Se dice que los maratonianos y ultrafondistas no nacen, sino que se hacen. Aunque hay excepciones que confirman la regla a lo largo de la historia. A todos nos van a venir grandes nombres a la mente que sí que lo han hecho (Killian Jornet en ultra trail, o Ryan Hall en maratón). Mi pregunta sería, ¿alguno ha competido por primera vez en una maratón o en un ultrafondo?.
Por seguir con la historia personal de una de estas “excepciones”, hablaremos de Ryan Hall. Este norteamericano, con una mejor marca de 2:04:58 en maratón, corrió una carrera de 25 km en altitud como primera carrera de su vida, con sólo 16 años, suplicó a su padre que le dejase inscribirse en esta prueba atlética, la respuesta de su padre fue que podía seguir con ello, pero solamente si la hacía hasta el final. Ah, y sin quejas. Cuando Hall superó el recorrido, con más de 2700 metros de desnivel positivo en Big Bear Lake ( California), a su padre le resultó evidente que su hijo estaba hecho para correr, y para correr mucho.
El joven Hall tardó un poco más en averiguarlo. Aunque en secundaria realizaba con regularidad carreras de 10 millas a un ritmo ligeramente menor de 3´45 “ el kilómetro, se consideraba a si mismo como corredor especialista en pruebas de una milla. Como corredor universitario en Stanford, su prueba más larga en pista fueron los 5000m, y cuando en esa prueba se clasificó para el equipo norteamericano que participaría en los campeonatos del mundo de 2005, su creencia de que su destino estaba en carreras de medio fondo se reforzó. Sin embargo, durante los dos veranos siguientes, Hall no logró ni acercarse a sus aspiraciones en pruebas internacionales en pista.
Pero todavía recordaba esa primera prueba en Big Bear Lake, y en 2007 estableció una marca en medio maratón de 59:43, único estadounidense en bajar de la hora . Aunque él no lo sabía, se dio cuenta de que había nacido para el ultrafondo. Consiguiendo una mejor marca en marató, hasta ahora, de 2:04:58.
La clave es darnos cuenta cual es la prueba que mejor se adapta a nuestra constitución física y mental. Hall se dio cuenta de ello. Nosotros hemos de ver si estamos hechos para correr medias maratones, maratones, o dar el salto al ultrafondo. Hay veces que nuestro cuerpo está hecho para ser ultrafondistas, pero psicológicamente no logramos soportar grandes kilometrajes, con lo cual nuestra adaptación natural posiblemente esté en media maratón o inferior. También existe la posibilidad, y ésta es más frecuente, que psicológicamente nuestra mente esté perfectamente preparada para ese reto de kilómetros, pero nuestro cuerpo, ya sea anatómicamente o por problemas físicos diversos, no esté preparado.
En cualquiera de los casos, ya sea al hacer una maratón, un ultrafondo, una carrera de 10km, de 5km, si disfrutamos de la experiencia de completar cualquiera de las distancias podemos decir sin ningún complejo: Nacidos para correr.
Nacidos para correr | Planificatuentrenamiento