Desde el momento en que te compras unas zapatillas es importante cuidarlas, ¿sabes que con pequeños trucos puedes conseguir que duren en buen estado más kilómetros? Tiene un efecto por partida doble: en primer lugar se hace un ahorro porque retrasas la compra de un par nuevo y en segundo lugar, alargas un poco más los entrenamientos con unas zapatillas que ya están amoldadas a ti, que siempre es mejor que estrenar un modelo nuevo.

Las temperaturas extremas no les van bien

No las dejes a la intemperie entre uso y uso. En invierno por el frío o en verano con la luz directa del sol sufren mucho más que si las dejas “descansar” dentro de casa.

Lávalas si es estrictamente necesario, pero huye de la lavadora

Puedes pasarles un trapito húmedo después de cada uso para quitarles el polvo superficial, pero sólo dales una limpieza profunda cuando se les acumule mucho barro, hierba o suciedad en la suela y la malla. No las metas en la lavadora, pues las zapatillas de atletismo tienen muchas veces piezas o partes delicadas que se pueden estropear con el vaivén de la máquina. Lo mejor es frotarlas superficialmente con cepillo -puede ser un típico cepillo de uñas o de dientes-, agua fría o tibia y jabón neutro. Para secarlas, usa un trapo y se quedarán como nuevas.

No olvides retirarles los cordones y las plantillas

En la limpieza profunda es necesario retirar los cordones y las plantillas para llegar a todos los puntos de la zapatilla. Además, recuerda que los cordones y las plantillas también los debes lavar. Bastará con introducirlos en un recipiente con agua y jabón y frotarlos suavemente.

Estufas y radiadores están prohibidos para secarlas

Si entrenas cuando ha llovido o te has ido por una zona de charcos y se han mojado por dentro, sécalas con un trapo cuando llegues a casa y déjalas rellenas de papel. Nunca las dejes a secar al lado de la estufa o el radiador, pues algunos materiales se pueden deteriorar por el calor.

Procura no usarlas para otros deportes

Si prácticas otros deportes que no tienen mucho que ver con los movimientos del running, como baloncesto, fútbol, pádel o tenis hazte con otras zapatillas específicas, pues las zapatillas de atletismo no están preparadas para girar bruscamente o para muchos cambios de dirección. Un uso continuado en otra práctica deportiva puede deformarlas rápidamente.

Para nota: utiliza cera o grasas especiales

Existen ceras especiales que aplicándolas sobre la piel de las zapatillas, les forman una capa protectora contra la suciedad y les dan algo de resistencia al agua. De esta forma la suciedad no se incrustará tanto y podrás retrasar algún tiempo el lavado profundo de la zapatilla, pero tendrás que dedicarle algo más de tiempo para aplicarle la cera. Si te gusta mimar y dedicarle tiempo a tus zapatillas este truco no está de más.

6 Comentarios

  1. dejo las zapatillas en el sol directo secándose para evitar la proliferación de hongos y el pie de atleta. Que opinan por favor, quienes recomiendan que se seque en la sombra para no estropearlas. Siempre usaba la lavadora para que se elimine el sudor, pero ahora que compré unas costosas lo voy a analizar bien.

  2. Jamás seco las zapatillas al sol, las dejo secar a la sombra, para ello hay que tener por lo menos dos pares! su vida útil se alarga significativamente

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.