Atletismo
Mostrando resultados del 1 al 3 de 3

Amaia Piedra

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    Sep 2007
    Localización
    Asturias
    Mensajes
    1.390

    Amaia Piedra

    «Un sabor agridulce»


    Amaia Piedra, ayer tras conocer la sentencia

    A Amaia Piedra le costó asimilar la resolución del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. La atleta bilbaína, tras las primeras noticias que tuvo en su poder, prefirió esperar a leer la resolución para hacer una valoración a este periódico. «Me queda un sabor agridulce. Claro que estoy contenta por la decisión, pero llega por algo que no lo esperábamos para nada. Al final es por un defecto de forma, y no por todas las pruebas que hemos aportado para demostrar mi inocencia», explicó.

    Cansada después de más de tres años de pelea desde que salió a la luz su caso, Amaia Piedra se alegra «por una parte porque después de tanto tiempo se ve la luz, pero no puedo estar satisfecha al cien por cien. Me da pena que con todo lo que hemos trabajado, con todas las pruebas que hemos acumulado, donde se demuestra claramente mi inocencia, ahora se dejen de lado, y no se den a conocer».

    Ahora, la fondista bilbaína prefiere esperar y ordenar su cabeza antes de valorar la sentencia y lo que hará en un futuro inmediato. «Lo primero descansar. Y luego ya veremos, porque han sido muchos y muchos meses de pelea y de superar obstáculos», recordó Amaia Piedra, que valorará en los próximos días todo el caso.

    El Tribunal Superior anula la sanción de dos años impuesta a Amaia Piedra

    El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco puso ayer fin a tres años y medio de calvario para Amaia Piedra. La sala de lo contencioso administrativo anuló la suspensión de dos años impuesta a la atleta bilbaína por su presunto caso positivo de EPO registrado en el verano de 2004. Según la sentencia conocida ayer, la decisión se toma porque la tramitación del expediente duró más de los seis meses establecidos por la ley.

    En una sentencia con fecha del 14 enero, el alto tribunal vasco estimó el recurso interpuesto por la atleta contra la resolución del Comité Español de Disciplina Deportiva del 14 de octubre de 2005, que confirmaba la sanción impuesta por dos años por parte de la Federación Española.

    El TSJPV, por contra, recordó en su fallo que el procedimiento abierto contra la corredora se inició el 28 de septiembre de 2004 y la notificación de la resolución sancionadora no iba a producirse hasta el 27 de abril de 2005, es decir, prácticamente siete meses después.

    En este sentido, advirtió de que el procedimiento iniciado de oficio «no susceptible de producir efectos favorables» para la atleta, ha de entenderse «caducado, una vez transcurrido el plazo máximo para su tramitación», que fija en seis meses. Por todo ello, lo declara disconforme a derecho y lo anula.

    De este modo, se cierra un proceso que comenzó en verano de 2004, cuando Amaia Piedra compitió en Valladolid dentro del Trofeo Federaciones. Tras darse a conocer su positivo por EPO, comenzó una larga batalla judicial que ha durado más de tres años. En este proceso, la defensa de la atleta siempre ha defendido su inocencia, y ha aportado numerosas pruebas -incluso dio a conocer los resultados de sus análisis- para demostrar las irregularidades que a su juicio se cometieron desde el inicio del análisis con el traslado de la orina de la fondista desde Valladolid al laboratorio de Madrid.

    A la justicia ordinaria

    La Federación Española, pese a todo, confirmó en 2005 la sanción de dos años a Amaia Piedra, y posteriormente el Comité Español de Disciplina Deportiva confirmó el castigo, por lo que la corredora bilbaína apostó por acudir a la justicia ordinaria en su afán por demostrar su inocencia.

    La primera noticia positiva le llegó en 2006, cuando el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco decretó la suspensión cautelar de la resolución del CEDD, por lo que Amaia Piedra podía volver a competir mientras se resolvía su caso.

    Ayer, el TSJPV dio a conocer que anula definitivamente la sanción, aunque ésta llega a través de una vía totalmente inesperada por parte de la atleta. Y es que la la sala no entra en el fondo de la sanción por dopaje, por lo que no se han estudiado las pruebas que presentó la corredora para demostrar las irregularidades que según planteó se dieron a lo largo de su proceso.

    LA CRONOLOGÍA

    Junio de 2004: Amaia Piedra compite en Valladolid dentro del Torneo Federaciones.

    Agosto de 2004: Después de haber sido campeona de España de 5.000 metros en Almería, y apenas unos días antes de darse a conocer la selección para los Juegos de Atenas, se anuncia el presunto positivo por EPO de la atleta bilbaína.

    Diciembre de 2004: El Comité Español de Disciplina Deportiva concede a la atleta la cautelar para que pueda seguir compitiendo mientras se estudia su caso.

    Febrero de 2005: La Federación Española anuncia que impondrá dos años de sanción a Amaia Piedra.

    Mayo de 2005: La Federación Española confirma y hace oficial la sanción, un paso fundamental para que la corredora de Santutxu acuda al CEDD y presente alegaciones por un proceso de análisis de orina que asegura está lleno de irregularidades.

    Noviembre de 2005: El CEDD rechaza las alegaciones presentadas por la defensa de Amaia Piedra. La atleta anuncia que recurrirá a la justicia ordinaria.

    Mayo de 2006: El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco concede la suspensión cautelar de la resolución que había emitido el Comité Español de Disciplina Deportiva sobre el caso de Amaia Piedra. La atleta puede volver a competir.

    Enero de 2008: El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco anula la sanción de dos años impuesta a Piedra porque la tramitación del expediente duró más de los seis meses establecidos.

    Igor Barcia
    Fuente: El Correo Digital


    Éstos eran otros tiempos, seguro que más felices...

    "Te cambio el trofeo" · ELPAÍS.com
    Úlima edición por gijonés fecha: 25-01-2008 a las 20:00

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    Sep 2007
    Localización
    Asturias
    Mensajes
    1.390

    La verdad de Amaia Piedra

    Con la tranquilidad de contar con una sentencia favorable, la atleta bilbaína rompe para EL CORREO su silencio tras tres años y medio de lucha por demostrar su inocencia tras su positivo por EPO



    Tres años y medio ha durado el calvario de Amaia Piedra. Desde aquel fatídico mes de julio de 2004, cuando le comunicaron lo que nunca hubiera esperado -«cuando me dijeron que había dado positivo por EPO no me lo podía creer, era imposible»- la atleta bilbaína afrontó su prueba más dura, demostrar su inocencia ante todas las instancias y organismos hasta que la semana pasada, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco anuló su sanción. Ahora, con la satisfacción del respaldo de una sentencia favorable, Amaia Piedra ha decidido romper el silencio que ha mantenido durante todo el proceso para contar a EL CORREO su verdad.

    «Quiero dejar claro que mis análisis de EPO dan un negativo rotundo, pero desde un primer momento fui considerada culpable y me he pasado todo este tiempo intentando demostrar mi inocencia, aportando pruebas y más pruebas que en muchas ocasiones no fueron tenidas en cuenta. He tenido que acudir a la justicia ordinaria y al final me han dado la razón por algo que no esperaba, por un error burocrático, lo cual me deja contenta, pero no satisfecha, porque no han entrado a valorar mi caso», afirma.

    Para explicar su caso, Piedra bucea en los recuerdos y en la numerosa documentación acumulada en un proceso tan largo como este. Y recuerda «los numerosos errores que se han ido produciendo y que nadie los ha querido tener en cuenta».

    Todo comenzó en el Torneo Federaciones de Valladolid, celebrado el 26 de junio de 2004. «Desde ese momento, todo fue un cúmulo de errores y despropósitos, como fuimos viendo una vez que nos pusimos a recabar datos para mi defensa. Para empezar, el material empleado por la RFEA en la recogida de orina no estaba homologado ni acreditado, y lo que es peor, las muestras se llevaron en una mochila de cámping de 7 euros totalmente inadecuada para un transporte de muestras de EPO en el que la orina tiene que estar refrigerada», explica.

    En concreto, los organismos atléticos no coinciden a la hora de valorar a qué temperatura tienen que mantenerse las muestras de orina mientras son trasladadas al laboratorio. Mientras la IAAF recomienda que estén entre 0 y -8 grados centígrados, la RFEA considera que deben estar entre 0 y 4 grados. Pero en algo coinciden, y es que el plazo de entrega máximo desde la recogida de muestras y la entrega para su análisis no debe superar las 24 horas. «Y en mi caso tardaron 63 horas. Y teniendo en cuenta que fueron transportadas con un material totalmente inadecuado, y que la temperatura ambiente en Valladolid y Madrid rondó los 35 grados aquel fin de semana, la consecuencia lógica es que la orina llegó al laboratorio totalmente alterada. Desde el principio se rompió la cadena de frío, algo fundamental para un correcto análisis de EPO».

    Y como resultado, los parámetros de la orina quedaron alterados, según consta en el acta del laboratorio. De un PH 5.0 se pasó a un 6.2, «algo totalmente exagerado. Puede haber una variación máxima de 0.2 o 0.3, pero no de más de un punto. Es que al final es como si esa orina fuera de otra persona, porque cuando salió de Valladolid, tenía un aspecto normal, y luego en el laboratorio era totalmente turbia», como decía el acta.

    'Orina inestable'

    En este sentido, Amaia Piedra recuerda el reglamento de la Agencia Mundial Antidopaje en el que señala que «si la orina no llega en condiciones de estabilidad, el resultado de los análisis debe considerarse como no positivo». Es el principio de lo que se denomina 'orina inestable', algo que cree totalmente aplicable a su control.

    «El caso es que tras tardar 21 días en realizar el test de EPO, cuando lo normal es que se haga en 48 horas o en 72, el laboratorio resulta que asegura que se ha detectado esta sustancia, pero no nos dicen cuánto porque no lo pueden acreditar. Es decir, que ese laboratorio de Madrid no estaba acreditado para realizar este tipo de controles», explica la atleta, que relata los «numerosos problemas que ofrecía el método de detección de EPO en aquella época, que se hacía por cuantificación».

    El caso Beke, en el que el triatleta belga demostró ante la justicia que a determinados niveles de esfuerzo continuado había alteraciones naturales de esta proteína -hizo una prueba y en diez muestras dio tres positivos y siete negativos- acabó con el viejo sistema y se impuso la interpretación visual, «en el que si aparecen tres bandas superiores consecutivas en la banda de análisis se interpreta que es positivo. En mi caso, se ve que es negativo, pero hubo un problema», dice.

    El problema es que la AMA aceptó el cambio de sistema en 2005 y decidió archivar los casos pendientes desde el 1 de enero de ese año, «pero yo, como era de verano de 2004, ni lo archivaron, ni podía aportar mi test», lamenta la atleta, quien destaca que en todos los controles sanguíneos de aquel año, el valor más alto de hematocrito fue del 43%, cuando el límite permitido es del 50%. «Después todo fue un querer y no poder, todo tipo de trabas para impedir que aportara pruebas, -las que aportaba la RFEA me las tachaba como innecesarias- hasta que tuve que acudir a la vía ordinaria y me ha llegado por fin una sentencia favorable», afirma ahora con un suspiro de tranquilidad y alivio.

    «Me han arruinado la vida»



    -Por fin rompe su silencio, después de tres años y medio.
    -Sí, después de tanto tiempo me parece mentira que vaya a hablar. Estoy contenta, porque por fin me puedo sentir de cierta manera liberada, pero no satisfecha, porque después de tanto tiempo demostrando mi inocencia en los juzgados ahora ha llegado de una manera que yo no esperaba. Me hubiera gustado que hubieran estudiado el caso. Queda la espina de que se caiga por un tema burocrático.

    -¿Ha pensado en seguir adelante, en recurrir de nuevo?
    -Por un lado piensas en seguir y llegar hasta el final y que se aclare todo el caso. Pero por otro lado, cada vez tengo menos fuerzas, vas agonizando porque es una lucha de David contra Goliat. Yo como atleta peleo contra un laboratorio, contra instituciones... ¿Qué más tengo que demostrar? Ha llegado el momento de relajarme y de pensar que he ganado la batalla. No de la forma que hubiera querido, pero sí me siento ganadora. Siempre peleando y buscando pruebas ha sido una inversión de tiempo y dinero considerable, y todo eso te va minando las fuerzas. Y ahora que hay algo que demuestra tu inocencia, no se si me merece o si me veo con fuerzas para seguir peleando. Estoy pensando, pero no son los días más apropiados, porque está todo muy reciente y vuelvo a recordar muchos sentimientos, porque ha sido un proceso muy largo. No tengo la misma fuerza que al principio, y tengo que valorar si voy a ser fuerte para poder aguantar otra vez lo que se vendría encima si sigo adelante.

    -¿Piensa en descansar y olvidarse de todo?
    -Me merezco relajarme. Ha sido mucha tensión, mucha perdida de sueño, de muchísimas cosas, de tener que oir y aguantar muchas cosas. Yo sé lo que hecho y lo que no he hecho y no tengo que demostrar nada. Me tengo que demostrar a mi y a la gente que está a mi alrededor, y eso ya lo he hecho. ¿Seguir luchando? Pues sí que me gustaría, lo que no se si estoy preparada psicológicamente para meterme en esta aventura. Tres años y medio son muy largos, hay que vivirlo y sentirlo.

    -¿Le animan a seguir?
    -La gente de mi entorno me dice que siga, pero es que recordar todo lo mal que lo pasé en su momento y vivirlo de nuevo no se si estoy preparada. Porque no sabes el periodo que vas a estar así. Ahora mismo estoy más en el no que en el sí, pero yo también te digo que soy muy tenaz, y muy cabezona, y como me dé la venada, voy a por ello, porque sé que tengo la razón y lo puedo probar, ¿entonces por qué me voy a parar aquí? Lo único que me hace frenar es pensar que no tengo la suficiente fuerza para seguir adelante.

    -¿Cómo cambió su vida?
    -Dile a cualquier persona que de un día para otro su trabajo ya no va a ser su trabajo, y no sólo que no va a poder trabajar en ello, sino que va a tener un lastre, la van a criticar, y a poner una cruz. Y no sólo a mí, sino también a mi entorno. Durante toda la vida me he sacrificado mucho, y esta vez me ha tocado, he luchado contra ello, he ganado, no como pensaba y quería, pero es lo que hay.

    Rechazo federativo

    -¿Y se ha sentido rechazada por alguien en este tiempo?
    -He sentido el rechazo o la falta de apoyo de algunas personas, que ni siquiera me han llamado para ver cómo estoy. He sentido el rechazo de la Federación Vizcaína, con su presidente Gonzalo Peña, de la Federación Vasca, con Miguel Ángel Munitza, que no fueron capaces de llamarme y preguntarme si es cierto o no. Me he sentido muy defraudada. Y sobre todo con una persona a la que yo consideraba amigo personal, un atleta de talla internacional que ni siquiera se ha dignado a llamar por teléfono y me ha demostrado que ni es amigo mío y que deja mucho que desear como persona. Creo que él ya sabrá a quién me refiero. Del resto de gente ha habido unos que me ha apoyado más y otros que menos, pero en el circulo más cercano me he sentido muy arropada -mi entrenador, mi familia, mis compañeros, mi manager, mis abogados, mis amigos y las personas que me han apoyado- y a todos ellos les doy las gracias.

    -¿La sentencia compensa lo que ha pasado durante este tiempo?
    -Es imposible que me compensen. Me han arruinado mi vida a nivel personal y a nivel profesional. Es un trago muy duro. Soy una persona fuerte, aunque el tema vaya por dentro, pero te hace mella a la hora de hacer y decir muchas cosas. Soy una persona muy clara y que va de frente, pero valoras todo más, las cosas que te pueden afectar, te vuelves más vulnerable, más sensible.

    Los problemas físicos

    -A pesar de contar con la cautelar, apenas ha podido competir por las lesiones.
    -Es que me ha afectado mucho en el aspecto físico. Lo que no me ha pasado nunca de tener lesiones graves, toda la tensión que tenía a nivel muscular o nervioso cada poco me lesionaba de gravedad. Es más, ahora arrastro una lesión de un año, y no hay manera de que pueda entrenar.

    -Lo cierto es que su carrera deportiva se detuvo cuando estaba en su mejor momento.
    -Aquel año, mi meta era ir a los Juegos de Atenas, estaba entrenando como nunca, iba encaminada a ello, y a partir de ahí quería aguantar a ese nivel medio año más. Yo sé todo lo que hay que entrenar y lo que hay que sacrificar, y sólo quería aguantar hasta la temporada de cross. Y luego seguir pero a otro nivel. Pero no pude. Me truncaron mi vida, mi carrera deportiva, a nivel psicológico, a nivel moral, personal. Mi trabajo era correr, lo más rápido posible, y el trabajo de otras personas era hacer controles y análisis, y hacerlos bien, y como no lo hicieron bien, me han arruinado la vida. Así se sencillo.

    -¿Piensa en volver a competir?
    -No, no tengo ilusión. Han sido muchos años de sacrificios, muchas alegrías y decepciones. Le debo muchísimo al atletismo, pero me he sentido muy decepcionada por aquello por lo que aposté. Si en plena carrera deportiva ya estaba pensando en retirarme del alto nivel nacional, ahora mismo más. El atletismo me ha dado mucho, pero me ha dado un golpe tan grande que he perdido muchísima ilusión. Creo que ya le he dado demasiado de mi vida.

    Igor Barcia 28.01.08
    Fuente: El Correo Digital

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    Sep 2007
    Localización
    Asturias
    Mensajes
    1.390

    La Federación vasca recuerda a Amaia Piedra que ya le apoyó

    El presidente de la Federación Vasca de Atletismo, Miguel Angel Munitza, salió ayer al paso de las declaraciones de Amaia Piedra en este periódico, en las que le acusaba de falta de apoyo y aseguraba sentirse «defraudada» por el trato recibido tras dar positivo por EPO. Munitza recordó a la atleta vizcaína que, «en su día, la Federación vasca la seleccionó para el Campeonato de España de cross de 2005 en Toro, a pesar de las presiones que tuvimos para que no compitiera».

    En concreto, el dirigente federativo explicó que, «una vez que la atleta tuvo la primera suspensión cautelar a finales de 2004, nosotros no tuvimos ningún problema en contar con ella, y por mucho que diga que no la llamamos, no es cierto, porque la convocamos para aquella competición después de hablar con ella y su entrenador. Y respetamos su puesto en Toro porque era la vigente campeona de cross y, pese a que hubo gente a la que no gustó nada que la convocáramos, lo hicimos».

    Es más, Munitza recordó que, «si no ha competido en más pruebas, es porque desde que volvió a tener la cautelar, Amaia Piedra ha estado lesionada. Si hubiera estado entrenando, la Federación vasca hubiera contado con ella». Para el dirigente de la federación autonómica, «aquí se están entremezclando otros asuntos de índole personal que no vienen al caso».

    Amaia Piedra, que siempre ha negado el consumo de EPO, acaba de recibir una sentencia favorable por parte del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, que ha anulado su sanción.

    Igor Barcia - 29.01.08
    Fuente: El Correo Digital