, pero sin duda que el antepié permite una expansión de los dedos sin problema.

brooks-adrenaline-gts-17-puntera

Como he dicho, el talón es particular, no es el más refinado en cuanto a confort o amortiguación, pero es de los mejores en cuanto a funcionalidad y sujeción del pie en una pronadora.

En cuanto al tallaje, yo usaría la misma talla, aunque siendo una Brooks no renuncia a su herencia y es un tallaje normal tirando a ligeramente corto. Para mí, no es lo suficiente como para necesitar media talla más gracias a que el antepié es algo redondeado. Si soléis dejar el ancho de un dedo de la mano en vuestras zapatillas, me iría a la misma talla, si dejáis menos de eso, entonces media talla más.

La Adrenaline siempre ha sido un modelo indicado para arcos bajos o planos, la Adrenaline 17 no cambia eso, pero tiene un arco ligerísimamente más marcado que en ediciones pasadas. No cambia para nada el usuario tipo, pero los corredores que descartabais la Adrenaline por su arco bajo, quizá deberíais volver a reconsiderarla entre las opciones.

La plantilla es muy fina de EVA 257 y, en el footbed, como ya he dicho, tiene un cartón cosido de 80º de dureza. Como imaginaréis, una plantilla fina de EVA más un cartón hace que la amortiguación que realmente tiene la Adrenaline se perciba diferente.

Amortiguación

Personalmente, aquí es donde creo que falla un poco la Adrenaline GTS 17. En la versión anterior ya me quejé mucho sobre este tema y, aunque hay que reconocer que la GTS 17 ha mejorado lo suficiente como para que la considere aceptable en cuanto a amortiguación, no dejo de darle vueltas a lo buena que sería esta zapatilla si quitaran el dichoso cartoncito que han cosido en el talón debajo de la plantilla.

Una zapatilla que en la mediasuela tiene materiales de 55º, 65º y casi 80º no necesita una pieza firme de cartón para absolutamente nada. Si lo que pretendía Brooks era evitar que el Crash Pad desequilibrase mucho el chasis, que lo hubiera dejado sin cortes longitudinales, pero negarse a quitar el cartón y luego mejorarle la geometría del Crash Pad es un parche mal puesto ya que el confort y el tacto de amortiguación son los que se ven perjudicados y hasta que no lo quiten seguirá sin ser una zapatilla ‘Cushion’ por mucho que la metan en esa categoría. Sigo en mis trece respecto al cartoncito, creo que es un error en una zapatilla brillante.

A pesar de la presencia de dicha pieza, la Adrenaline GTS 17 ha mejorado con respecto a la GTS 16. La nueva versión posee suficiente amortiguación como para disfrutar de la zapatilla, y cuantos más kilómetros le haces, más a gusto vas con ellas, es uno de los modelos que gana mucho según lo vas amoldando a tu pie y forma de correr.

brooks-adrenaline-gts-17-amortiguacion

La amortiguación trasera, como ya he reiterado, ha mejorado pero el cartón le resta mucho tacto agradable y lógicamente muchísimo recorrido. Es una zapatilla con un recorrido corto, de ahí que sea muy apta para los corredores con problemas de Aquiles.

La amortiguación delantera es mucho mejor, no es una maravilla pero, al notar el contraste delantero y trasero, se agradece mucho un tacto sin filtros. Esto, unido a una flexibilidad bien diseñada, aumenta las buenas sensaciones de esta parte de la amortiguación.

brooks-adrenaline-gts-17-flexibilidad

Este es un aspecto en el que la Adrenaline GTS 17 está por detrás de sus rivales. No posee gran recorrido de amortiguación, de ahí que en la introducción haya recalcado su feeling clásico. Los corredores veteranos, los corredores a los que le gusten las zapatillas más firmes o los que busquen sobre todo estabilidad serán los usuarios más contentos con este modelo.

Aun así, hay una buena noticia en este apartado y es que en climas calurosos la zapatilla cambia muchísimo su comportamiento y se torna bastante más blanda. Esto es algo que, sobre todo, he experimentado con Saucony pero, tras salir a correr un día de mucho calor y humedad con las Adrenaline GTS 17, parecía que estaba corriendo con otra zapatilla diferente que en los entrenamientos anteriores. Mismos ritmos, mismo circuito y comportamiento muy diferente en el recorrido de amortiguación, así que el principal inconveniente de este modelo no lo es tanto si vives en un clima caluroso, como se puede dar en el sur de España.

brooks-adrenaline-gts-17-amortiguacion-delante

Conclusión

Se puede decir que la Adrenaline GTS 17 es una obra de arte con un gran inconveniente, es como tener a Halle Berry con una verruga en la nariz o un Porsche 918 de color marrón. Sí, son espectaculares, pero podrían ser increíbles, y es lo que le pasa a la Adrenaline GTS 17. Tiene detalles realmente buenos en los que otras marcas ni reparan, los acabados son excelentes, el trabajo de diseño contra la pronación es brillante pero, como ya le pasaba a la GTS 16, una sola pieza hace que un modelo espectacular pase a ser simplemente una buena zapatilla de running para pronadores.

La parte buena es que con una plantilla más gruesa y elástica tipo Ortholite, ese problema se reduce mucho y entonces sí que notas lo que podría ser la GTS 17.

Aun así, sigue siendo una de las mejores zapatillas para pronadores fuertes, de hecho de las poquitas opciones que quedan, sobre todo si eres un corredor de menos de 80 kg.

Es de esas zapatillas en las que, los que probamos decenas de zapatillas anualmente, sabemos apreciar muchos detalles que pasan desapercibidos y tienen un impacto importante en el resultado final, pero también es de esos modelos que te dejan pensando: “madre mía, lo que podría haber sido si no fuera por esto”.

Lo mejor:

  • Amortiguación mejorada.
  • Acabados muy logrados.
  • Ligera e híper estable.
  • Sujeción del pie.

A mejorar:

  • El cartón del talón resta más de lo que aporta.
  • Agarre en superficies lisas y húmedas.
  • No es la más amortiguada del mercado.

Calificaciones:

  • Chasis y estabilidad: 9.5/10
  • Amortiguación: 7.5/10
  • Ajuste y horma: 9/10
  • Upper: 8.5/10
  • Suela: 8.5/10

Usuario tipo:

  • Corredores de entre 65 y 85 kg pronadores medios o fuertes con arcos medios o bajos que busquen un modelo para entrenamientos largos por tierra o asfalto a ritmos más lentos de 4’20”/km.

9 Comentarios

  1. Yo las tengo con unos 200km, no más, y todavía no me acaban de convencer. Las noto pesadas y escasa amortiguación. Y encima después de leer lo del cartón….Que pasaría si se lo quitara???????

  2. Hola. Tengo una Adrenaline v13 talle 11,5 americano la cual me va justa. Deberia repertir la talla en esta o irme a 12 us?. Tengo las structure 19 talle 11,5 y me van bien de largo.

    Saludos

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.