Agustín vence a sus miedos



Está en sus piernas. Y también en su cabeza. Ahora falta que ambas se pongan de acuerdo justo en el momento álgido de la temporada invernal. Agustín Félix afronta el Euroindoor de Turín, que arranca este viernes, como una revancha consigo mismo. Ya es bien conocido que en este deporte el propio atleta es su principal rival, pero es que, además, el nulense tiene ganas de desquitarse. Porque está cuajando una temporada muy irregular en la alta competición.

Félix comenzó el año sin puntuar en un encuentro internacional de pruebas combinadas debido a tres nulos en salto de longitud, Después pudo desquitarse en una competición menor, el campeonato autonómico catalán, donde finalizó las siete pruebas con unos brillantes 5.732 puntos. De este modo, llegó al Campeonato de España, en Sevilla, como claro favorito, pero las cosas se torcieron en la penúltima prueba, la maldita pértiga.

El castellonense, que ha llegado a rebasar los 5.00 metros, se quedó paralizado en los 4.50. Para él, poco más que una minucia, pero no para su cerebro. "En Vilafranca, cuando hice la marca de la temporada, al probar sobre 5 metros se me escapó la mano dos veces de la pértiga y, por suerte, caí sobre la colchoneta". Ese fue el inicio de una pesadilla que llegó a su fin en el Campeonato de España bajo techo. "No toqué la pértiga hasta Sevilla, nos confiamos en que no pasaría nada, en que sería una chorrada, pero volvieron los fantasmas. Calentando no pude saltar y en los tres intentos, cuando estaba a punto de clavar... No sé, es difícil de explicar", cuenta el atleta, que este año dejó el Playas de Castellón para enrolarse en las filas del FC Barcelona.

Fue algo inesperado y sin explicación, aunque Agustín era de los pocos atletas que utilizaba el casco en los saltos, precisamente, por motivos de seguridad. "Siempre que me he caído ha sido por rotura de pértiga y siempre dentro de la colchoneta, hasta que se me escaparon las manos en Vilafranca", insiste.

De todos modos, se trata de un miedo superado. "El viernes ya salté y he cogido confianza a nivel de manos. Ahora salto sin casco porque entreno sin él y no creo que vuelva a retomarlo", relata.

Sin duda él sería el principal beneficiado de vencer a esta especie de vértigo escénico, pues tiene la posibilidad de destrozar su plusmarca personal (5.784 puntos) que data de 2006. En el Nacional indoor así lo demostró. Acabó la primera jornada con 3.343 puntos, por lo que la proyección de su heptatlón era de unos 5.850, sin duda, un buen bocado a su actual mejor registro.

Ahora, dos semanas después tendrá la ocasión de desquitarse nada menos que en un Campeonato de Europa, en el que Agus confía en que empiecen a dar sus frutos el nuevo trabajo iniciado esta temporada. El nulense decidió no sólo cambiar de club, sino también de entrenador. Su relación con Manoli Alonso no acabó de cuajar, el atleta formaba parte de un amplio grupo y requería mayor atención. "Fue una separación de mutuo acuerdo", señala el ahora culé.

Así, decidió regresar al Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat, en el que ya residió algunos años, y ponerse en manos de un nuevo técnico: "Estoy muy contento y motivado. Con Fernando (Martínez, su actual mentor) todo funciona muy bien. El vinculo que hemos creado se basa en que los dos buscamos lo mismo: visión profesional del atletismo. Está muy encima de mí y me motiva mucho". Ahora entrena en Cataluña -"por la mañana en el CAR y por la tarde en la pista de Barberá"- pero su relación con Castellón no ha desaparecido.

Incluso en el ámbito personal, pues es pareja de la atleta del Playas de Castellón Dori Iniesta, quien también tendrá un papel importante en este Campeonato de Europa.

Su novia le lleva las pértigas

Y es que pértigas y vuelos suelen ser sinónimo de problemas. Pocos aviones aceptan estos bastones de cinco metros, pero Agustín podrá partir hoy con el resto de la expedición española. "Gracias a mi novia y a mi cuñado Víctor", puntualiza.

Como dotar a los deportistas de las 15 pértigas distintas que pueden usarse en un campeonato costaría unos 15.000 euros a la organización, cada uno busca su propia solución. Y Dori y Víctor, además de acompañarle en Turín y darle ánimos desde la grada, le harán el enorme favor de llevarle las pértigas en coche, desde Castellón hasta Turín.

El objetivo de Agustín en el heptatlón, al que llega con la 13ª marca de los 15 participantes, será el de "acabar entre el décimo y el decimotercer clasificado", además de batir su plusmarca personal.

Y, con respecto al podio, lo tiene claro: "El oro para el ruso Kislov, la plata para el italiano Frullani y el bronce para el checo Sebrle".

Raúl Rubio / Castellón
Fuente: Las Provincias

Agustín Felix :: Página Oficial