«Siempre he estado a buen nivel, pero solo se valoran las medallas»

La medalla de bronce en la prueba de 1.500 en el campeonato de España de pista cubierta, la única de una gallega, han devuelto al primer plano de la actualidad a Rocío Rodríguez Longa (Ferrol, 1977). La departamental cuestiona que todo gire entorno a las medallas y anuncia que a partir de la próxima temporada se centrará en el cros. Para hacer caja.



-¿Cómo sienta regresar al podio de un nacional un lustro después?
-Después de tantos años ya tenía ganas de conseguirlo. La medalla me sabe como si hubiera subido a lo más alto, porque además el año pasado me quitaron el bronce a falta de cinco metros y en el verano, en el 800, entré quinta con el mismo tiempo que las primeras. La medalla me ha servido para decir que estoy ahí y para sacarme la espinita.

-¿Tiene más valor una medalla en el 1.500 en España?
-Hay un nivel muy bueno en mujeres. Igual que en hombres. En los últimos Juegos había cuatro atletas con mínima olímpica y que alguien se tenía que quedar fuera.

-¿Por que tiene menos caché el «milqui» femenino?
-Porque la sociedad está montada así. Cuando dan una carrera por la tele y salimos nosotras prefieren cambiar a los toros.

-¿Ha recuperado su mejor momento de forma?
-Estoy muy bien, porque también me encuentro muy a gusto en lo personal y en lo emocional, lo cual es una ventaja. Si estás más animada entrenas mejor. Se puede decir que he vuelto, porque las medallas te colocan siempre en el disparadero, pero en realidad nunca me he ido.

-¿A su carrera le ha faltado el refrendo internacional?
-Yo considero que siempre he estado a un nivel alto, pero aquí solo se valoran las medallas. Precisamente por eso, en Galicia no se me considera deportista de alto nivel cuando tengo mejores marcas y ya le he ganado incluso a gente que sí recibe una beca. Me parece bien que se prime a las jóvenes, pero no a costa de los demás.

-¿Cuáles son sus premisas de cara al verano?
-El domingo cierro la temporada invernal con el campeonato de España de cros por clubes, en donde aspiramos a podio. Después, al aire libre, voy a centrarme este año en el 1.500.

-Los planes de futuro hablan de cros y quizás del 3.000.
-El año que viene voy a aparcar la pista cubierta. No la voy a preparar para centrarme en el cros, porque aunque estés en una prueba de alto nivel como la mía tan solo se te valora por la medalla y cuando uno llega a una cierta edad tiene que mirar más al bolsillo y en el cros se recauda más dinero. En el cros siempre me he defendido bien y tengo una buena base de cara al futuro. En la pista todo dependerá de cómo me vaya encontrando. No descarto el 5.000.

-Además usted no le tiene ningún apego a las medallas.
-Las medallas son bonitas hasta que pierden el color y se ponen feas. Siempre las acabo tirando porque no suponen nada, yo sé lo que he hecho. Prefiero quedarme con otras cosas.

-¿Cómo se encuentra en el Puerto de Alicante?
-Llevo tres temporadas y estoy muy contenta. Después de muchos años en el Ría me entraron las dudas, pero pienso que ha merecido la pena cambiar.

X.R. Castro 1/3/2008
Fuente > La Voz de Galicia