Con este look clásio viene la New Balance 993. Su aspecto de vieja escuela se está convirtiendo en una opción atractiva para aquellos corredores que quieran calzar unas zapatillas de running diferentes a lo que estamos acostumbrados a ver, o para aquellos usuarios que quieran correr más discretos.

Algo que destacan sus usuarios es la gran transición que provee sin problemas de movimiento desde el talón a la punta, además de una buena respuesta dentro de lo que cabe, ya que es una zapatilla de entrenamiento pura y dura.

Con su mediasuela de poliuretano se puede decir que tiene una buena relación respuesta/absorción, devuelve la energía sin restarle comodidad. Incorpora, como no, el sistema de transición dinámico ABZORB DTS, que le proporciona amortiguación extra en el talón, especialmente construido para disminuir el impacto en la zona y aumentar la eficiencia de la pisada. Su suela, de caucho quemado, es bastante ligera aunque lo podría ser más. Como no, incorpora el Ndurance de la marca inglesa para garantizar la durabilidad en las partes que más se desgastan.

Sin duda su gran cualidad es una excelente estabilidad, incluso usándola en caminos de grava o tierra.

En resumen, la New Balance 993 goza de estabilidad y amortiguación al más alto nivel con una corrección firme aunque cómoda para corredores con pronación leve o media y dará los resultados más óptimos a los corredores de más de 70 kg de peso que le quieran dar un uso para casi todo, desde carreras de a partir de 5 kilómetros hasta entrenamientos largos y a ritmos tranquilos.

Peso de la zapatilla: 368 gramos.
PVP: 140 €.

4 Comentarios

  1. Primeras noticias de que existia una zapa asi. Me parece buena iniciativa para aquellos corredores que siempre se quejan de que las zapatillas de correr son muy cantosas.

Escribir respuesta

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.