Atletismo
Mostrando resultados del 1 al 2 de 2

Digna Luz Murillo

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    Sep 2007
    Localización
    Asturias
    Mensajes
    1.390

    Digna Luz Murillo

    Un mes después de adquirir la nacionalidad española, Digna Luz Murillo, de 27 años, ofreció a Dios, a su marido Luis Perea y a sus dos hijos su primer título de campeona de España de 60 metros. "Me he quedado mucho en la salida. He tenido que apretar mucho", declaró.

    Una marca de 7.37, pese a ser la más lenta de las siete finalistas en los tacos (168 milésimas), le dio la victoria en la final de los campeonatos de España de atletismo en pista cubierta. "Ofrezco este primer título, en primer lugar a Dios, y luego a mi marido y a mis hijos", comentó instantes después de cruzar la meta victoriosa y seria, tal vez recordando el mal trago que pasó la noche anterior cuando su marido, el futbolista del Atlético de Madrid Luis Perea, recibió un fuerte golpe en la cabeza cuando el marfileño del Sevilla Ndri Romaric le disputaba un balón por alto en el partido de liga del estadio Sánchez Pizjuán, cercano al pabellón de atletismo.

    Perea cayó al suelo inconsciente y el doctor José María Villalón, ex jefe de los Servicios Médicos de la Federación Española de Atletismo, le tuvo que aplicar un tubo de Guedel para despejar las vías respiratorias, además de un collarín protector.

    Aunque no pasó la noche en el hospital junto a su marido, Digna Murillo no descansó bien. En las semifinales de 60 metros, pese a ganar la primera en 7.41, la mejor marca de las 19 contendientes, no se encontró "con energías". Una hora después, en la lucha por el título, las recuperó para ganar con tres centésimas de ventaja sobre Amparo Cotán.

    Murillo, estudiante de Empresariales, nunca había competido en pista cubierta hasta este año. Su prueba predilecta son los 200, en la que fue olímpica en Atenas 2004. Un año después tuvo a su segundo hijo y en 2006 sufrió una grave lesión de rodilla que la obligó a operarse dos veces. En total, cuatro años sin competir. "Me gustan los retos, y la pista cubierta es algo nuevo para mí. Tengo que trabajar mucho la salida para estar bien el año próximo, cuando pueda representar a España", indicó Murillo, que al aire libre tiene marcas de 11.26 en 100 metros y 22.98 en 200.

    Su mejor marca en 60 data de hace dos semanas en Zaragoza, cuando ganó la prueba en 7.39, a 13 centésimas del viejo récord de España de Sandra Myers, otra inmigrante del atletismo español. "Este año, como no puedo competir en la selección, me dedicaré a ayudar a mi club (Valencia Terra i Mar) y a participar en mítines", señaló.

    Fuente: Marca

    "No me planteo ganar, sólo volver" · ELPAÍS.com

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    Sep 2007
    Localización
    Asturias
    Mensajes
    1.390

    “Siempre tuve fe en Dios de que iba a volver”



    La atleta antioqueña, que obtuvo la nacionalidad española, ha pasado muchos milagros. Al día siguiente del accidente de su esposo, el futbolista Luis Amaranto Perea, ganó la prueba de 60 metros bajo techo en Sevilla.

    La vida de ella está llena de milagros, y no de los milagros cotidianos como levantarse y ver la luz del día, como disfrutar del sol, y tantos más.

    Los de ella son de los verdaderos, de los otros, de los que requieren más explicaciones, de los que los médicos, por ejemplo, no tienen cómo entenderlos, o de los que los humanos no saben cómo explicarlos. O sí, que son entendibles desde la fe.

    Sólo desde allí se puede encontrar una respuesta a lo que a ella le ha pasado y le sigue pasando, a lo que ella, Digna Luz Murillo Moreno, de 27 años, atleta de Carepa en el Urabá antioqueño y desde el pasado 28 de enero ciudadana española, ha vivido en los últimos años.

    Basta con decir que la medalla conseguida, el nuevo récord logrado el pasado domingo en Sevilla, en la modalidad de 60 metros velocidad para competiciones bajo techo, es parte de aquellos fenómenos en los que la fe ha movido montañas.

    ¿Ha sido otro milagro?
    Sí, así es. Si miras el video verás lo mal que salí. Pero una vez pude arrancar y ver que las demás ya me llevaban una ventaja, comencé a pensar en Dios y a dedicarle, como todos los días, este esfuerzo, esta competencia.

    Se puede decir que vas de milagro en milagro…
    ¿Por lo de Luis? Y por muchas cosas más. Pero si quieres comenzamos por lo de Luis, el día anterior a la competición.. Fue muy duro, muy difícil.

    ¿No fuiste al estadio aquella noche?
    Coincidimos los dos en Sevilla, él en el partido del Atlético de Madrid (Luis Amaranto Perea) contra el Sevilla y yo con estas competencias. Luis me dijo que mejor no fuera al estadio para que descansara, porque las competencias eran a las once de la mañana.

    Fue casi al comienzo lo de Luis…
    Ya había llegado a la habitación cuando el choque con Romaric del Sevilla. Luis cae al suelo y la cámara se acerca un poco. No se movía, no reaccionaba y enseguida me puse un poco nerviosa. Vi que lo sacaron en la camilla.

    ¿No hablaste con él directamente?
    No, no me lo pasaban. Yo les dije si no me lo pasaban me iba ya al hospital, a donde lo habían llevado. Necesitaba hablar con él. Tenía la sensación de que me estaban ocultando algo grave. Pero el médico me dijo que me esperara. Yo llamaba y ellos me llamaban, pero no me lo pasaban, Luego volví a hablar con el médico y entonces me pasaron a Luis, que me dijo que estaba bien.

    ¿Pensaste en no correr?
    Antes que nada quería saber cómo estaba él, pero yo ya salía para el Palacio Municipal de Deportes, donde era la competencia. Siempre saco fuerzas para todo. Cuando llegué al estadio me llamó Luis para decirme que le habían dado el alta. Y pude descansar y pensar en la carrera.

    Pero antes de todo hubo un gran milagro, el de la rodilla...
    Sí, los médicos no se lo explican aún, por todo lo grave que fue y por la recuperación. Pero logré salir de allí encomendándome a Dios.

    Su entrenadora dice que fue horroroso...
    Es que lo fue. Estaba entrenando en el Centro de Alto Rendimiento, cuando caí mal y vi que la rodilla se iba para un lado, toda entera. Me quedé en el suelo y lo primero que hice fue pedirle a Dios que no me dejara en esa parte del camino.

    ¿Fue tan grave?
    Mucho más de lo que imaginaba, tanto que sólo me lo dijeron al cabo del tiempo, cuando volví a entrenar.

    ¿Qué hicieron los de la ambulancia?
    Cuando me vieron la rodilla dijeron que había que operar enseguida, que era muy grave. Yo no dejaba de orar, de pedirle a Dios que me sacara de esta. Porque siempre he creído en él, siempre he estado con él.

    ¿Siempre tuviste esa fe?
    Siempre, y se lo decía a mis entrenadores, a Manuel y a María José, que no se preocuparan que iba a volver a correr. Ellos quizá no creían mucho porque no habían visto una lesión igual. Pero yo tengo mucha fuerza y mucha fe, estaba confiada en que iba a poder salir. Me operó el doctor Guillén y al tiempo, cuando fui a revisión, se quedaba aterrado por la evolución.

    ¿Qué dijo el médico Guillén?
    Según él, conté con la suerte de tener mucha flexibilidad en la rodilla, soy muy elástica. Me tocó fortalecer mucho los cruzados, los posteriores, los anteriores, todo se rompió. No podía mover bien el pie. Me comentaban que donde no se moviera tenían que quitar el pie. En la rodilla tengo un tornillo para sostener la parte externa. Fortalecer la rodilla es el pan de cada día.

    ¿No volvió a molestar la rodilla?
    Casi un año después, en un entrenamiento me sonó la rodilla. De inmediato fui al médico y el doctor Guillén estaba sorprendido porque la rodilla estaba bien, perfecta.

    ¿Cómo entrenas ahora?
    De lunes a sábado, mientras los niños están en el colegio. En las tardes voy a las clases de Administración Financiera en la Universidad Francisco de Vitoria. Los domingos voy a la iglesia.

    ¿Debes esperar un año para representar a España?
    Sí, es algo que hay que cumplir, durante este año estaré en los torneos y los Grand Prix en los que participa mi equipo, el Valencia Terra i Mar.

    ¿Qué has tenido que mejorar?
    La técnica, es lo que más hay que mejorar y la zancada. Antes daba muchos pasos en los 100 metros, ahora estiro más las piernas, estoy tratando de mejorar la amplitud y en el pistoletazo de salida.

    La guía de Digna Luz

    Ha vivido siempre para el atletismo. Quienes la conocen dicen que ha pasado más tiempo sobre las pistas que en cualquier otro lugar. Y quizá tengan razón, porque ha hecho la carrera desde muy pequeña, como atleta y luego como entrenadora. María José Martínez Ferrero comenzó en 1970 su amor por este deporte y ha sentido desde dentro y también, desde afuera, lo que significa el esfuerzo, la dedicación, el triunfo y las derrotas.

    Es ella la que se encarga del entrenamiento de Digna Luz Murillo, colombiana de nacimiento, pero desde el pasado 28 de enero, española por adopción.

    Pero no ha sido la única colombiana que ha pasado por sus consejos, que haya compartido su saber. Hace unos años, estuvo también en la Escuela de Alto Rendimiento Norfalia Carabalí y hace poco Felipa Palacios. A Digna Luz la conoció hace bastante, en los Juegos Olímpicos de Atenas y desde entonces han tenido una buena relación.

    “Es una mujer increíble –dice María José- con mucha fuerza, tanta que cuando tuvo la lesión de su rodilla, en el 2006, que fue horrorosa, pensamos que no iba a volver a correr, y volvió”.

    Digna Luz Murillo

    27 años, atleta.

    Palmarés: campeona nacional de 200 metros. Conformó el relevo criollo de 4x100 m que ocupó el décimo lugar en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

    Por Diego Muñoz, corresponsal de El País - Madrid, España.
    Fuente: El País (Colombia)

Temas Similares

  1. Los ochocentistas sevillanos piden una pista digna
    Por gijonés en el foro Atletismo Profesional
    Respuestas: 0
    Último Mensaje: 18-01-2008, 16:37