No confiarse en que a lo largo del trayecto de una carrera popular, van a ver aseos para los corredores. Yo en mi caso me la jugué incluso que me multarán por orinar en la vía pública de Barcelona. Pero era eso o reventaba.