Una de las zapatillas únicas en su especie es la New Balance 829. Es una de esas zapatillas de entrenamiento ligera para aquellos usuarios que les guste ir lo más liviano posible en los rodajes y, sobre todo sin ningún tipo de soporte para la pronación, chasis neutro 100%.

Su comodidad también es de diez, con un revestimiento interior sin costuras y de secado rápido para mantener siempre seco el habitáculo, dos detalles cuidados al máximo y que no se suelen encontrar juntos.

La New Balance 829, en su segmento, puede presumir de llevarse el mérito de una de las mejores amortiguaciones, y de tacto blando. Además, es bastante avanzada, con una larga lista de tecnologías que la convierten en una atractiva zapatilla de gama media-alta. Incorpora la mediasuela de ActevaLite, que es de una composición más ligera que la tradicional de New Balance (Acteva a secas) y sin perder propiedades, lo que permite en gran parte esa ligereza y que es responsable también de una gran flexibilidad.

No es ningún que secreto que incluye el dispositivo Abzorb, ese que se ocupa de absorber los impactos y hacer más agradable la pisada con unas propiedades de compresión contundentes.

Lo que mantiene la estabilidad que tiene la zapatilla es, sin contar con su horma ancha, única y exclusivamente la pieza de TPU Stability Web, que une la parte delantera con la trasera de la zapatilla, emplazada en la mediasuela y restándole algo de peso. Al no tener ningún elemento más de estabilidad, los usuarios que pronen levemente la tendrán que descartar e irse a otras zapatillas de entrenamiento ligero con algo de corrección extra.

En resumen, buen rendimiento, respuesta con absorción, ventilada, fresquita y esta temporada en un único color no apto para corredores discretos.

Así que la New Balance 829 hará las delicias de los usuarios neutros o supinadores que ronden los 65 kg y que busquen una zapatilla para todo -entrenar y competir incluso hasta maratón- y que les guste usar una zapatilla ligera, aunque con ciertas garantías para sus rodillas. Además, como es lo más habitual en New Balance, los corredores que tengan el pie estrecho la notarán demasiado ancha, deberán probársela antes para decidirse; mientras que los pies anchos no tendrán ninguna pega. Por supuesto que los que quieran calzarle unas plantillas lo podrán hacer con seguridad. Usuarios más pesados podrán darle uso en carreras, entrenamientos de series o algún entrenamiento de rodaje corto a ritmos alegres, como mucho.

Peso de la zapatilla: 276 gramos.
PVP: 100 euros.

2 Comentarios

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.